Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

MUSICA

Las 5 etapas de la muerte por las que atravesó Pink Floyd

Por: Arlette González13 de octubre de 2020

La historia de la banda es legendaria y trágica: Las 5 etapas de la muerte por las que atravesó Pink Floyd

A mediados de agosto de 2015, el guitarrista David Gilmour declaró en una entrevista para Classic Rock que Pink Floyd estaba oficialmente disuelto. Seguramente esto dio mucho que pensar a seguidores y no seguidores de la agrupación británica de rock psicodélico nacida en 1965. ¿En qué momento se acabó realmente Pink Floyd? Al hacer un recuento de la historia de esta legendaria banda nos encontramos con varios puntos de ruptura que te compartimos a continuación.

1. El principio del fin: la salida de Syd Barret de la banda

Hacia finales de los años 60 la escena underground psicodélica en Londres estaba en su apogeo. The Beatles ya iban de salida y otra banda iba en ascenso al estrellato. La agrupación en cuestión estaba compuesta por Roger Waters en el bajo, Rick Wright en los teclados, Nick Mason en la batería y Syd Barret en la guitarra y en la voz. Barret era un tipo con una creatividad desbordada y problemas psicológicos que aumentaron mucho más con su excesivo consumo de drogas, lo que terminó convirtiéndose en un problema para la banda debido a que a veces estaba indispuesto para tocar en vivo. Fue entonces cuando entró en escena David Gilmour, quien finalmente terminó como reemplazo permanente de Barret. Nadie duda que Gilmour sea un buen guitarrista, ni de sus importantes aportaciones, pero seguramente en aquel entonces muchos pensaron que eso sería el fin de la banda. Hasta la fecha muchos creen que la etapa con Barret fue la mejor, ya que él sentó las bases de lo que sería el sonido pinkfloydiano —el cual obviamente se fue puliendo con el tiempo—; y que esta primera etapa fue fuente de inspiración para clásicos como “Wish You Were Here” y “Shine On You Crazy Diamond”.

2. The Wall

Hacía 1978 y varios álbumes con millones de ventas después, Pink Floyd finalmente estaba en la cima, lanzando una de las óperas rock más sobresalientes de la historia: The Wall. Para entonces la banda estaba ya consolidada, habían publicado The Dark Side of the Moon, Animals y Wish You Where Here; pero eso no fue impedimento para que los problemas comenzaran. Roger Waters tenía cada vez más control creativo sobre la banda —The Wall fue prácticamente obra suya—, y en determinado momento de la grabación del disco decidieron correr a Wright ya que sus aportaciones fueron mínimas. El ambicioso álbum conceptual representó no sólo la demolición de un muro, sino la destrucción de Pink Floyd.

3. The Final Cut

A finales de 1982, ya con Wright fuera, Waters propone trabajar en un nuevo álbum. The Final Cut, como continuación de The Wall, consolidó la posición de Waters como líder de la banda, con la participación de Gilmour y Mason reducida casi al mínimo. El álbum se lanzó a principios de 1983 y a finales de ese mismo año Pink Floyd tenía varias presentaciones programadas, las cuales fueron canceladas por Waters. El bajista dejó la banda en 1985 y las peleas sobre cuestiones del uso del nombre de la banda y regalías pasaron a un plano legal.

4. The Division Bell

Para 1993 —incontables batallas legales y luchas de egos después—, tres de los cuatro integrantes de la banda decidieron reunirse para un nuevo disco: Gilmour, Mason y Wright. Waters ya andaba por su lado con carrera como solista y capitalizando The Wall, porque se quedó con los derechos del álbum mientras que el resto de la banda podía seguir usando el nombre. En 1994, The Division Bell y su respectiva gira y álbum en vivo (Pulse, 1995) resultaron ser un gran éxito y una especie de despedida de una agrupación que formó y formará parte del imaginario colectivo. “High Hopes” es una canción épica, y qué mejor manera de cerrar un álbum y un ciclo vital que con un tema de esa magnitud. Casi todos creíamos que eso sería el final, hasta que en julio de 2005 se reunieron los cuatro para el magno concierto Live 8. Entonces comenzaron a salir a flote esperanzas, las cuales volvieron a hundirse tras la muerte de Wright en 2008.

5. The Endless River

Dos décadas después del Division Bell, Gilmour publicó una foto en Internet en la que se le puede ver en el estudio con unas cantantes. Todos dábamos por hecho que se trataba de un disco solista, pero resultó ser que las sesiones en cuestión eran para dar toques finales al material que quedó de la época del División Bell, y el cual sería lanzado bajo el nombre de Pink Floyd a manera de tributo al fallecido Wright. Los fans no cabían de emoción, mientras que otros tenían sus dudas. The Endless River, lanzado a finales del año pasado, básicamente consta de piezas instrumentales y una canción con letra —cuya autora fue la esposa de Gilmour—; y a pesar de ser un disco bien producido, quedó a años luz de ser lo mejor que ha lanzado Pink Floyd.

A pesar de que el disco The Endless River en su versión de lujo incluye un par de canciones más, "Louder Than Words" puede considerarse como el fin de una banda; el mensaje de despedida para los que ya no se encuentran con ellos, y con esto tal vez la lección de vida más grande que los titanes de la música inglesa pudieron dejar en nosotros. Vivamos en ese espectro de fantasía, realidad y protesta que Pink Floyd legó al mundo.

Este artículo fue publicado por Arlette González el 4 de noviembre de 2017 y ha sido editado y actualizado

Te puede interesar:

50 datos que deberías conocer de Pink Floyd

recomendaciones musicales basadas en esta banda


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: