El día que Gustavo Cerati estuvo preso con Charly García y Fito Páez

Sábado, 11 de noviembre de 2017 14:58

|Alejandro Arroyo Cano

Justo en medio del caos se creó un momento único e irrepetible. Tres músicos que eran considerados como dioses en Argentina estaban encerrados en una pequeña habitación.



Con una trayectoria de nueve álbumes con Soda Stereo y cinco en solitario, Gustavo Cerati se convirtió en una figura imprescindible para el rock en español. A estas alturas es imposible ocultar la gran admiración que se le tiene y la sensación de vacío que dejó su muerte. Para recordarlo, hoy te traemos una anécdota que ocurrió hace 15 años, cuando por una situación de película se quedó encerrado con otros monstruos del rock argentino.


Era el 28 de febrero de 2002, Charly García iba a presentarse en un concierto masivo en Quito, Ecuador. Para hacer más imponente el show invitó a sus amigos Gustavo Cerati, Fito Páez, Leandro Fresco, entre otros. Todo parecía indicar que sería el mejor evento del año, el que quedaría marcado en la mente de los espectadores durante toda la vida. Sin embargo, el sueño terminó tan rápido como empezó.



Apenas Charly García se apoderó del escenario y comenzó su show, se desencadenaron una serie de problemas técnicos que estaban haciendo que el sonido fuera pobre –por no decir horrible–. Un músico de la talla de Charly no podía pasar por estos desdenes así que para el tercer tema, al notar que nadie podía equilibrar la calidad del sonido, tiró sus instrumentos al aire y se fue.


Al parar en seco el concierto la audiencia se enfadó exigiendo que los músicos argentinos cumplieran con su deber, pero eso nunca sucedió. El público no tuvo más remedio que volverse loco y comenzar a arrancar sillas, aventarlas, tirar las vallas y querer subirse al escenario. Era una plaga cegada por el odio y con sed de venganza. ¿Qué podían hacer los músicos? Refugiarse en el camerino hasta que la marea se calmará, y así fue.



Justo en medio del caos se creó un momento único e irrepetible. Tres músicos que eran considerados como dioses en Argentina estaban encerrados en una pequeña habitación, llenos de ocio, nervios y aburrimiento. ¿Dónde quedó la magia, el aura de superioridad y el ímpetu creativo? Charly, Cerati y Fito se convirtieron en prisioneros de su propia fama. Eso sí, nunca faltaron los cigarros, las cervezas y las guitarras para pasar el rato.


Hoy podemos revivir ese peculiar momento gracias a Gonzalo Aloras, quien registró con su videocámara el encierro de los músicos.



En ese momento, cuando Charly se dio cuenta de lo inverosímil de la situación, lo único que pudo decir fue: «Quién lo hubiera pensado, hoy éramos leyendas del rock y ahora presos en Ecuador».


¿Esto es lo que pasa cuando los dioses se bajan del Olimpo?


*

Te puede interesar:


Canciones para conquistar a una mujer que es fan de Gustavo Cerati

Charly García: el hombre que inventó la máquina de ser feliz


Alejandro Arroyo Cano

Alejandro Arroyo Cano


Editor
  COMENTARIOS