9 historias detrás de las mejores canciones del rock
Música

9 historias detrás de las mejores canciones del rock

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

16 de octubre, 2017

Música 9 historias detrás de las mejores canciones del rock
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

16 de octubre, 2017

En ocasiones lo más importante de una canción no es la melodía, sino todo lo que viene detrás de ella.


Existen discos que funcionan casi como un libro. Si escuchamos por separado las canciones de Leviathan de Mastodon —a excepción de “Blood and Thunder”— es posible que pasemos por alto que se trata de una adaptación finamente elaborada de Moby Dick de Herman Melville. Cada una de las piezas que conforman el disco representa uno de los momentos claves dentro de la novela, en ese sentido Troy Sanders y compañía regresaron al principio básico de la música y se convirtieron en esos salvajes juglares que necesitábamos para acercarnos a algo que estuviese más allá de la conciencia.



¿Pero qué pasa con otras canciones que no tienen un referente inmediato a alguna historia famosa? Seguramente éstas también ocultan dentro de sí alguna mágica historia que merece ser contada, sobre todo cuando se trata de aquellas melodías que conforman una buena parte del soundtrack colectivo, aquellas que aparecen en los rankings de diferentes espacios especializados en música ocupando los primeros lugares de popularidad.


Si bien muchas de estas canciones no pasan desparecidas para absolutamente nadie, el contexto que las vio nacer es ocasionalmente olvidado. No obstante, gracias al acceso a Internet es como ahora podemos conocer algo más que sus reveladoras letras.


-

“Imagine” (1971)

John Lennon



A pesar de que la tensión Lennon-McCartney seguía vigente después de haber lanzado “How do You Sleep?” con Harrison a la guitarra, la mente de Lennon comenzaba a mirar hacia otros horizontes. Las opiniones se dividen entre si es una protesta en contra de la guerra en Vietnam o una manera de rescatar la infancia de Yoko Ono en un Japón devastado por la Segunda Guerra Mundial; lo único que nos consta es que junto con “Give Peace a Chance”, “Imagine” representa la consolidación del activismo que John había comenzado a partir de su romance con Ono.


-

“I Can’t Get No Satisfaction” (1965)

The Rolling Stones



Durante su tercera gira por Estados Unidos, la agrupación, especialmente Jagger, se encontraban totalmente abrumados por los excesos que pudieron ver durante toda su estancia en el Hotel Fort Harrison de Florida. El primero en comenzar con la creación de la melodía fue Keith Richards quien un tanto borracho decidió tocar algo que literalemte escuchó en sus sueños:


«Sólo era un riff... Me desperté en medio de la noche, lo grabé en un casete y pensé que era bueno. Fui a dormir y cuando me levanté parecía tan útil como cualquier otra canción de álbum. Lo mismo pasó con Mick al mismo tiempo, ya sabes, las cosas van da-da, da-da-da...y las palabras que escribí fueron «I can't get no satisfaction».

-

“Good Vibrations” (1966)

The Beach Boys



Cuando era niño, la madre de Brian Wilson le contó que los perros podían percibir las “vibraciones” de las personas, de modo que estos tienen la capacidad de saber cuando una persona es buena o mala tan sólo con olerla. El vocalista quedó tan fascinado con esta idea que decidió traspasarla a un plano humano, en el que las personas también fuesen capaces de percibir esas auras.


-

“Light My Fire” (1967)

The Doors



El excesivo consumo de drogas ya estaba totalmente normalizado para 1967, en realidad el hecho de que una canción de rock diera fe de este desenfreno no era ninguna novedad. No obstante, detrás de toda esta nube de estupefacientes, la cortina que cubría al sexo continuaba vigente, es por ello que cuando Morrison pronunció por primera vez la frase «Girl, we couldn't get much higher» todo mundo se escandalizó. Durante su presentación en el show de Ed Sullivan, el presentador les pidió que cambiaran a «girl, we couldn't get much better».


-

“Hotel California”

Eagles



La historia fantasmagórica de esta canción nos remonta a Don Henley viajando por el poblado de Todos Santos, Baja California Sur. En dicho sitio había un pequeño hotel que, según la gente del lugar, estaba habitado por un espíritu llamado Mercedes, quien invitaba a los visitantes a tomar una copa en el bar del edificio. En realidad Henley hizo un mito de la leyenda poniendo en su canción que fue el fantasma quien lo condujo a su habitación.


-

“Sweet Child O’ Mine” (1987)

Guns N’ Roses



A partir del Appetiete for Destruction el lado amoroso de Axl Rose comenzó a apoderarse cada vez más de la banda, esta canción en específico fue escrita para Erin Everly, la exnovia del vocalista y de quien en ese año estaba completamente enamorado. Al principio sólo existía como un poema, sin embargo al escuchar la guitarra de Slash, Rose supo que había encontrado su nuevo éxito.


-

“Like a Rolling Stone” (1965)

Bob Dylan



A pesar de que para el lanzamiento de Highway 61 Revisited, Dylan ya había sido considerado el traidor más grande del folk, esta canción le reivindicó como el máximo representante del género. En una entrevista de 1966 para Playboy el cantautor declaró que estaba a punto de retirarse cuando sintió la necesidad de escribir algo en contra de quienes trataban de manipularle todo el tiempo.


-

“Hey Jude” (1968)

The Beatles



A partir de su relación con Yoko Ono, John Lennon comenzó a descuidar aún más la accidentada familia que había formado con Cyinthia Powell. Evidentemente quien más sufrió dicho abandono fue el pequeño Julian, a quien McCartney le compuso esta canción en un intento por consolarlo.

-

“Bohemian Rhapsody” (1975)

Queen



A pesar de las muchas historias que rondan alrededor de esta canción, sin duda la más aceptada es que se trata de una adaptación de Fausto de Goethe. Un hombre que después de asesinar a un hombre vende su alma al diablo para salvarse de su condena. No obstante, al no recibir respuesta, la noche de su ejecución llama a Dios en árabe —Bismillah— para que éste le ayude a recuperar su escancia.


-


Es posible que existan historias aún más atractivas detrás de estas y otras canciones, sin embargo, tratar de abarcarlas todas en un solo texto es una labor titánica que en realidad corresponde a quienes se consideran melómanos, mismos que en su afán por encontrar el mayor conocimiento posible sobre lo que ellos mismos catalogan como su pasión, darán con esos datos dorados.



Referencias: