La mujer que compuso canciones de amor en una época donde sólo los hombres podían hacerlo

Lunes, 20 de febrero de 2017 7:41

|Carlos Urena



El amor puede manifestarse de diversas maneras, pero cuando se acompaña de letras y música, trasciende el tiempo; una compositora mexicana logró inmortalizar este sentimiento con las más sublimes canciones de amor del siglo XX, las que han sonorizado los momentos románticos de generaciones.

Nació con el nombre de María Joaquina de la Portilla Torres, el 27 de septiembre de 1885 en León, Guanajuato, pero el mundo la conocería como María Grever. Desde muy pequeña estudió piano, inglés, francés e italiano, viajaba constantemente a destinos como Madrid, Londres y París. Gracias a la buena posición económica de sus padres y a su talento nato, tomó clases con el gran Claude Debussy —compositor francés y pieza clave del impresionismo musical—.


María Grever


A los 22 años contrajo matrimonio con León Augusto Grever, y en 1916 escapó de la convulsionante situación que vivía el país a causa de la Revolución Mexicana, por lo que se mudó a Nueva York. Fue en suelo extranjero donde comienza a trabajar como soprano, siempre con la intención de difundir la música mexicana, y en 1920 realizó sus primeras composiciones.

Ensamblaba a la perfección la música y la letra, su romántica forma de vivir le imprimía ese sello pasional a sus canciones, como lo demuestra la que es, quizá, su creación más emblemática, y que se hizo famosa en voz de José Mojica —actor, cantante y posterior sacerdote mexicano—, con el título de 'Júrame':


Júrame, que aunque pase mucho tiempo
pensarás en el momento
en que yo te conocí.
Bésame, con un beso enamorado
como nadie me ha besado
desde el día en que nací.
Quiéreme, quiéreme hasta la locura
y así sabrás la amargura
que estoy sufriendo por ti.




En aquella época, tradicionalmente era el hombre quien declaraba el amor a su amada, pero ella rompió los esquemas, y se convirtió en la poeta que tomaba como “musa” al género masculino, para dedicarle versos románticos y sensuales, tal como lo hizo en su canción 'Volveré':


Volveré por la noche,
cuando ya estés dormido
acallando un suspiro. 
Tus labios besar.
para que nunca sepas

que estuve ahí contigo,

como otra inquieta ola

me perderé en el mar.

De esta manera, comenzó a tener popularidad internacional, realizó la musicalización para películas de los estudios 20th Century Fox y de la Paramount Pictures; gracias a su talento logró ganarse un importante lugar al lado de los grandes personajes que dominaban la escena como Cole Porter e Irving Berlin. La admiración que muchos le tenían le ganó el sobrenombre de “La Madona de la Canción”, e incluso fue comparada con Schubert “por su pasión y gran alma enamorada” que demostraba en composiciones como 'Alma Mía':


Alma mía sola, siempre sola,
sin que nadie comprenda tu sufrimiento,
tu horrible padecer (…).
Si yo encontrara un alma como la mía,
cuantas cosas secretas le contaría (…).
Un alma que embriagara con suave aliento,
que al besarme sintiera lo que yo siento,
y a veces me pregunto qué pasaría
si yo encontrara un alma como la mía.


Cuando las canciones están compuestas de manera magistral, con sincera intensidad y pasión, se ajustan a ser interpretadas por hombres y mujeres; lo que sucedió con un gran número de sus trabajos, los cuales incluso fueron traducidos a otros idiomas, como es el caso de 'Cuando vuelva a tu lado' que en español fue interpretada por Placido Domingo, Pavarotti, Pedro Vargas, Libertad Lamarque y una larga lista; en su versión en inglés 'What a difefference a day made', le dieron voz Frank Sinatra, Bing Crosby, Cher, Natalie Cole, Aretha Franklyn, entre otros.




Cuando vuelva a tu lado
y esté sólo contigo
las cosas que te digo
no repitas jamás, por compasión
une tu labio al mío
y estréchame en tus brazos
y cuenta los latidos
de nuestro corazón.


What a difference a day makes
There's a rainbow before me
Skies above can't be stormy
Since that moment of bliss, that thrilling kiss
It's Heaven when you find
Romance on your menu
What a difference a day made
And the difference is you


Se convirtió también en las pocas artistas que componía la música y la letra de sus canciones, su estilo romántico y elegante marcó las reglas que seguiría el bolero. En 1949, regresó una temporada a México y condujo un programa en la XEW; durante esa época, se le otorgaron “las llaves de la Ciudad de México”, la “Medalla al mérito cívico” y la “Medalla corazón de México”. Sus canciones se hicieron más conocidas y entrañables para el público latinoamericano, como 'Te quiero dijiste (muñequita linda)':


'¡Te quiero!', dijiste.
Tomando mis manos
entre tus manitas
de blanco marfil.
Muñequita linda,
de cabellos de oro,
de dientes de perla,
labios de rubí.
Dime si me quieres,
como yo te adoro,
si de mí te acuerdas,
como yo de ti.


La vida de la magnífica compositora María Grever llegó a su final en Nueva York el 15 de diciembre de 1951, con apenas 66 años; sin embargo, nos legó una opereta titulada 'Cantarito' y más de 800 canciones como 'Un beso', 'Dame tu amor' o 'Vida mía'. Cantantes mexicanos y extranjeros le han dado voz a sus melodías como José Carreras, Enrico Caruso, Nat King Cole, Luis Miguel y muchos artistas contemporáneos; quienes han logrado que a 65 años de su muerte aún se suspire con sus versos.

Los restos de “La Madona de la Canción” descansan en el panteón español —a petición suya—, y siempre será recordada como la mujer mexicana que se abrió paso en el mundo para enamorar a generaciones, cuya alma ahora habita en ese “castillo de amores”, como lo describió en su canción “por si no te vuelvo a ver”:



He venido a decirte únicamente
que aunque viva muy lejos
jamás te olvidaré. 
Que tu imagen
se ha grabado en mi mente,
y que cual hostia santa te adoraré (...).
En el fondo de mi alma he levantado
un castillo de amores tan sólo para mí.
Es un sueño que he visto realizado
y ahora todo mi anhelo es verte a ti.   


**


A lo largo de la Historia, las mujeres han tenido que enfrentarse a problemas de género sólo por ser "mujeres", pues aún se les considera el sexo débil; sin embargo, los poemas de Gioconda Belli reivindican el cuerpo, la sexualidad y el amor para visibilizar la cosificación de las mujeres... lee más aquí.





REFERENCIAS:
Carlos Urena

Carlos Urena


  COMENTARIOS