PUBLICIDAD

MUSICA

Las canciones más tristes de R.E.M. para llorar en silencio

Orgía de estereotipos rotos, sonidos emergentes y colores exorbitantes. Rostros andróginos de los músicos que enloquecían a las chicas. Melenas largas, tacones altos y maquillaje exagerado. Así eran los 80, aunque al fondo de toda la parafernalia de colores se encontraban trabajando en silencio cuatro chicos que formarían una de las agrupaciones más complejas de la industria musical: R.E.M.

Bajo la sombra de toda la pretensión que emanaban los demás, el cuarteto se aventuró a contradecir a la radio y por mas intentos fallidos que hubo por hacerlos cambiar, se mantuvieron alejados del new wave, el glam metal y el pop, géneros que dominaban el mundo. Toda la década se mantuvieron con un bajo perfil, hasta que fue imposible no voltear a verlos quitando tanta melena rubia del camino. En 1991 su álbum "Out of Time" se colocó en los primeros lugares gracias al himno que guarda con recelo: 'Losing my Religion'. Este sorpresivo éxito convirtió a R.E.M en una clásico de la música. Su popularidad creció al grado de convertirse en la banda más escuchada en la radio mundial y se posicionaron como el glorioso respiro que la música cedió al mundo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Al cabo de un tiempo, en 1992, llegó "Automatic for the People", disco que incluye en su tracklist la canción más triste de la historia según los críticos: 'Everybody hurts'. Y entonces, el mundo rompió en llanto. El tema reza frases conmovedoras y estéticamente bellas que logran sacarle un par de lágrimas hasta a los más duros. Pero, ¿por qué? Quizá sea el arreglo de cuerdas hecho por John Paul Jones, la voz de Stipe o el contexto en que la escuchamos, pero no cabe duda que nos deja sumidos en melancolía y desconcierto.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Gracias por existir, R.E.M", dictamina Rob Sheffield, uno de los críticos musicales más importantes en la actualidad. No sólo se atrevieron a desafiar a toda una década y sus representantes, sino que crearon un concepto propio que incluía una nueva manera de sentir y vivir la música. Sus seguidores no cantaban al unísono "oh baby" ni tampoco imitaban su aspecto. Ellos iban a los shows y compraban sus álbumes con la firme idea en la cabeza de que R.E.M es mucho más que un éxito radial. Sus canciones evocan una serie de sentimientos que los hicieron posicionarse como la banda con más canciones tristes en su haber, según el propio Sheffield y nos lo demuestran con "It's the End of the World As We Know It".

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es difícil entender la música sin la presencia de la banda y cómo es que crearon su propio estilo musical, que hoy podríamos denominar como indie o rock alternativo. Claro, en aquella época no se conocía así, le debemos la creación del estilo a la banda liderada por Michael Stipe. Muchas de las agrupaciones que sobresalen en el medio han tenido como inspiración primaria a R.E.M.

A diferencia de otras bandas, ellos estaban interesados en decir lo que pocos se atrevían, desde el sentimiento de pertenencia a algún sitio, hasta el desapego emocional que además de difícil, duele. Entonces el grupo se pregunta si todo en lo que creemos es real. 'Man on the Moon' es una sutil crítica a todo lo que se nos plantea como verdadero y nunca sabremos si lo es o no.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Luego de la partida de Bill Berry, la banda continuó con su camino. Ante tal situación, recibieron críticas duras a las que solamente respondieron con "debemos seguir". Y entonces, las opiniones negativas le llovían al ahora trío. Con una notoria diferencia en el sonido, R.E.M trató de seguir un nuevo camino y "Around the Sun" lo demuestra. Al escucharla, el ambiente te envuelve en un mood triste, pero con un hilo de esperanza, característico de su línea musical.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sheffield y otros críticos musicales coinciden en que son precisamente las canciones deprimentes las que hicieron de R.E.M un escalón importante para superar en la música. A pesar de ser melodías tristes que evocan una atmósfera de desesperación y cansancio emocional, son el sonido que define al grupo. Por ello, cuando Berry abandonó la banda y R.E.M continuó con su trabajo, el cambio sonoro fue tan evidente que "Reveal" y "Around the Sun" no fueron precisamente los discos que la crítica acuñó con más cariño. No obstante, 'I'll take the Rain' y 'Afthermath', canciones que están en los tracklist, siguen manteniendo la línea melancólica.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así, R.E.M se mueve entre las diferentes formas de melancolía que puede haber. Desde una tristeza profunda hasta un mal día. Lo mejor que pudo haber hecho la banda, además de darnos canciones para llorar a gusto luego del rompimiento con la pareja, las malas jugadas de la vida o un día complicado en el trabajo, es haber terminado a tiempo. Dicen que "o te vas a tiempo para convertirte en leyenda o vives lo suficiente par convertirte en villano". R.E.M supo retirarse de manera oportuna y dejarnos el catálogo de las canciones más deprimentes; "lo arrojaron al suelo, para nosotros. Esa es una parte esencial de su grandeza", dictamina Rob Sheffield.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

**

¿Habías notado todas las referencias artísticas en el video de 'Losing My Religion'? 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Tal vez pienses que éstas canciones no te harán llorar, pero este playlist le saca una lágrima hasta los hombres más duros.

*

Referencias: 

rollingstone.com

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

20minutos.es

Podría interesarte
Etiquetas:canciones
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD