PUBLICIDAD

MUSICA

La peor canción de Korn, de acuerdo con Jonathan Davis

‘Follow the Leader’ fue un gran disco, pero incluye una canción que los miembros de Korn prefieren olvidar.

Vivimos en una época en la que grandes artistas de las últimas décadas pueden mirar atrás y, por fin, reconocer que no todo lo que hicieron les enorgullece: ahí está, por ejemplo, Bono, quien aceptó que la mayoría de las canciones de U2 le dan un cringe tremendo y no puede escucharlas sin sonrojarse. Ahora, una de las bandas más importantes de finales de los 90 y principios de este milenio, Korn, también tiene a su vocalista aceptando que hay ciertas canciones que desearía no haber grabado.

En entrevista con Metal Hammer, Jonathan Davis aceptó que “All in the Family”, que grabaron en 1998 con Fred Durst de Limp Bizkit, “es la peor canción del mundo”:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Es horrible”, dijo. “Estábamos todos borrachos en el estudio y yo estaba intentando rapear. En ese momento nos la pasamos bien, pero ahora solo me da mucho cringe. No tengo nada contra Fred, ¡solamente la canción apesta! Estábamos muy ebrios. No debió salir en el disco”.

Jonathan Davis tiene razón: además de un intento vergonzoso de rapear y una participación muy “meh” de Fred Durst, la canción incluye varios insultos homofóbicos que son parte de las razones por las que la banda dejó de interpretarla en vivo. Korn ha tocado canciones de ‘Follow the Leader’ unas 3,600 veces. Sin embargo, como apunta Loudwire, solo han tocado “All in the Family” 26 veces en su historia... y no volvieron a hacerlo después de 1998.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si no recuerdas lo realmente mala que es esa canción, aquí te la dejamos:

Por otro lado, ‘Follow the Leader’ fue el disco que marcó a muchos adolescentes de la época e incluyó éxitos que hasta la fecha recordamos (y que están haciendo su comeback en TikTok) como “Got the Life” y “Freak on a Leash”, con su video dirigido por el legendario Todd McFarlane:

Podría interesarte
Etiquetas:Rockmetal
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD