El gato que por capricho ayudó a su dueño a componer música barroca
Música

El gato que por capricho ayudó a su dueño a componer música barroca

Avatar of John Sanchez

Por: John Sanchez

3 de marzo, 2017

Música El gato que por capricho ayudó a su dueño a componer música barroca
Avatar of John Sanchez

Por: John Sanchez

3 de marzo, 2017



Probablemente la música clásica haya dejado una marca en ti después de haber visto películas de Stanley Kubrick aunque en tu catálogo de recuerdos musicales igual prevalezcan piezas inmortales y conocidas por todos. Ya eso es cuestión de gustos o de circunstancias, pero lo cierto es que para muchos nuestra época no se equipara a la de la grandeza de los compositores clásicos.

El período barroco conformó en Europa y sus colonias americanas un estilo que se caracterizó, en el arte, por su afán en problematizar y hacer más complejas las formas, el uso excesivo de adornos y por romper con las normas más tradicionales y estrictas heredadas del Renacimiento. En la música, el uso de la tonalidad, la construcción melódica y el uso de las líneas de bajo se hizo más común, dándole un carácter más elevado a la música, sobre todo en la ópera y la de cámara. Entre los más grandes compositores de la época se encuentran Johann Sebastian Bach, Antonio Vivaldi, Georg Friedrich Händel y Domenico Scarlatti.


fuga del gato


Scarlatti nació en Nápoles, en 1685, pero en el auge de su carrera se afincó en España. A los 16 años ya era un compositor respetado que tocaba el órgano y el clavecín en la Corte Española de su ciudad natal. Con el tiempo compuso óperas, sonatas y suites a medida que viajaba por toda Europa. Se le atribuye una pieza inusual con una anécdota de trasfondo: la sonata K. 30.


fuga del gato domenico scarllati


Según el mito, originado por supuestas declaraciones del propio Scarlatti acerca de cómo llegó a componer la pieza, su gato, de nombre Pulcinella, un día se paseó despreocupada y felinamente por el teclado de su clavecín. La gracia de sus pasos y la azarosa sonoridad que emitió el instrumento dispararon la alerta creativa y el genio musical de Scarlatti, quien de inmediato escribió las notas y compuso una extraña melodía atonal, que es la que se escucha en los tres primeros compases y se repite como un motivo en prácticamente toda la pieza.





En teoría, la sonata K.30, interpretada en el video que se reproduce arriba por Elaine Comparone,  es un homenaje musical a la sublime imagen de Pulcinella caminando sobre las teclas, el capricho de su movimiento y la musicalidad espontánea del momento. Aunque el relato es poco probable, la pieza trasciende el tiempo junto con su mística y su supuesto trasfondo anecdótico. Durante el siglo XIX, en algunos programas de conciertos empezó a identificarse la sonata como "Fuga del gato", que es como suele reconocerse popularmente.

No hay más información ni datos sobre Pulcinella. Scarlatti, quien de hecho nunca se enteró de que su composición pasaría a la Historia con este sobrenombre, murió en su casa, en Madrid, a los 71 años.

***

¿Lo tuyo es puro rock y pop actual? Entonces tal vez tengas prejuicios infundados por las modas y por el mainstream, que tienen secuestradas las radios y las carteleras. ¿Por qué no darle la oportunidad a otro tipo de música? Después de todo, ampliar tus horizontes y ejercitar tu sensibilidad solamente puede traerte beneficios.


Referencias: