Freddie Mercury, el gran farsante que conoció la gloria y el fracaso

Freddie Mercury, el gran farsante que conoció la gloria y el fracaso

Por: Lou Alpizar -

No todo fue bonito para el cantante: Freddie Mercury, el gran farsante que conoció la gloria, el fracaso y el arrepentimiento


Freddie Mercury no era tu cantante normal de una banda de rock inglesa, no. Él era una fuerza de la naturaleza que dio un espectáculo lleno de arte en todas y cada una de sus presentaciones, no solo hablando de Queen. Y es que verlo cantar, bailar, moverse o incluso hablar era un despliegue magistral de arte y estética en su más puro estado. Incluso siempre fue un misterio saber qué atuendo iba a usar en cada presentación, Freddie cuidó todos los detalles. Sin embargo, todos relacionamos a Freddie Mercury con ese lado majestuoso que brilló en el escenario y nuestros corazones. En realidad nunca nos damos el tiempo de pensar que so bien fue una de las almas más hermosas que han caminado por el mundo, también fue una de las más llenas de todo tipo de situaciones en la vida en la que no todas fueron agradables.

  Relacionadothe-show-must-go-on-historia-y-significado-cancion-queen-anuncio-la-muerte-de-freddie-mercurymusicaLa devastadora canción con la que Queen anunció el fallecimiento de Freddie Mercury

Olvídate de Bohemian Rhapsody. En 2012, el cineasta Rhys Thomas lanzó Freddie Mercury: The Great Pretender, un documental que se volvió un capítulo icónico en la vida de este personaje que resume lo mejor de él mismo: el más grande y el mejor en todo, como se autoproclamó. Farrokh Bulsara nació en Zanzibar y educado en escuelas Indias donde cantó en el coro antes de estudiar arte en Londres. Su estilo artístico fue único en su tiempo pues mezclaba géneros y modos de otros tiempos al característico sonido del hard rock.

Este estilo inigualable, como todos sabemos, le valió el estatus de leyenda en un cuarteto con el que hizo historia y que no fue sino hasta el año de 1985 en el que dió un último concierto donde fue recibido casi como un mesías: el Band-Aid. Sin embargo, se trató de un concierto de reunión, pues a pesar del enorme éxito de la banda, la relación entre ellos estaba fracturada por diversos factores que lo llevaron a elegir una carrera en solitario. Así fue como lanzó el Love Kills, seguido de Mr. Bad Guy, dos álbumes que si bien sonaron bastante diferentes a la característica que le dio la fama y presentaba mucha innovación después de una larga trayectoria musical, también fallaron enormemente el acercarse a las listas de popularidad estadounidenses.

Así fue como Mercury lanzaría un tercer tiro: The Great Pretender, que se convertiría en su trabajo en solitario más conocido y también un sobrenombre en su epitafio. Este sencillo llegó acompañado con un satírico video que presentaba las múltiples personalidades que adoptó a través de los años que incluían a la ida drag que enfureció a los fanáticos de Rock in Rio. Mientras todo esto pasaba, el cantante llevó una vida alusiva, misteriosa, enigmática que se llenó de arte y de un tono promiscuo que eventualmente lo llevó a sucumbir ante el SIDA. Así s como el documental Freddie Mercury: The Great Pretender empieza a profundizar en su vida, pintando un retrato de un artista que odiaba hacer entrevistas pero amaba hacer música y vivía en una dicotomía tal, que hasta la fecha se desconocen gran parte de sus facciones.

“No hablo con nadie, así que nadie conoce mi verdadero yo y no creo que algún día lo vayan a hacer" - Freddie Mercury

En 90 minutos, Freddie Mercury – The Great Pretender nos presenta una serie de entrevistas y material de conciertos y eventos de la vida del cantante que pintan la dualidad de un cantante totalmente enfocado en su arte y al mismo tiempo un hombre dedicado al entretenimiento que no toma nada en serio y que bien podría ser representado por la figura de un payaso hablando abiertamente de la sexualidad, riéndose sobre profundidades alemanas en su estancia en Munich o solo mandando al carajo a aquellos con los que no tenía la necesidad de hablar. Todo esto adornado con las proezas musicales de Queen para contar el épico pero triste cuento de su deceso para el cual se aseguró de dejar un cierre a su estilo. 

  Relacionadolas-ultimas-fotos-de-freddie-mercurymusicaLa historia detrás de las últimas fotos de Freddie Mercury

Tanto el documental de Thomas como el mismo Freddie nunca presentan tapujos en hablar abiertamente de identidad, privacidad, promiscuidad, homofobia y discriminación, sin embargo, es un retrato tan atinado, que no se centra en esos temas, sino en la construcción de Freddie desde que se cambió el nombre, hasta su ascenso a la fama. La respuesta de la audiencia y el aplauso son el alimento del alma del músico, pero en el caso de Mercury se convirtió como una droga que necesitaba para continuar y por eso es que se mantenía empujando los límites y cuyos intereses personales trascendieron siempre al rock y no tenía miedo de crear fusiones entre arte, como aquella que hizo entre el rock y el ballet.

Sin embargo, mucho de ese aplauso y la audiencia era tan borroso como para confundirlo con la compañía de una o muchas personas compartiendo su cama. Es por eso que su figura se volvió aún más repulsiva para algunas mentes cerradas de los 80 cuando dijo que era “extremadamente promiscuo”, Freddie podría decir cosas que lo hacían sufrir mientras mantenía una sonrisa en el rostro y nuevamente se forma el balance en dos extremos en él mismo con las figuras de Mary Austin, la “esposa” que Freddie amó con toda su alma y que resultó ser su mejor amiga al final versus la fatídica figura de Paul Prenter, el manager personal que metafóricamente lo secuestró y lo apartó de todos para sumergirlo aún más en la vida nocturna hedonística de Nueva York y de Munich. Todo funcionó para Mercury de esa manera dual y tal vez por eso no consideraba que su proyecto solista fuera empezar de cero, sino solo hacerlo lado a lado.

Freddie también buscó la cotidianidad de una familia que parecía haberla encontrado en Munich, pues se le vió feliz en muchas ocasiones y su carrera empezó a despegar por fin, en especial cuando se acercó a él el mismo Rey del Pop. Michael Jackson llegaba a sus conciertos y poco a poco se empezaron a conocer, siendo MJ quien sugería que grabaran el sencillo “There Must Be More to Life Than This” juntos y este nunca vio la luz. El mismo documental de Thomas presenta un fragmento de este capítulo que terminó porque Freddie Mercury no quería grabar con la llama mascota que Michael Jackson llevaba diario al estudio. Aún así, siempre presentó una extensa visión al futuro y una soberbia enorme al tratar de hacer todo por su cuenta y subestimar las crecientes listas de popularidad musical.

En palabras del maestro Brian May, guitarrista de Queen, Freddie siempre dijo que el dinero era importante pues le decía que le va bien y que a la gente le gusta su trabajo, pero Mr. Bad Guy debió haber sido un momento muy raro en su carrera, pues la empresa CBS había pagado una enorme cantidad de dinero por él, incluso más de lo que ganaba Queen y aún así su carrera solista jamás despegó. Se debe a que los fans odiaron de entrada que él escribiera sin Queen y aunque él mantuvo su actitud de “no me importa, yo hago lo que quiero”, lo cierto es que este proyecto lo hizo enfrentarse al fracaso. El documental también aborda la buena cara que le puso Mercury a los peores tiempos y que incluso cuando parecía saber que Mr. Bad Guy no funcionaría, ya estaba pensando en a dónde moverse y qué hacer a continuación, pues su siempre cambiante sonido que consolidó a una base de fans varones heterosexuales y amantes del rock que rechazaron su Hot Space de 1982, probablemente estaría transformando en una nueva amalgama que se constituiría por algunos tintes operísticos como lo hecho en Barcelona, una colección de duetos con la soprano española Montserrat Caballe y que aunque ocasionó reacciones negativas de gente como Luciano Pavarotti, eventualmente el álbum redimió un poco esta fallida carrera solista al encontrar a su audiencia, en especial después de su relanzamiento póstumo en 1991.

Freddie Mercury, el gran farsante que conoció la gloria y el fracaso 1Foto: El Mundo

Aunque muchos dicen que Freddie regresó con la cola entre las patas a Queen, cualquiera que comprenda como funciona la mente musical podría argumentar que todo esto era parte de una evolución necesaria en la mente del creador. Freddie Mercury se comunicaba con la audiencia de forma natural y siempre fue una figura llena de amor, dolor, logros, fracasos, satisfacciones y miedos. Lo que muchos pueden pensar como una época fatídica en su vida, para otros puede ser el momento en el que se encontró a si mismo, dejando atrás las máscaras de rockstar y apegándose a su lado más honesto. Freddie Mercury se denominó a si mismo como un gran farsante porque adoptó cientos de excéntricos disfraces y personajes, guardó celosamente el secreto de su enfermedad hasta un día antes de su muerte, logró alcanzar la fama y el éxito siguiendo sus sueños y pasiones sin importar de llegar de una tierra “exotica” y siempre logró hacer que todos se sintieran maravillados de ver su inmensa presencia. El gran farsante fue lo más real que la música nos pudo haber regalado.

Dónde ver Freddie Mercury: The Great Pretender

Freddie Mercury: The Great Pretender duró 90 minutos y fue lanzada en 2012, un retrato cinematográfico de un cantante que hizo historia en el mundo tanto con su banda como en una atropellada carrera solista. Hoy en día puedes disfrutar de Freddie Mercury: The Great Pretender a través de la plataforma DIRECTV GO bajo la búsqueda “OnSTAGE” y además de este increíble largometraje, podrás disfrutar de conciertos de otros artistas como Pink Floyd y Black Sabbath.

  Relacionadolas-ultimas-fotos-de-freddie-mercurymusicaLa historia detrás de las últimas fotos de Freddie Mercury

En portada: Pinterest

Te puede interesar:

Fotografías del intenso amor clandestino de Freddie Mercury

Freddie Mercury, el Frontman más grande de la Historia

Freddie Mercury, el mejor cantante del siglo XX

Referencias: