La guerra del volumen que podría estar acabando con la música
Música

La guerra del volumen que podría estar acabando con la música

Avatar of Leon Felipe

Por: Leon Felipe

4 de abril, 2017

Música La guerra del volumen que podría estar acabando con la música
Avatar of Leon Felipe

Por: Leon Felipe

4 de abril, 2017



Para la música, sobre todo la electrónica, la tecnología ha abierto nuevos campos de investigación y desarrollo, pero detrás de todo los avances se encuentra un retroceso físico en nuestro oído. La involución sonora no es algo que le preocupe mucho a las personas y no porque no les interese su salud auditiva, simplemente no hay el conocimiento necesario para que el público melómano puede defenderse ante esta desastrosa situación.

Los años 80 fueron una época dorada para la música disco. El boom ocasionado por el house inspirado en muchas de las bandas del funk club disparó exponencialmente la producción de vinilos. Los artistas y las disqueras comenzaron una poderosa contienda que aún tiene presencia en muchos de los ábumes que oímos de cualquier género, llamada "loudness war" o guerra del volumen.

Loudness war fue el término que se le dio a la sobrecompresión de tracks y pérdida de rango dinámico, que tenía como objetivo vender muchas copias de algún vinilo. “Lo más fuerte vende más” era el lema de muchas compañías. ¿Por qué sucedió esto? ¿Qué tiene que ver la fuerza de una pieza con la venta de un disco? La presentaciones de las bandas en vivo cambió la forma en que las personas percibían la música. La arquitectura de los teatros ya no era suficiente, por lo que aparecieron amplificadores, buffers, etc., que hacían resonar el rock más allá de su capacidad física. Los instrumentos eléctricos permitieron que tan sólo cuatro individuos lograran sonar con la fuerza de una sinfónica.

Rápidamente las compañías discográficas supieron capitalizar el éxito que tenían los conciertos en vivo de la cultura pop, por lo que fue necesario revivir en el espectador la sensación de estar enfrente de tu banda favorita. Y ¿qué mejor manera que aumentando los decibeles del track?


música noise


Sentirse en un concierto en vivo desde la comodidad de tu casa sólo fue el comienzo para aumentar el volumen de los track. Esto no quiere decir que todos los discos de rock hayan pasado por este proceso; sin embargo, muchas bandas, incluso actuales, que no se mencionarán para no causar polémicas, han caído en esta falacia.

La aparición de la música electrónica dio el último paso para comenzar la guerra, ya que una de las premisas del género es tener un track poderoso que resonara en las vísceras del espectador. Surgieron muchos estudios independientes que, por falta de información, empezaron a incrementar los decibeles de sus tracks para impactar en su audiencia, y obviamente los monopolios musicales (disqueras) debían competir con esto.

¿Qué es lo que han sacrificado los artistas y las disqueras durante esta guerra? Todo apunta al rango dinámico. Ahora la música suena, pero no tan bien. La pérdida de rango ha mandado la dinámica del sonido por el caño sólo para retumbar en los eventos e incrementar ventas.

La fatiga auditiva sólo es el comienzo de algo que podría transformar la música en un arte muy comercial a ser un virus para el oído humano. Aún nadie se ha dado a la tarea de visualizar el daño que puede ocasionar. Y los más triste es que seguimos consumiendo música que suena feo y no nos importa. Según La Jornada, “de acuerdo con el IMSS, en México 27 % de la población sufre algún deterioro auditivo transitorio o permanente, y el porcentaje podría triplicarse los próximos años".

Ante la creciente demanda de la música, las disqueras han caído en un círculo vicioso que va incrementando su diámetro de sobrecompresión más rápido. Antes los sencillos duraban meses en las listas de éxitos; ahora sólo duran días o en el mejor de los casos una semana, lo que acelera el aumento de decibeles en los tracks, ocasionando que el problema se vuelva viral.





Afortunadamente hay quienes luchan para erradicar el loudness war. Después de todo, el oído es un aparato sumamente importante para nuestra vida cotidiana, más allá de que vivimos en una época en que los mensajes auditivos cuentan con mayor impacto que cualquier texto o artículo, por lo que debemos empezar a tener más conciencia del paisaje sonoro en que vivimos.

Para culminar, vale la pena revisar como ejemplo el caso de Metallica, ultrafamosa banda que cayó en esta loca y silenciosa guerra. Death Magnetic, su noveno álbum de estudio, fue uno de los más criticados en el año de su lanzamiento, 2008, debido a su sobrecompresión.





Por otra parte, Master of Puppets (1986), su tercera producción de estudio, es una aclamada obra maestra en cuanto técnica musical e ingeniería en audio sin necesidad de incrementar sus decibeles, por lo que el sonido se percibe nítido y potente en sí mismo.





***

La música ha estado con nosotros desde el inicio de la humanidad. Si bien ha cambiado mucho a lo largo de los siglos y constantemente se ve envuelta en diatribas de distintas índoles, es muy difícil que desaparezca. La música siempre sobrevive.


Referencias: