Los mejores discos indie de 2015
Música

Los mejores discos indie de 2015

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

6 de diciembre, 2015

Música Los mejores discos indie de 2015
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

6 de diciembre, 2015


Las listas de lo mejor del año son realmente necesarias para delimitar qué tanto te gustó a lo largo de 12 meses y darte cuenta que lo más escuchado no siempre es lo mejor. Hace solamente unos días, Spotify publicó la lista de lo más reproducido en 2015 y en México Julión Alvarez fue el indiscutible ganador. ¿Realmente alguien la recordará como la mejor canción del año? No, son dos historias diferentes. Los mejores discos, las mejores canciones realmente salen de quienes buscaron un sonido fresco, que marca la época en la que vivimos y que con el paso de los años serán recordados como lo mejor que sucedió en un periodo determinado.

vinil 

El mundo de la música independiente dejó de representar a un pequeño nicho de bandas que amaban el concepto del Do it Yourself. Hoy es una bestia imposible de clasificar debido a la capacidad de las disqueras de producir música de calidad a un bajo costo. Esto tiene un lado negativo que es la creación de miles de canciones sin relevancia artística, pero por otro lado, los que aprovechan esa oportunidad y hacen algo con un talento extraordinario logra trascender rápidamente gracias a la magia de Internet. Estas son las mejores publicaciones de la música indie en 2015.

 

Dawes – All your favorite bands 

La banda angelina sacó su cuarto disco este año y con ella reafirmaron lo que hicieron con su disco Stories Don't End de 2013, que son una banda consolidada capaz de tocar los tonos folk del centro de su país y combinarlos con el ecléctico y rápido ambiente de California.
Indispensables: “When my time comes” y “Things Happen”.

 

Parquet Courts – Monastic Living

La era de experimentar es ahora y el disco de Parquet Courts lo afirma desde el inicio de su EP. El sonido está perdido en la estética punk y el sonido experimental que los caracteriza. Piezas instrumentales permean la mayoría del disco provocando distintos ambientes que pueden llegar a ser bastante perturbadores si no estás acostumbrado a este tipo de música.
Indispensables: “No, No, No!” y “Alms for the poor”.

 

Sufjan Stevens – Carrie & Lowel  

El séptimo disco de Stevens puede ser el mejor hasta el momento. Este disco marcó su regreso a un sonido más tranquilo y folk. Perfecto para musicalizar una película dramática o juvenil, la música de Carrie & Lowel es tranquila, pero nunca se siente aburrida ni tediosa y la voz del músico permite que todos sueñen despiertos con sus letras.
Indispensables: “Should have known better” y “The only thing”.

 

Sleater-Kinney – No cities to love 

Con 21 años de carrera, esta banda estadounidense han regresado después de nueve años con su característico estilo, pero adaptado perfectamente para sonar en 2015. Las letras de sus canciones continúan siendo contestatarias y antisistema, y aunque no son tan agresivas como antes vale totalmente la pena analizar cada una de ellas y recibir una cátedra poética acompañada de muy buena música.
Indispensables:”Bury our friends” y “Surface envy”.

 

The Amazing – Picture you 

The Amazing tuvo un fructuoso comienzo. En sus primeros tres años lanzaron tres discos de estudio, pero después la banda dejó de producir por cuatro años. 2015 significó el regreso de la banda y su disco Picture you realmente hizo que cuatro años de silencio valieran la pena. Muy buena comunicación entre los integrantes es lo que permite que cada instrumento tenga la sutileza perfecta para acompañar las voces de Reine Fiske y Anna Järvinen.
Indispensables: “Circles” y “Broken”.

 

Heartless Bastards – Restless ones

 

Partisan Records publicó el quinto álbum de la banda en junio de este año. Su sonido crudo los convierte en lo que los Black Keys llegaron a ser con Brothers o El Camino. Heartless Bastards se atrevió a experimentar un poco más en este disco, pero los resultados se agradecen y demuestran que salir de lo común es lo que siempre hace que exista buena música.
Indispensables: “The fool” y “Wind up bird”.

 

Toro y Moi – What for 

Chazwick Bundick lanzo uno de esos discos que son perfectos para amenizar cualquier tarde e incluso el inicio de una noche que se encamina a la perfección. Su presentación en SALA este año fue de lo mejor que sonó en ese recinto de la Roma (claro que Jamie XX fue el campeón indiscutible) y no podemos esperar para la siguiente visita, que esperamos, sea con otro disco nuevo.
Indispensables: “Buffalo” y “Lilly”.

 

The View – Ropewalk 

De Escocia para el mundo The View regresó con su ecléctico sonido que combina punk, pop, rock alternativo y folk. La característica voz de Kyle Falconer y la banda a la que lidera tuvo la ayuda de Albert Hammond Jr. de The Strokes en esta ocasión y aunque The Strokes no son la mitad de lo que eran hace 10 años, la experiencia de Hammond sirvió mucho a The View en Ropewalk.
Indispensables: “Under the rug” y “Voodoo Doll”.

 

Deerhunter – Fading Frontier

Los headliners del festival Nrmal en 2016 llegarán presumiendo ser una de las bandas más importantes del 2015 gracias a su último disco. Entre la experimentación del rock progresivo y un sonido cada vez más pop, Deerhunter se ha ablandado para llegar a más escuchas, pero eso no es algo que moleste. Sus canciones prometen convertirse en los himnos de la juventud en unos cuantos años.
Indispensables: “Living my life” y “All the same”.

 

Beach House – Depression Cherry  

Suficientemente lento para hacer que más de uno se quede dormido, pero al mismo tiempo bastante introspectivo que si al escucharlo puedes entender que su música es más que lo que escuchas. Beach House tiene un espectro más allá de lo que nuestros oídos alcanzan a percibir y sus canciones se quedan en nosotros incluso días después de haberlas escuchado.
Indispensables: “Levitation” y “ppp”.

***
Te puede interesar: Los mejores discos de la primera mitad del 2015


Referencias: