Música

M.I.A. música del segundo mundo

Música M.I.A. música del segundo mundo

Música electrónica mezclada con ritmos tribales, polifonía bailable y pegajosa, aunque de protesta, letras poco complicadas y fáciles de recordar sin importar el alto contenido político y social inserto; por medio de sus canciones, M.I.A. deja fugar al fantasma del tercer mundo y lo sitúa donde todos lo podamos ver de manera inofensiva.

 

 

Matangi (2012), Maya (2010) y Kala (2007), producciones musicales que continúan con la línea sonora y temática con la que M.I.A salió a la luz pública con Arular (2005) , letras llenas de crítica al capitalismo, a las diferencias raciales, a la situación económica, violencia, etc. Su música sigue procurando un espacio al desquicio del mundo en las melodías en vez de endulzar la vida con contenidos llanos. 

 

 

La temática se da desde un cambio de la conciencia en la relación donde se produjo: la experiencia personal de Maya Arulpragasam, mejor conocida como M.I.A., durante su estancia en Sri Lanka donde vivió su infancia en pobreza extrema y su estancia en India y Londres como refugiada política con su familia (su papá Arul Pragasam era líder de una guerrilla estudiantil, al vivir perseguidos en Sri Lanka, deciden huir del país), ya que engendra sus contenidos desde la mixtura de diferentes culturas. La experiencia histórica que M.I.A. construye se hace desde el olvido de la anterior y la anexión del presente a partir su sentido del mundo racionalizado en su experiencia de los conflictos bélicos, raciales y desplazamiento; deja a lado los orígenes y se va a los fundamentos del Estado democrático: lo trágico, lo político y lo poético. 

 

 

En el espejo de los fundamentos se refleja lo trágico en la creación de relaciones con el otro a modo de catarsis del tercer mundo; en esta época de la otredad recupera la voces de los vencidos, los olvidados, sus sistemas de organización (La letra de “Sunshowers” de Arular (2005) menciona a la Organización de Liberación Palestina [P.L.O. En inglés] y su persistencia) y su economía (lo político) fusionando ritmos creados y pensados para la élite hegemónica (lo poético, la pregunta por el otro); mezcla que da como resultado un híbrido de gusto intermedio, M.I.A. crea un segundo mundo.

 


Referencias: