La mujer que le canta y le llora a un país herido
Música

La mujer que le canta y le llora a un país herido

Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

14 de febrero, 2016

Música La mujer que le canta y le llora a un país herido
Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

14 de febrero, 2016


¿Quién le canta a un mexicano que se ha ido de su tierra y a los que con dolor los vimos partir? Una mujer que entiende que la frontera de México está más allá del Río Bravo. Nuestra sangre corre por las venas de Los Ángeles, California, Nueva York y de todos los mexicanos que residen en el país norteamericano. Lila Downs ha cantado a los migrantes y a los muertos, muestra de un país desgarrado por la guerra. Desperdigados más allá de la frontera de nuestro territorio, en Estados Unidos y México, su voz se escucha y toca los corazones de miles de mexicanos que claman: justicia, libertad, igualdad.

“Ya no quiero llorar de penas” dice Lila, quien de su primer disco “Tree of life” o “Árbol de la vida”, en el que abordaba las raíces indígenas oaxaqueñas a su disco “Border” y “Una Sangre” dio un salto para hablar de la situación social de México. Lila comenzó a cantarle a los migrantes y a todos los mexicanos sobre nuestra situación como país: la migración y corrupción; cuando se atrevió a hablar sobre la masacre de indígenas en Acteal, fue tildada de “comunista” por la derecha con el afán de acallar su voz.

LILA-DOWNS-mexico

Buscando sensibilizar con sus canciones, que ya no sólo son en español y mixteco, sino en inglés. Lila habla de México y su voz es expresión de lo que muchos mexicanos vemos y sentimos. Lila declaró que en su próximo disco lanzará sus “Cartas musicales” dirigidas a Estados Unidos para denunciar el racismo  del que son objeto los latinos. Su música ha sido un puente entre las tierras mexicanas y Estados Unidos, pues la comunidad latina que reside al otro lado de la frontera, ha adoptado a Lila como parte de una identidad que se reconoce en sus ritmos y sus letras.

lila downs

Para todos los mexicanos que están fuera del país, especialmente para la población migrante establecida en Estados Unidos, estar lejos de su tierra es una difícil afrenta cotidiana a su identidad. No sólo porque se ven acorralados por las políticas migratorias, el desprestigio mediático y el constante hostigamiento racista en trabajos y escuelas, sino por el desarraigo que implica estar lejos de su tierras.

La necesidad de sentirse de alguna manera vinculados a su patria y sus raíces, lleva a muchos mexicanos a agruparse en zonas y barrios de latinos.  Es por demás sabido que los vínculos de solidaridad entre la comunidad latina y migrante es muy sólido, no sólo porque así logran mejorar sus condiciones de vida y apoyarse, sino porque a pesar de estar pisando tierras extranjeras recuperan en comunidad sus costumbres, cultura y tradiciones. Parte de esa identidad está en las manifestaciones culturales, la comida, la lengua, la música, que son memoria y afirmación de su identidad. Por ello, la música de Lila ha constituido un puente para  la comunidad latina, que más allá de la frontera le sigue cantando a México.


Con el mismo corazón, los mexicanos más allá de las fronteras somos:
“Una sangre”


Para nuestra gente del color de la tierra:
“Brown Paper People”


Para tantos mexicanos que sienten el dolor en carne propia:
“Mi corazón me recuerda”  


Sobre el humo que encubre la masacre:
“Smoke”



Aunque estemos muy lejos, en ese rinconcito recordamos nuestra 
“Tierra de luz”



Para que nuestros sueños vayan más allá de
“La línea”



La conciencia llama a no llorar y a hacer
“Justicia”



Para Donald Trump:
“El burro”



Para que un día todo amanezca mejor:
“La patria madrina”



Porque esta tierra es nuestra tierra, aunque esté más allá de la frontera:
“Medley: Pastures of Plenty”




Para caminar despacito y  recordar que nuestro
“Zapata se queda”




Para los aman pero se encuentran lejos:
“Tu recuerdo y yo”



*
Te puede interesar:

10 bandas mexicanas que dominarán la escena musical
Pa’l norte: canciones inspiradas en migrantes


Referencias: