Las historias más sucias y extrañas detrás de la vida de Guns N' Roses

Las historias más sucias y extrañas detrás de la vida de Guns N' Roses

Por: Corina -

Desde sexo real en las canciones hasta demandas y violencia, eso encierra la trayectoria de Guns N' Roses.


Cómo olvidar ese día en el que Axl Rose golpeó a David Bowie por mirar demasiado a su novia, Erin, y que al final ambos salieran de juerga para reafirmar su camaradería. O aquel en el que Kurt Cobain orinó el piano de Axl Rose, o esas macabras historias que dicen que le daban orina de beber a sus fans, quienes estando tan alcoholizadas no notaban la diferencia entre el vodka y la lluvia dorada de sus ídolos. 

Guns N' Roses es una de las bandas más salvajes de la historia y estas anécdotas lo demuestran. 

El callejón de los deseos 

Guns N' Roses fue conocida como una de las bandas más irreverentes, insurrectas y revolucionarias. Rompían con cualquier reglamento y cualquier ley. Lo único que importaba para ellos era la música, el sexo y elevarse un poco. Con ese afán convirtieron el callejón de detrás de su apartamento en un prostíbulo y un punto de narcomenudeo. Incluso el departamento de policía de Los Angeles ubicaba el lugar como "Lote número 619". En ese callejón podía pasar de todo siempre y cuando contribuyeras, directa o indirectamente, a la manutención de la banda. 

Hola, hora de despertar

La convivencia de la banda también cuenta con muchas anécdotas salvajes. La leyenda dice que un día, mientras Axl Rose dormía en el sofá, Steven Adler le lanzaba botellas vacías de alcohol, o se las vaciaba encima, para que el cantante se despertara. Muy molesto, Axl le respondió empujándolo contra la mesa de centro, le lanzó un extintor encima y le golpeó la cabeza con varios objetos. Estas paleas eran muy frecuentes ya que Axl dormía mucho, ya sea por resaca, por cansancio laboral o por haber pasado la noche entera con una o más chicas. Había que emplear métodos extremos para levantarlo del sofá. Afortunadamente, después de la ira del momento ambos bebían como si nada. 

Relacionadofotos-axl-rose-gordo-viejo-feo-drogadoDe dios sexual a vergüenza artística: 34 fotografías de la decadente vida de Axl Rose

Sexo en la canción

Adriana Smith fue una de las cientos de chicas que desfilaron por los brazos de los integrantes de Guns N' Roses. En un principio fue novia oficial del baterista Steven Adler hasta que lo atrapó engañándola. Más tarde, y con la grabación de "Rocket Queen" encima, apareció del brazo de Axl Rose para colaborar con la grabación y emitir los sensuales gemidos sexuales de los que la canción hace gala. Así que mientras tenía sexo con Axl subió el volumen de sus gemidos para que todos pudieran escucharla, hasta que el cantante le pidió que dejara de fingir, era un asunto serio ya que su sesión sexual sería parte de la canción. Años después Smith se arrepintió de todo ese episodio de su vida. 

Devorado por la multitud

Era 1988 y la multitud en el ahora desaparecido Ritz de Nueva York estaba enloquecida. Aquella presentación estaba siendo filmada para MTV, por lo que la banda estaba a su máxima capacidad y la energía del público estaba bastante elevada. Casi al final de la noche, cuando la banda empezó la interpretación de "Paradise City", una especie de apología a las grandes urbes, la gente estalló. La toma estaba planificada para que Axl Rose se lanzara a la multitud y emergiera como un dios musical perfecto y eufórico. El final era, en teoría, inmejorable. Sin embargo, el ánimo del público es algo que no puedes predecir y en ese momento estaban todos tan al tope que casi no regresan a Axl. Cuando por fin asomó la cabeza para hacer notar que seguía con vida estaba semidesnudo, sin joyas y rasguñado. Literalmente, estuvo a punto de ser devorado. 

Relacionadoviolaciones-en-la-musica-axl-rose-nikki-sixx-decapitadedAxl Rose violó a una fan y otras historias oscuras del metal

Los universos paralelos

Después de una exhaustiva gira, otras presentaciones, entrevistas y demás actividades propias de los rock stars, Guns N' Roses decidió tomar un descanso en la pacífica ciudad de Los Angeles. Literalmente, no tenían nada que hacer, era un descanso en toda la extensión de la palabra. Para algunos resultó reparador pero para otros fue casi mortal. Slash, específicamente, perdió el control de su adicción a las drogas. Así que de 1989 a 991 el guitarrista cayó en las oscuras espirales de la heroína y la cocaína, todo lo que recuerda de aquellos años son depredadores de aspecto siniestro, rostros derritiéndose y una vorágine de imágenes indescifrables. Corría por el apartamento peleando contra enemigos imaginarios, monstruos que sólo él veía y contra los que se defendía con la cortadora de césped. 

El amor mata

Erin y Axl fueron un símbolo del amor salvaje en la década de los 80 y 90. Ambos eran hermosos, míticos e inalcanzables. Incluso ellos se creyeron esa historia que vendían a los medios como una relación envidiable, así que en 1990 contrajeron matrimonio en una capilla de Las Vegas. Lo curioso fue que 10 meses después la boda se disolvió por diferencias más que irreconciliables, pues en realidad eran el epítome de la toxicidad, tanto que Axl declaraba al respecto: 

«Erin y no nos tratamos como mierda. Solíamos tratarnos muy bien porque los niños que habitan en nosotros son mejores amigos. Pero hubo momentos en los que nos arruinamos la vida completamente».

Para sus allegados no era un secreto que tenían una relación salvaje, violenta, tóxica y destructiva. 

Vetados de por vida

Era la presentación en el exclusivo Anfiteatro St. Louis-adjacent Riverport. Los asistentes esperaban el concierto eufóricos y emocionados, pues para ese entonces Guns N' Roses se había convertido en una leyenda viviente y Axl Rose en el dios de toda religión melómana. No obstante, con la fama le dio una especie de exigencia surreal, pues antes de iniciar el show Axl vio a un camarógrafo no autorizado en la primera fila, y cuando pidió que lo sacaran el equipo de seguridad lo ignoró. Como respuesta Axl arrojó el micrófono al suelo y se marchó del lugar. Después de la partida de la banda iniciaron fuertes disturbios a los que le siguieron demandas a Axl Rose y el veto de por vida de Guns N' Roses en el Anfiteatro Riverport. Por supuesto, a Axl eso no le quitó el sueño.  

Su salvajismo fue una parte intrínseca de la leyenda que representan hoy en día para la escena musical, sin embargo, no hay que negar que sus desmanes a veces eran más que excesivos.

Te puede interesar:
El absurdo secreto sexual que separó a Guns N' Roses
El trágico día que Michael Jackson separó a Guns N’ Roses
Frases de Guns n’ Roses para entrar a la jungla

Referencias: