PUBLICIDAD

MUSICA

Just Kids: una historia de amor incondicional

Por: Marcia Chi Barrales

Patti Smith, ícono del punk y artista consagrada, es uno de los personajes más interesantes de nuestros días, su fama no se limita a los escenarios norteamericanos y su talento va más allá de los instrumentos musicales. Inicialmente trabajó la pintura y la escritura. Ella, la de inconfundible cabellera canosa y desaliñada, es también la protagonista femenina una gran historia de amor. El testimonio se encuentra en el libro

Éramos Unos Niños

 o

Just Kids

(título original), escrito por la misma Patricia Lee Smith, nombre real de la cantante, publicación en la que detalla su relación con el mítico artista y fotógrafo Robert Mapplethorpe (1946-1989). El libro es un canto al amor incondicional, una celebración de la vida; la devoción de Patti Smith por quien fuera su primer amor, es visible desde la dedicatoria. El prólogo, es simplemente desgarrador, en el mejor de los sentidos, pues logra conmover al lector y dimensiona el lazo fraternal entre los dos artistas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La historia comienza desde la infancia de la protagonista y avanza rápido hasta su adolescencia, pasando por anécdotas que le van dejando grandes enseñanzas y marcan su destino. Es su llegada a Nueva York, el suceso clave para que desde el primer día, inicie su relación con Mapplethorpe en forma inesperada: ambos entraban a sus veinte años cuando inician su relación amorosa, sin tener un gran conocimiento el uno del otro, pero manteniendo una complicidad única desde el primer momento. Con la frescura de la juventud, el deseo vivo de expresar por medio del arte, con una profunda necesidad de poderse llamar artistas. Sus inicios se dan rodeados de un ambiente fascinante, lugares míticos de Nueva York como el Max’s (restaurante frecuentado por personalidades de la talla de Warhol) o el histórico Hotel Chelsea (concurrido por Bob Dylan, Allen Ginsberg, Janis Joplin, y más), son los escenarios que la vieron en los mejores y peores momentos. El arte jugó un papel fundamental entre ambos, sin duda, fue un factor determinante para la eterna lealtad que existo entre ambos. Pero como es de suponer, en aquella época estos espacios y personajes, no resultaban para nada glamourosos. Todo lo contrario, el ambiente era sórdido, además, drogas como el LSD y sus efectos, fueron la constante. En en una de sus páginas Patti escribe: “prometimos no volver a separarnos hasta que ambos supiéramos que estábamos preparados para valernos por nosotros mismos. Y mantuvimos aquella promesa durante todo lo que aún nos quedaba por vivir.” A ello se debe sumar los despertares sexuales de Robert, que con gran naturalidad y sutileza, son mencionados por Patti Smith. Sin afán de crear morbo ni intentando fingir que no sucedieron, es como habla sobre algunos hechos de su vida sexual, dentro de los cuales está la incursión de él a la prostitución o la “experimentación” de relaciones homosexuales.

Al respecto, Smith detalla al final de uno de los capítulos qué tanto llegó a afectar a su relación: “necesitábamos tiempo para considerar qué significaba todo aquello, cómo íbamos a asumir y redefinir nuestro amor. De él aprendí que, a menudo, la contradicción es el camino más diáfano para llegar a la verdad” Aunque su inminente separación como pareja se da, la historia entre ambos logra perdurar hasta la muerte del fotógrafo (ocurrida debido a complicaciones del SIDA que le aquejaba). Ambos llegan a ver el triunfo del otro y realizan colaboraciones memorables como la famosa foto de Patti Smith a blanco y negro en la que se le ve con pantalones negros, camisa blanca, tirantes negros, recargada en una pared blanca y sosteniendo con la mano izquierda una chamarra negra. El libro, publicado por primera vez en 2010, es la prueba de una relación real y fuera de lo convencional, más allá de lo físico y centrado en el cariño, el respeto y el afán creativo; por medio de las páginas se deja ver el significado bíblico de los poemas convertidos en canciones, de los cuadros existentes así como de las desafiantes fotografías... es la historia de unos niños que deseaban ser artistas y se amaron sin complejos y eternamente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Podría interesarte
Etiquetas:amor
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD