Jingles, música para tu cabeza

Jingles, música para tu cabeza

Por: Rijeos -


¿Quién no cantó alguna vez “estaban los tomatitos muy contentitos...”? Un clásico de los comerciales mexicanos y que seguro representó altas ventas para la marca Del Fuerte, si no, el objetivo de esta melodía funcionó: permanecer en la mente del consumidor e imprimirse en su memoria por ser fácil de recordar y de corta duración. A este tipo de melodías se les conoce como jingles.

jingle tomatitos
Un jingle es un anuncio pensado como una melodía, utilizado como un recurso publicitario para generar un impacto en el espectador y que le signifique la presencia permanente de una marca. Para que un jingle sea aún más efectivo debe incluir el nombre de la marca y, en caso de contar con él, un eslogan que refuerce el mensaje.  
Las características de un jingle son: corto, claro, de fácil identificación y fácil de recordar a través de contar con una estrategia bien planeada, un buen estribillo, una letra ingeniosa y una música “pegajosa”. El éxito de un jingle es la melodía, pensada expresamente para el anuncio, que, sin darse cuenta, el consumidor memoriza por completo y la canta. De manera general, existen dos tipos de jingles: el identificador y el publicitario. El primero es la música o cortinillas que identifican un programa, y el segundo es el empleado por las marcas para anunciar su producto, para esto utilizan la persuasión, pues son amigables para el oído y no se sienten como una publicidad violenta que genere rechazo al escucha. Si gusta, permanecerá a través de la repetición constante y el mensaje se entenderá.

jingles para descargar
Por otro lado, un jingle bien pensado y bien producido genera lazos afectivos con la marca en cuestión, los lovemarks, que significarán y determinarán una decisión a la hora de las compras. Los jingles fueron muy populares en la radio, y lo siguen siendo por la falta del recurso de la imagen, pues en las cortinillas recae el peso de la identificación de la emisión así como los cambios de tiempo en la misma.
Pero hacer un jingle es una cuestión de profesionales quienes deben pensar en una letra que incluya a la marca, que sea acorde con el mensaje y que, además, empate con la música. Todo, en conjunto, se vuelve un arma de persuasión que se relaciona con el sentimiento del escucha y que hace que asocie esa melodía con la marca.
Por ello, y porque un jingle se instala en tu mente y te hace comprar o, de menos, cantar, aquí dejamos una lista con jingles populares que seguro conoces:

"A que no puedes comer sólo una", Sabritas


"A Duvalín no lo cambio por nada", Duvalín


"Fabuloso, cómo limpia mi Fabuloso, todo queda más brillante y oloroso", Fabuloso

"Apache, dura, dura, dura", Apache


"Churrumais con limoncito", Churrumais


"Pinol, aromatiza, limpia y desinfecta", Pinol

"Si tú sientes que te pica la colita", Vermox

"Con juguetes mi alegría, siempre felices estamos", Mi alegría

"Estaban los tomatitos...", Del Fuerte


Referencias: