Música

La amiga del tequila, la música y la vida: Chavela Vargas

Música La amiga del tequila, la música y la vida: Chavela Vargas

Era abril de 1919 y Costa Rica entregaba al mundo a Isabel Vargas Lizano; de este lado del continente, más al norte, la adoptaríamos como Chavela Vargas.

ChavelaVargas

La vida de Chavela, así sin apellido porque su sólo nombre abarca todo, se vio llena de sinsabores durante sus primeros años. Vio a su Costa Rica como el lugar que no la supo acoger; la tierra que “no supo valorar su talento” y la rechazaba por usar pantalones siendo una mujer.

Llegó a México en la década de los 50 con apenas 14 años encima. Fue comerciante y cantante, y vivía en cuartos de azotea junto a muchachas de servicio doméstico. La Macorina fue su talismán. La canción significó su comienzo en la música mexicana desde sus entrañas: prescindió del mariachi para cantar y dejó al descubierto una interpretación cruda, profunda, con actitud desafiante y voz de aguardiente.

chavela-vargas-660x350


Así cantaría Chavela el resto de sus años en la Tierra. Entabló amistad con Agustín Lara, Juan Rulfo, el matrimonio Rivera-Kahlo, y sobretodo, con el tequila. Esa bebida enraizada en México y que ella se bebió toda: “Yo tomaba tequila, todo me lo tomé, por eso no quedó nada allá”.

Somos, Luz de luna, Canción de las simples cosas y la multireconocida La llorona llegaron con los discos y la fama, y con ella llegó el dinero y el dinero compra más tequila. "La Chamana" se hizo presa del alcohol y, como consecuencia, estuvo alejada 12 años de la canción, los escenarios y la vida misma.

0131Cha2


A la dama del jorongo rojo se le reconocía su autenticidad; su personalidad transparente nunca le dejó ocultar sus preferencias sexuales. Grabó más de 40 discos en los que se reconocía y admiraba su portentosa voz que llenaba los espacios en los que se presentaba. Chavela volvió a la música a principios de los 90, “Salí de los infiernos pero lo hice cantando”. Manolo Arroyo la sacó de El hábito, en Coyoacán, y la presentó a España. En la madre patria se encontró con Pedro Almodóvar, quien la invitó a ser parte de su cinta La Flor de mi secreto; el cineasta quedaría embelesado con la figura de la mexicana y años más tarde no cesarían las anécdotas con él y con su, también, entrañable amigo Joaquín Sabina.

chavela-vargas-y-pedro-almodovar_2

En España recibió el título de “mujer excelentísima”, una calle en Burgos lleva su nombre, fue acreedora del Premio Latino de Honor y el Consejo de Ministros español le concedió la Gran Cruz de Isabel la Católica en el año 2000.

En octubre de 2006, Chavela Vargas anunció su retiro de los escenarios con un concierto homenaje en la ciudad de México, el argumento fue que tenía miedo a perder su voz. Para 2009, y con motivo de su 90 aniversario, el Gobierno de la Ciudad de México la condecoró con el título de “ciudadana distinguida”.

En 2009, junto con María Cortina, presenta su libro Las verdades de Chavela, una serie de entrevistas sobre lo más relevante de la vida de la cantante.

En octubre de 2010 se presentó en el marco de la Feria Internacional del libro de la Ciudad de México y en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris. En abril de 2012 lanzó Luna grande, su último material que presentó ese mismo mes en Bellas Artes, para ella, el escenario más importante del mundo.

vargas5

En julio de 2012 viajó a España para presentar Luna grande en la Residencia de estudiantes de Madrid. Fue su última aparición pública en aquel país. Fue hospitalizada en España pero se recuperó y regresó a morir a México.

"Le dije adiós a Federico, les dije adiós a mis amigos y le dije adiós a España. Y ahora vengo a morir a mi país".


El domingo 5 de agosto de 2012 se dio a conocer su fallecimiento a través de su cuenta oficial de Tuiter.

Y te fuiste, Chavela, pero tu muerte no pasa desapercibida; hay llanto y se apagó la luz de tu cuerpo pero no de tu música, no de tu canto que remueve las entrañas y nos hace amarte a ti y a México. Junto a tu cruz, no tendrás paz porque aún te diviertes como en tu velorio. Aquí no se le niega nada a nadie, menos el amor. Por Dios que no te olvidaremos. Te queremos porque nos sales de las tripas, Chavela, y porque nos dueles hasta el tuétano. Adiós, vete que allá ya te esperan los que se te adelantaron porque eres un regalo que el cielo le dio a quienes se fueron antes que tú, así como decía Frida Kahlo. Que te vaya bonito, Chavela.

 


Referencias: