PUBLICIDAD

MUSICA

Alguien compró el horrible inodoro de Lars Ulrich y ahora será exhibido en un museo de Dinamarca

¿Recuerdas el retrete del baterista de Metallica? Ahora será parte del Museo de Ripley en Copenhague.

Una escalofriante imagen le dio la vuelta al mundo el año pasado: un inodoro fabricado por un artista fan de Metallica, con la figura de su baterista Lars Ulrich, completamente funcional. La pieza permaneció exhibida en Tampa, Florida hasta hace muy poco. Ahora el retrete va en camino a Copenhaghe (la tierra natal de Ulrich), para ser parte de la colección del Museo de Ripley.

Sí, el inodoro de Lars Ulrich ya no será usado como tal y, más bien, será pieza de museo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si hasta ahora has tenido la suerte de no toparte con el infame inodoro a través del Internet, a continuación te dejamos una fotografía. Nótense las baquetas en las manos del personaje, así como la camiseta que dice “Lars Ulrich” (porque, sin esa aclaración, podría tratarse de cualquier metalero común y corriente):

Y aquí una imagen del inodoro en su hábitat natural que es, pues, un baño:

Y, ¿a quién se le ocurrió “esculpir” una obra como esa? El crédito es del artista Prince Midnight: un músico de Tampa, famoso porque también construyó una guitarra llamada “Skelecaster” con los huesos de su tío a manera de homenaje, pues este le enseñó el camino del metal. Midnight ha declarado que el inodoro de Lars no es una broma: “Este retrete fue construido por un superfan de Metallica”, aseguró al Tampa Bay Times. “Ellos escribieron las primeras canciones que significaron algo para mí”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Pude haber hecho una pintura o una escultura tradicional, pero a nadie le habría importado, y esa no es la clase de arte ni de performance que suelo hacer”, dijo el artista. “La primera banda que amé fue Metallica. Incluso fui a verlos hace un par de años junto con Lamb of God, así que la pasión no se ha desvanecido”.

La pieza tributo a Metallica de Prince Midnight será exhibida permanentemente en una sala del Museo de Ripley en Copenhaghe, Dinamarca, llamada “Odditorium”: una zona dedicada a los objetos más extraños del mundo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD