INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotos de Justin Bieber: sus peores momentos

6 de septiembre de 2018

Corina Mendoza

Justin Bieber es una figura pública, y cualquier escándalo en un mal día será captado por cientos de cámaras que no tardarán en vender la primicia.



No se trata de una justificación, pero es completamente lógico que un adolescente se comporte de forma inapropiada, grosera y, en general, furioso con el mundo sólo por ser. La única diferencia es que Justin Bieber es una figura pública, y cualquier desplante en un mal día será captado por cientos de cámaras que no tardarán en vender la primicia.


Y es que a veces como fans pensamos que aquellos a quienes admiramos deben estar todo el tiempo con una sonrisa en la cara y dispuestos a pasar horas firmando autógrafos o sonriendo para las selfies. Olvidamos que se trata de personas comunes cuyos días no están siempre llenos de sol y buen humor.



Ahora piensa en lo siguiente, sus años de fama llegaron cuando tan sólo tenía 14 gracias a que su mamá subió un video a YouTube con un Justin infante cantando y tocando la guitarra: para cuando Usher llegó a su vida y lo ayudó a impulsar su carrera ya se encontraba en calles estadounidenses, lejos de su natal Canadá, de su familia, amigos y de toda su infancia. No es algo fácil de asimilar.


Todos soñamos con un poco de fama, éxito y fortuna, pero el precio a pagar es la renuncia a tu vida privada y al derecho de ser un mortal más en el mundo que se comporta grosero porque ha tenido una semana terrible; porque sí, la fama y el éxito no te salvan de los días malos o de las pérdidas. Y si un día te levantas simplemente sin ganas de nada, sin ganas de salir, ver gente o hablar con alguien, ¿no puedes simplemente ignorar a los que te rodean y dedicarte a tus asuntos? Si eres Justin Bieber, no; estás obligado a dar la cara y firmar autógrafos aunque lo único en lo que pienses sea en regresar a la comodidad de tu casa para ver televisión.



Es lógico que un adolescente —que normalmente se la pasan peleando con todo el mundo, que siente una ira inexplicable o que a veces sólo quiere llorar— no maneje bien la vida en general, y si hablamos de una vida como la que lleva Justin Bieber a cuestas es todavía más difícil. Y no, de ninguna manera están justificados sus desplantes contra la prensa o sus fans, pero tampoco es motivo para satanizarlo y condenarlo. ¿Por qué no permitírselo? ¿Por qué no dejar pasar esos momentos en que no puso una sonrisa? ¿Y las veces que salió del escenario porque ya no quiso cantar?


Apuesto a que la mayoría seríamos incapaces de controlar un estilo de vida como el de Justin, quien también ha tenido que soportar la documentación amarillista que han hecho de su vida amorosa: donde él deja su corazón, los medios sólo ven dinero.



Es difícil asegurarlo, pero estamos frente a un simple chico que se encuentra lejos de su hogar, cuyos padres se han divorciado y con el corazón confundido —¿en serio? ¿Hailey Baldwin?—. Si empezáramos a verlo más a sí y menos como un dios rubio y perfecto, quizá ignoraríamos sus escándalos y el se dedicaría tiempo completo a la música y arreglar el desorden de su vida.


*

Te puede interesar:


Lecciones de estilo que debemos aprender de Justin Bieber y Hailey Baldwin

Fotografías de Justin Bieber y Selena Gomez que demuestran que el amor puede destruirte



TAGS: Historia de la musica fotografía de moda serie fotográfica
REFERENCIAS:

Corina Mendoza


Correctora de estilo / Articulista de Entretenimiento

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Soundtrack de Malacopa: 9 canciones para perder la cabeza Huawei Nova 3, el nuevo smartphone con cuatro cámaras de inteligencia artificial La teoría de los dos amores: cómo las personas justifican su infidelidad Huatulco, uno de los mejores sitios para visitar en tus vacaciones Frases de Jorge Drexler que le puedes dedicar al amor de tu vida 'La esquina del té', vive una experiencia cien por ciento bohemia en la Condesa

  TE RECOMENDAMOS