La música es cosa del diablo: músicos que vendieron su alma al demonio
Música

La música es cosa del diablo: músicos que vendieron su alma al demonio

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

2 de enero, 2019

Música La música es cosa del diablo: músicos que vendieron su alma al demonio
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

2 de enero, 2019

En el siglo XVIII el compositor Giuseppe Tartini era conocido por ser el único músico de renombre cuya óperas y sinfonías no eran escritas para la iglesia católica. Si eso no lo convertía en un gran hombre ante los ojos de la Iglesia, lo que sucedió después, menos. Durante un sueño, Giuseppe se encontró con el diablo, quien le pidió su violín y comenzó a tocarlo de tal manera que el músico sentía que se le iba el aliento. Despertó jadeando y sin perder un segundo corrió a transcribir toda la música que aún quedaba en su mente. "El Trino del Diablo", fue una de sus más importantes obras, pero él mismo dijo que no se acercaba en nada a lo que había escuchado en su sueño, que incluso su versión final hacía que quisiera romper su violín y abandonar la música por siempre. 


Tal vez ese no fue un pacto consensuado con el diablo, pero se acerca mucho más a grandes historias que existen acerca de esos contratos que algunos hacen con Lucifer a cambio de fama, dinero, talento o cosas que de otra forma (excepto con trabajo duro) podrían conseguir. Por eso las historias de los pactos con el diablo son tan específicas y ambiguas, ninguna puede ser real ante los ojos de la ciencia, pero sin duda, las siguientes se acercan demasiado al mundo de las sombras.

Niccólo Paganini (1782 - 1840)

Cientos de años hacen que una buena historia añeje de forma correcta, por lo que, el relato de la relación de Paganini con el diablo inicia desde que el músico tenía 10 años, cuando su madre supuestamente fue visitada en sueños por el demonio quien le dijo que su hijo sería el violinista más grande del mundo. Tal vez eso fue una mentira, pero se dice que desde ese momento, Paganini fue obligado a practicar 10 horas diarias. El rumor está más enfocado a su vida adulta, en la que el artista era tan virtuoso que muchos dijeron que fue el diablo el único que tenía la capacidad de invocar esos sonidos, por lo que era obvio que un pacto había sucedido. Dicen que siempre vistió de negro, que era tan feo debido al pacto que la forma en que conseguía mujeres era gracias a la belleza de su música e incluso se cuenta que durante un concierto una cuerda de su violín se rompió y justo cuando la gente se veía decepcionada por el mal recital al que habían asistido, la técnica sobrenatural del hombre lo llevó a tocar de tal forma que el sonido no se vio afectado. 


pacto con el diablo paganini

La fama llegó con más fuerza gracias a esos rumores que él no desmintió y si la descripción de un rockstar es tener mucho sexo gracias a su talento, tocar virtuosamente y generar rumores a partir de su apariencia y vida personal, Paganini fue el primer gran rockstar de la historia, pues sus conciertos lo convirtieron en el músico mejor pagado del momento. 


Tommy Johnson (1896 - 1956)

Johnson fue uno de los primeros exponentes del blues norteamericano, su carrera estuvo marcada por el Delta Blues típico de Mississippi. Johnson vivió ese triste estereotipo del músico atormentado (mucho más tratandose de blues) por lo que no es sorpresa que desde 1910 ya tuviera problemas de alcoholismo, una agraciada voz con la que presentaba notas en falsestto y una asombrosa habilidad para tocar la guitarra. Los años veinte fueron su momento en la cima, pero las siguientes dos décadas también significaron una buena trayectoria. Finalmente murió en 1956 de un ataque al corazón y en los años setenta comenzó la leyenda de que había vendido su alma al diablo. Fueron los hermanos Coen con la cinta "O Brother Where Art Thou?" que revivieron la historia.


Robert Johnson (1911 - 1938)

27 años, 29 canciones y un legado inigualable. Si el caso de Tommy suena bastante parecido al de Robert es porque primero fue atribuido a Tommy, pero la historia siempre puede ser modificada así que con el paso de los años, la ficción de Robert gustó más gracias a su contexto. Un hombre se encontró en la carretera 66, cerca de la plantación Dockery, en ese lugar se le acercó un hombre diciendo ser el diablo, a quien Johnson le dio su alma a cambio de convertirse en el músico de blues más grande. Johnson murió a los 27 años bajo sospechosas causas que no terminan de ser aclaradas. Algunos creen que la botella de whisky que bebió horas antes de morir fue envenenada por un marido celoso, pero lo que sí es claro es que su muerte marcó el mito del músico que muere a los 27 años, y él, al ser considerado el abuelo del rock, no podía pasar al más allá sin una gran historia. 


Bob Dylan (1941)

Dylan ha sido un poco más obvio en este tema, pero a la vez fue muy cauteloso de no decir que trabajaba bajo las ordenes de Satán. En una importante entrevista para "60 Minutes", Dylan declaró que trabajaba porque se lo debía "Al jefe" y el entrevistador preguntó que de quién hablaba y Dylan simplemente dijo que el gran jefe de esta y la otra vida. Esto bien podría referirse a Dios o al diablo. Aunque también es notable que Dylan es un hombre que no soporta dar malas entrevistas por lo que al encontrarse con preguntas genéricas como "¿por qué sigues tocando?", lo más probable es que su respuesta fuera irónica y ácida. 


Led Zeppelin

Muchos músicos han sido considerados amantes del demonio por sus letras, algunas implícitas como las de Iron Maiden y otras más discretas como las de Black Sabbath. Sin embargo, es Zeppelin la banda que se lleva el premio mayor gracias a uno de los himnos del rock más grandes de la historia. "Stairway to Heaven" no es una simple canción, es una obra de arte que desde el momento en que se posicionó como un gran tema, fue atacado por mucha gente debido a que la letra supuestamente contenía versos satánicos, desde el inicio en el que hablan de una misteriosa mujer, hasta el final siete minutos después. La historia del proceso creativo de la canción tampoco ayudó mucho a la banda. Ellos constataron que la canción giraba en sus cabezas, pero que de un momento a otro, Plant que se encontraba con la cabeza contra la pared, de pronto entró en una especie de trance a escribir gran parte de la letra y a continuación a cantarla con su poderosa voz. 


Led-Zeppelin

Vender el alma al diablo siempre será algo tentador pues sabemos que de existir lo sobrenatural, Dios nunca haría un trato de ese tipo. La fama, el dinero, el reconocimiento; todo eso está en contra de los preceptos de Dios, pero Satanás no tendría problema en hacer algo así. Además de estos rumores, hay algunas personas que consideran que los Rolling Stones tenían una simpatía por el diablo que iba más allá de la música y que Mick Jagger era el más cercano a una relación con él. 


***

Te puede interesar:

 6 discos para decir "Vete al Diablo"
Libros para invocar al demonio 


Referencias: