Franz Ferdinand: cuando las palabras son las correctas

Franz Ferdinand: cuando las palabras son las correctas

Por: Rijeos -

Por: Rocco Portillo

Hay ocasiones en que todas la cosas suceden como si se trataran de piezas de dominó perfectamente alineadas, algunas de ellas no serán agradables pero todo es parte de un sistema más grande e importante. Después de cuatro años, las piezas del rompecabezas se han acomodado para que Franz Ferdinand publique la continuación de Tonight (2009). La mañana siguiente resulta ser varios años después, pero las palabras, los pensamientos y las acciones parecen ser los correctos. No hay presiones detrás de este disco, no quieren cambiar la fórmula que los hizo famosos, sólo son cuatro escoces haciendo lo que más disfrutan: Rock sencillo y fantástico, sin complicaciones. 

Franz Ferdinand Tonigh


El primer disco de este cuarteto cambió la manera de ver y percibir el mundo (para mí). Hombres de traje con guitarras casi al hombro, haciendo riffs con una elegancia que sus contemporáneos Strokes jamás tuvieron, por eso, quizá, varios años después los neoyorkinos sólo son un chiste de lo que fueron, y Franz Ferdinand logró encontrar la manera de progresar. La evolución de la que hablo no tiene que ver con el cambio, no es necesario transformarse, sólo mejorarse, y hay ocasiones que la mejor manera de hacerlo es ser tan sencillo como cuando empezaste. Los Beatles los hicieron (como siempre, serán el mejor ejemplo, para todo) después de experimentar con su etapa psicodélica, lo único que podían hacer era regresar a ser cuatro personas en un cuarto tocando rock ‘n roll. Aún no sé qué vaya a ser del cuarto disco de Franz Ferdinand, puesto que al momento de escribir estas líneas no está disponible, lo que sí sé es que estos escoces alguna vez me abrieron los ojos de más de una manera. Hay ocasiones que los pensamientos, las palabras y las acciones son las correctas, aunque de momento pensemos lo contrario.

Hablé con Paul Thomson, baterista de la banda, sobre el nuevo disco, Jay Z, la industria y las hamburguesas. Después de un par de intentos con problemas de comunicación así continuo nuestra plática:

Paul Thomson baterista

-Tengo muy mala recepción en mi casa, una disculpa.

-No te preocupes, te preguntaba si es cierto que llevas una bitácora de hamburguesas. 

-Nunca tuve una bitácora como tal, es sólo una historia chistosa que Alex inventó para su libro, no llevo estadísticas ni me pongo a hacer diagramas, sólo me gustan mucho las hamburguesas.

-Han tocado varias de las nuevas canciones en festivales durante el último año, ¿qué sorpresas quedan para los fans en el disco? 

-Creo que las dos canciones que hemos lanzado hasta ahora ("Right words" y "Love Illumination") resumen muy bien cómo va toda la vibra del disco, sin embargo hay algunos detalles como espacios largos instrumentales o arreglos de cuerda, cosas que no habíamos intentado antes, así que eso puede ser una especie de sorpresa para algunos.

-¿Fue un movimiento consciente regresar al sonido del primer disco?

-No (risas)

-Han pasado casi diez años desde el primer disco y la industria musical ha cambiado muchísimo, ¿cuáles de estos cambios han tenido un impacto más grande en ti?

-Musicalmente casi ninguno, seguimos escribiendo de la misma manera que hace diez años y como dices, el cambio ha sido más en la industria, y nos gusta mantenernos lo más alejados que podemos porque somos muy malos para lidiar con eso, por eso todo lo dejamos en las manos de nuestro manager para que él tenga que enfrentarse a ese monstruo y nosotros sigamos haciendo música. Como fan, ahora consumo mucha más música, y están los medios para hacerlo. Pero, también, hace diez años no tenía nada de dinero, así que ahora puedo permitirme comprar más discos. Creo que los cambios en la industria hacen que los verdaderos fans compren discos, porque descubres más música y si en verdad te gusta quieres tenerlo en físico. 

-Tengo entendido que grabaron gran parte del disco los cuatro juntos en la misma habitación en Escocia. 

-Lo grabamos en Escocia, Londres, Suecia y Noruega, pero la mayoría fue en Escocia en el estudio de Alex que está en su casa; es genial tener una especie de base con un ambiente de hogar y no sentir que estás atrapado en el estudio todo el tiempo. En el disco anterior compusimos gran parte en el estudio y esta ocasión queríamos llegar con las canciones, si bien no terminadas, bastante avanzadas para sólo llegar a enfocarnos en la grabación, ¿Ya escuchaste el disco? 

-No, aún no lo he escuchado, pero quién mejor que tú para decirme cuáles son las canciones que no debo perderme, mas bien, ¿cuáles son tus momentos favoritos del disco? 

- A mi me gusta mucho “Stand On the Horizon”, es probablemente mi favorita, también, “Evil Eye” y "The Universe Expanded". Me encanta lo que hizo Alex con las melodías en esa.

- Acabo de ver el video para "Right Action" y estéticamente es muy similar al de "Take Me Out"; después me enteré que también lo dirigió Jonas Odell, ¿por qué fue esta decisión?

- Queríamos volver a trabajar con él. A la hora de planear le dimos un montón de referencias visuales. Es un director que está muy conectado con la música y eso hace que visualmente trabajemos muy bien juntos; está muy enfocado a la estética de la propaganda de los 40 que tanto nos gusta.

-¿Qué parte de estar en una banda como Franz Ferdinand es la que más disfrutas: la creativa, la grabación o la experiencia sobre el escenario?

-A mi me gusta hacer discos, es poder hacer algo que va a seguir existiendo mucho después de que mueras.

-Honestamente, ¿cuál de los cuatro discos es tu favorito? 

-Obviamente el último es mi favorito (risas), fue el más divertido de hacer, espero que el próximo sea mi favorito; en este todos teníamos la disposición y estábamos muy emocionados por hacerlo, desde la composición, los arreglos, la grabación y la mezcla.

-Con el pasar de los años, ¿cuál es tu relación con las canciones que hicieron todo esto posible como "Take Me Out" o "This Fire"? 

-Mmm, bueno, las tocamos por que la gente espera escucharlas en los conciertos, pero en lo personal no me emocionan tanto ahora.

-¿Cuál fue el último disco que te voló la cabeza?

-Oh, estaba escuchando varios en la mañana, era de lo que hablamos hace rato sobre los cambios en la industria y como consumimos música. Estaba en Spotify esta mañana y estaba escuchando el nuevo disco de Jay-Z y es una basura (risas)

-He escuchado bastantes comentarios pare cidos. 

-Sí, tiene todas estas cosas sobre coleccionar arte y ser un hombre de negocios totalmente absurdas, pero bueno, ese disco no me voló la cabeza. Pero me gustó mucho Yeezus, de Kanye, he estado escuchando ese durante las últimas semanas. Me gusta mucho que es este hombre inmaduro e, incluso, superficial, pero la producción es fantástica y creo que Kanye toma todo eso y lo recontextualiza para una audiencia que sólo consume pop, y de alguna manera influencia la manera en la que se consume música en los clubs, pero no deja de haber toda esta basura narcisista encima de todo y curiosamente me gusta por ello.

-Ahora que mencionas discos como Yeezus, que son extremadamente autoconscientes, ¿qué tan consciente de si misma puede llegar a ser Franz Ferdinand como banda?

- Creo que para personas como Kanye es muy importante, pero nosotros somos exactamente lo contrario. Este disco es una prueba de ello porque no es que tuviéramos ninguna especie de contrato discográfico que cumplir ni nada de eso. Nunca tuvimos ningún tipo de plática como ‘¿cuándo será bueno sacar otro disco?’ o ‘como funcionaría este año’. Domino Records nunca nos ha presionado en ese sentido y eso te permite experimentar un poco de la vida real y después tener algo que poner el nuevo disco y comenzar a hacer canciones, pero nunca lo haremos por la industria musical, lo haremos porque es divertido.

Referencias: