Future funk, el género que mezcla anime y música disco
Música

Future funk, el género que mezcla anime y música disco

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

6 de octubre, 2017

Música Future funk, el género que mezcla anime y música disco
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

6 de octubre, 2017


Todo tiempo pasado fue mejor, pero el futuro vaya que es una figura atractiva. Si tuviéramos la oportunidad de combinarlos, tendríamos ante nosotros experimentos como los que Netflix logró hacer con The Get Down; la serie que a pesar de estar ambientada en los setenta, aceptó dentro de su OST a Michael Kiwanuka, con una canción de su álbum Love and Hate de 2016. De esta manera, el híbrido formado entre el pasado y esa aparente modernidad sigue dando frutos que abarcan diferentes aspectos de nuestra vida cotidiana.



Musicalmente hablando, las tendencias de antaño se vuelven a colocar entre los primeros lugares de las listas de reproducción; quién diría que, a prácticamente nada de terminar 2017, la canción "Africa" de Toto volvería a conquistar el corazón de una generación. Es por ello que la pregunta constante tanto en música como en otras áreas indudablemente es: ¿de verdad estamos ante propuestas novedosas? Suponiendo que ya todo está hecho, la cuestión cambia y se vuelca en el terreno de la renovación como último recurso para la modernidad.


Future funk, el género que mezcla anime y música disco 0


Siguiendo esta línea de adaptación a lo moderno es como nació el vaporwave, el hijo místico y yonki del smooth jazz, el new age, lounge y electropop cuya rosada estética combinada con elementos extraídos de Windows XP y calmados samples, dieron origen —o al menos así lo relatan algunos exponentes del género— a un nuevo ritmo conocido como future funk, el cual, considerando sus antecedentes no mira el futuro más que para procurarle al pasado una reivindicación musical sin precedentes.




Contraponiéndose al vaporwave, el future funk se presenta mucho más salvaje debido a la presencia de sampleos y ritmos acelerados que nos recuerdan, además del funk, a la música electrónica de los ochenta; secuencias que se repiten una y otra vez, acompañados de caprichosos sintetizadores son apenas un pretexto para un propósito mucho más grande. Su mayor premisa, es rendirle culto a una estética visual que sólo habíamos visto con Daft Punk y su memorable Interstella 5555; anime y música se mezclan para crear una atmósfera que se convirtió en el sello característico de artistas como Macross 82-99 y Saint Pepsi.




Además de los creativos antes mencionados, que son apenas los puntos de quiebre entre vaporwave y future funk, podemos encontrar a Yung Bae, Night Tempo y Desired, que desde sus propias trincheras crean sonidos capaces de acompañarnos en la oscura soledad del insomnio. Con Bunny Tsukino como indiscutible heroína de cada video ambientado por secuencias eléctricas ¿qué otra cosa se puede pedir?




Probablemente lo único que podemos exigir es la creación de plataformas que permitan la difusión tanto de future funk como de vaporwave a la par de ritmos más industrializados, pues mientras discográficas como Dream Catalogue se están volviendo cada vez más fuertes gracias a la difusión de estos géneros, estos músicos continúan viendo en lo análogo el futuro de la música. Sin embargo, al rededor del mundo está creciendo una nube de amor digital de la cual es imposible que no nos toque por lo menos un poco.



Referencias: