INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

"Como una especie de magia inútil", la catarsis de Florence Welch

26 de julio de 2018

Cultura Colectiva

Florence Welch ha dejado de rezar a los dioses con los brazos apuntando hacia el cielo para convertirse en su propia diosa

Si algo ha conseguido la música de Florence Welch, cantante del grupo británico Florence + The Machine, es transportarnos a su mundo con sus pasiones, miedos y trances desde la aparición del primero de sus discos, Lungs, en 2009. Esta artista, considerada una bruja de la música, pretende con cada uno de sus temas acercarse a la catarsis, como lo hacían los antiguos griegos en su ritual para purificar y eliminar las impurezas del ser humano.



Ahora, tras pasar tres años desde su última producción, Welch resurge de sus propias cenizas para mostrar al mundo su cuarto álbum, High As Hope, que fue precedido por la aparición de los singles "Sky Full Of Song", "Hunger" y "Big God". La primera de ellas la cantante la describió de la siguiente forma: "Fue una canción que cayó del cielo completamente formada. A veces, cuando estás actuando, te vuelves tan alto que es difícil saber cómo bajar. Existe la sensación de estar agrietado, corriendo sin parar, hacia afuera, hacia arriba, y deseando que alguien te detenga y te devuelva a ti mismo. Es un sentimiento increíble, celestial, pero de alguna manera solitario".



Con este disco algo ha cambiado. Florence Welch ha dejado de rezar a los dioses con los brazos apuntando hacia el cielo para convertirse en su propia diosa. Siempre ha brillado pero ahora la sensación que produce es diferente. Hoy lo hace con luz propia. Una luz que parte de los más profundo de su ser, de sus entrañas, y que puede resultar hasta cierto punto cegadora. Al ver sus nuevos videoclips, en especial en el caso del realizado para "Big God", uno tiene la sensación de estar ante una epifanía, una aparición. Lejos de querer glorificar o santificar a Florence antes de tiempo, esto es lo que hoy transmite artísticamente, camina a un palmo del suelo. 



Pero para llegar a este punto ha tenido que pasar por distintas etapas, algunas llenas de dolor y asperezas que ha ido volcando en sus canciones como forma de liberación. Su álbum How Big, How Blue, How Beautiful es un reflejo del recorrido de su odisea, que podría ser la de cualquiera, tras la separación de un amor tormentoso y el viaje que supone la superación de la pérdida. Nos habla de cómo el dolor queda como una parte valiosa de la vida, de intentar encontrarnos en él y sacar partido a la experiencia. Entre los elementos de sus videos que forman el cortometraje dirigido por Vincent Haycock, The Odyssey (2016), Florence renace del agua, símbolo de la purificación y la vida —símbolo que usaba ya en su álbum Ceremonials—, tras someterse a una etapa agitada, representada por demonios bailarines y con una gran presencia del poder de la naturaleza.



Tras este periodo, el hogar de Florence Welch se convirtió en un espacio para la reflexión donde componer sus temas. Una especie de santuario, un lugar al cual volver, en palabras de la artista. Para ella la música tiene en su definición una sensación física en el que camina hasta sentirse desbordada, y justo cuando todo está perdido, eleva su cuerpo frente al caos. La soledad es un elemento fundamental al que tuvo que enfrentarse, con el que dialogar y del que aprender para reparar su energía que finalmente fue sanada mediante la escritura. La mayoría de los temas musicales de su nuevo disco parten de anotaciones en sus diarios, que se habían transformado en canciones. "Hunger" (single principal del disco) es una letra que nos sumerge en ver la necesidad eterna de llenarnos, estemos vacíos o no, hasta la profundidad de nuestro espíritu y cómo los límites quedan difusos en esta hambre. Podemos ver una semejanza con estos versos del poeta Rubén Darío: "La torre de marfil tentó mi anhelo; / quise encerrarme dentro de mí mismo, / y tuve hambre de espacio y sed de cielo / desde las sombras de mi propio abismo. / Como la esponja que la sal satura / en el jugo del mar, fue el dulce y tierno / corazón mío, henchido de amargura / por el mundo, la carne y el infierno".



Por si fuera poco, el 5 de julio de 2018 vio la luz su primer libro de poemas, Useless Magic, de la editorial Fig Tree (Penguin). Para todos los amantes de los libros, cuenta con un club de lectura oficial, creado por una fan en 2012, llamado Between Two Clubs, donde ella misma participa y recomienda lecturas.

No sorprende la incursión Florence Welch en otros campos artísticos. El interés por otras artes ha sido palpable a lo largo de toda su carrera. En especial se puede sentir la influencia de los prerrafaelistas o del Art Nouveau, estilos por los cuales ella misma ha reconocido que se siente atraída. Esto, unido a su lado más personal, ha ido creando una experiencia estética de marca que es fácilmente reconocible no sólo en su música sino en todo lo que le involucra. Para finalizar nos quedamos con este fragmento del prólogo de su poemario: "Las canciones pueden ser increíblemente proféticas, como si fueran avisos subconscientes o mensajes a mí misma, pero a veces no sé lo que estoy intentando decir hasta varios años después. O es como si una predicción se hubiera hecho realidad y yo no hubiese podido hacer nada para evitarlo, así que es como una especie de magia inútil".


Escrito por Nieves Trijueque y Sandro Martín

***

Así funciona el amor. Es fácil de entender, pero difícil de sentir... o al revés. Estas bandas con el claro ejemplo de que un corazón roto puede emerger de las profundidades de la melancolía y convertirse en el semillero de un corazón que siente y se enamora en cada oportunidad. No hay nada de malo en entregarse a todos los seres que se atraviesan en la vida, y estas agrupaciones son el soundtrack perfecto para acompañar cada uno de esos instantes de felicidad, mariposas en el estómago y palpitaciones aceleradas.

TAGS: Mejores discos música crowdsourcing
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

22 fotos de Cecilia Suárez que demuestran es una gran actriz Clorofila: cuáles son las razones para incorporarla a tu dieta Apostasía: cómo renunciar a la Iglesia Católica en 3 pasos El día que Sean Penn conoció al Chapo Guzmán Té verde, razones para tomarlo y aprovechar todos sus beneficios Un cuento para no olvidar las grandes lecciones de amor que aprendí en Nueva York

  TE RECOMENDAMOS