Jacula, la banda de punk satánico que inició con un cómic erótico

Viernes, 22 de diciembre de 2017 13:57

|Diana Garrido

Jacula, el cómic para adultos más censurado en Italia le dio a un par de chicos la idea perfecta para su banda: erotismo, Satanás y misterio.



Satanás la besa lento y ella comienza a desnudarse despacio, su voluptuoso cuerpo se enciende. Ella se postra sobre él y se monta en su miembro. Comienza a humedecerlo y él lo siente, le toca el trasero mientras sus pezones se ponen rígidos. Satanás se toma la libertad de mordisquearlos mientras ella goza moviéndose lento sobre él con todo y gemidos. Con sólo un par de embestidas más ella explota en placer hundiendo sus uñas en la espalda del demonio, mientras él explota llenándola de su poder traducido en semen.


Eso era lo que leía el joven Antonio Bartoccetti, un músico y fanático de los cómics. Él escondía un pequeño secreto en su habitación, ya que sus padres no podían verlo: Jacula, el cómic para adultos más censurado en Italia, ningún niño o joven debía tenerlo en sus manos o significaría una especie de traición hacia su familia y sus principios. En especial porque era un cómic ambientado en un mundo infernal donde los demonios, vampiros y hombres lobo eran lo protagonistas de ardientes escenas dibujadas y narradas en una pequeña y breve edición semanal.



En 1966, Bartoccetti se mudó a Milán, para entonces ya llevaba conocimientos respecto a la magia y el ocultismo. Tenía cierta fascinación por esos temas, por lo que el leer el cómic no era nada extraño ni del otro mundo, de hecho, cada vez le parecía menos sorprendente, por lo que al llegar a su nuevo hogar comenzó a buscar personas con sus mismas aficiones. Rápidamente halló a un chico de nombre Franz Parthenzy, quien era un mago más especializado. Juntos se sentaron a leer las historias de Jacula y a invocar demonios con diferentes métodos. Así, se unieron para crear música y de este modo consiguieron hacer un disco esotérico y ocultista muy al estilo Pink Floyd o Genesis, pero con letras mucho más oscuras y tétricas que evocaban demonios y brujas. La banda se llamó Jacula en honor a la historieta.



Se dice que grabaron su primer disco en un castillo británico en ruinas durante una sesión de espiritismo a la cual asistió un hombre de 81 años y su esposa de 20. Él dijo haberse casado con ella por gracia e intervención de Satanás, así que a pesar de su edad, aún podía hacer cosas inimaginables, entre ellas, tocar el piano, lo que llamó la atención de los músicos y lo invitaron a unirse a su demoníaca banda. El álbum se llamó In Cauda Semper Stat Venenum. Al tener poco dinero para hacerlo, sólo editaron 333 copias. Los que lo escucharon se percataron de que tenían un sonido muy violento y grotesco, oscuro y mordaz, mismo que Black Sabbath llevaría a la fama unos años después. El disco nunca se vendió en las tiendas, por lo que fue regalado a los asistentes de sus presentaciones, incluso se dice que debían comprobar que se dedicaban al ocultismo puesto que eran sonidos que invocaban al demonio, así que podía usarse para hechizos y conjuros adicionales.



El sonido del disco es un misterio para todos, ya que no hay forma de conseguir una copia; sin embargo, en los noventa, Antonio Bartoccetti mostró al mundo su creación, misma que tenía guitarras extremas, sonidos realmente violentos y letras delirantes. Distorsión de voces e instrumentos, gritos desgarradores de fondo, oscuridad en su máxima potencia e imágenes mentales sacadas de un filme gore son una de las descripciones que hacen los que conocen de música acerca del disco. El álbum suena tan perverso y brutal que no parece haber nacido en los sesenta; sin embargo, ocurrió.



El álbum es tan oscuro y al mismo tiempo erótico que bien puede amenizar uno de los cómics que Bartoccetti leía sin parar. Así, con tanto ocultismo y magia negra en sus composiciones consiguieron crear una banda que pasaría a la historia más por sus misterios que por su música; no obstante, se convirtió en la inspiración para muchos proyectos actuales dedicados principalmente al black metal. En 2011, los decadentes, pero persistentes Jacula volvieron a escena con un LP y CD llamado Pre Viam que mantiene el lado oscuro y progresivo que los caracterizó. Se dice, incluso, que aún funcionan para invocar a Satanás y, por qué no, tener una noche con él como lo muestra la explícita escena del cómic.


**

Satanás ha estado presente en los músicos, por lo que te presentamos éstos que han hecho pacto con el demonio, así como estas canciones con Satanás como protagonista.


Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS