NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Hi-NRG: la historia del eslabón perdido de la música electrónica de los años 80

8 de noviembre de 2017

Leon Felipe

Las nuevas fiestas excluyentes del high energy prepararon el terreno para que el house y el techno evolucionaran a una nueva etapa

De las muchas voces ocultas dentro de los géneros electrónicos el Hi-NRG o high energy revela los antecedentes del aumento del BPM (beats per minute, o beats por minuto) en la música electrónica, que dio paso a nuevos géneros mucho más acelerados, como el hard house, el acid house e incluso el trance. Y aunque parezca poca cosa, una aceleración de BPM fue lo que bastó para cambiar el rumbo de la música electrónica. ¿Qué era lo que estaba cambiando? ¿Las máquinas de ritmo ya no eran suficientes o el techno y el house no contaban con la velocidad adecuada para entretener al público o simplemente el sonido de la electrónica estaba mutando con la sociedad y sus exigencias? Muy probablemente todas cumplieron su acción dentro de la historia del high energy.


El sonido de la electrónica estaba mutando con la sociedad


Como toda muestra de la cultura, se veía influenciada por las situaciones cotidianas de sus creadores. Durante los años 70 Fire Island, en Nueva York, se convirtió en el paraíso gay en el cual se podía gozar de muchas situaciones impensables en otro lugar. Las arduas batallas por la liberación sexual terminaron por construir pequeños espacios para las culturas más afectadas por los enfrentamientos ideológicos, pero Fire Island tenía algo que muchos de ellos no tenían: poder adquisitivo. A diferencia de San Francisco y el verano del amor, Fire Island estaba formada por hombres y mujeres, trabajadores de Nueva York con el suficiente dinero para tener dos casas.


Amanda Lear, primera ola del high energy


La mayoría de los habitantes de la isla eran de clase media alta, por lo que las personas de color no eran algo muy usual, pero curiosamente eran ellos quienes traían el beat del house y el techno en sus corazones.


La velocidad con la que el techno y el house no contaba


Con la población gay en las playas de Fire Island era necesario construir una economía desinhibida que preparara lo mejor del mundo occidental con la idea de la liberación sexual de los años 70, por lo que antros de música disco comenzaron a aparecer alrededor de la isla. Sin embargo, estos clubs eran excluyentes y caros, por lo que el concepto de clubing pasó a un segundo plano y los warehouse y fiestas open air se convirtieron en algo marginal que no pertenecía a la música electrónica (tal vez por eso ahora te cobren sumas excesivas por un zona VIP). Lo que comenzó como un paraíso oculto rápidamente se propagó a Nueva York y el género encontró en la comunidad blanca rica un buen lugar donde acomodarse hasta finales de los años 80.


Dead or Alive, segunda ola


La falta del espíritu negro en las canciones tocadas en los clubs dio origen al high energy. Y a falta de buenos grooves, se centró en modificar el tempo de la canción para hacerlo más atractivo para el público que disfrutaba el baile.


Más allá de las máquinas de ritmo

 

Los artistas no se molestaron en cambiar el formato de la construcción de la música disco. Eso fue tarea de los DJ, quienes durante la década de los 70 enfrentaban la terrible escasez de buenos álbumes, por lo que fue necesario, por medio del pitch, subir y bajar la velocidad del track. Si se escucha con cuidado, muchos de los discos grabados de high energy entre finales de los 70 y 80 aún sonaban como la música disco común y corriente. Sin embargo, algunas influencias de música blanca, como sonidos propios de synth pop, hicieron que el género fuera el preferido durante algunos años.


¿Qué cambió?


Las nuevas fiestas excluyentes del high energy prepararon el terreno para que el house y el techno evolucionaran a una nueva etapa, en la cual formaran parte de una economía más amplia que sólo el underground.


Bananarama era post high energy (el house retoma su fuerza a otra velocidad y ritmo)


Además, los fanáticos del northern soul, orígenes del rave party, encontraron en el high energy su versión más americana de lo que debía ser este ritual de música y drogas. No obstante, el high energy no aportó nada musicalmente; de hecho robó varios temas del northern soul e hizo sus propios remixes, algo que hoy es bastante normal.

Y aunque el aumento de los BPM parece algo innovador, los exponentes del high energy no lograron recrear su sonido, sino que su fuerza surgió de los DJ, no de los productores. No obstante, poner un par de tracks en un tornamesas para el high energy fue lo que lo definió como un género transitorio de house a un neohouse inmerso en el mercado económico. Mejor aún, definió los BPM para los siguientes años en la música electrónica, excepto por el drum and bass.

***

Si te has quedado con deseos de más, entonces puedes prestar atención a las 10 canciones de música trance que te llevarán por un viaje a través de los sonidos. La música electrónica sin duda es un medio perfecto para conectarte con tus profundas emociones y visitar lugares donde la psicodelia se hace presente en todo momento.

TAGS: Antros música electrónica historia de la múscia
REFERENCIAS:

Leon Felipe


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

16 cosas que no sabías que le pasarán a tu cuerpo al morir Los mejores cortos sobre asesinos y tus peores fobias que puedes ver en menos de 1 min 15 tatuajes que puedes hacerte con tu pareja para prometerse amor eterno 10 formas de adelgazar la cintura sin ponerte a dieta 25 ilustraciones eróticas de Chelsea Zahara S que te recordarán las escenas porno más perversas Trucos de maquillaje que puedes intentar para adelgazar tu rostro

  TE RECOMENDAMOS