Música

Mono, Himno al Viento Inmortal

Música Mono, Himno al Viento Inmortal

“Mi viaje siempre me trae al lugar entre la vigilia y el sueño, un paisaje de recuerdos, donde tú y yo nos encontramos una y otra vez”.

 

Existen muchos discos conceptuales en la historia de la música. La idea nace por la iniciativa de bandas de rock progresivo con un mensaje qué transmitir y cuyas ideas tan grandes, no cabían en un simple formato de una canción de tres minutos sólo para que pudiera sonar en la radio. Con el nacimiento de nuevos géneros musicales, más álbumes conceptuales surgieron, ese fue el caso de Mono con Hymn to the Inmortal Wind. Uno de los discos de post-rock más hermosos de los últimos tiempos. 

 

 

Mono es una banda japonesa formada en 1999. Mientras estaban con Tzadik Records sacaron sus primeras dos producciones, pero al crear su sello independiente, Temporary Residence Limited, sacaron sus siguientes discos de estudio que les dieron nombre dentro de la escena post-rock. Su música tiene influencias de shoegaze, noise, música clásica y hasta Led Zeppelin, como diría Goto, uno de sus dos guitarristas. Aunque la última influencia no se refleja en su música, sí goza de un balance entre distorsión y actitud. El sonido con un deje minimalista e instrumental de la banda da para recrear muchos paisajes e historias, pues la fuerza de su música es impresionante, tanto, que a la banda se le conoce también como “la banda sonora del fin del mundo” por toda la carga emotiva que poseen sus canciones. 

 

Hay canciones que se sienten como si un meteorito estuviese a punto de caer en la tierra y en medio del caos generado por el pánico anduvieras buscando a quien más amas para pasar los últimos minutos de vida juntos antes de que el planeta sea devastado. Es música sin dudas pesada, sin hablar de heavy metal, más bien sería ‘pesado’ como lo era la majestuosa música de Beethoven para el género de la música clásica.

 

 

La banda estaba cerca de celebrar su décimo aniversario y querían hacerlo a lo grande, con Gone (2007) tocan una temática basada en los hechos de Hiroshima, pero retomaron mejor el concepto cuando lo trabajaron para la producción Hymn to the Inmortal Wind (2009), un disco que es totalmente instrumental pero que por cada canción hay una historia que está transcrita e ilustrada en el booklet que viene con el álbum; sin duda, una manera diferente de hacer concepto en la música. 

 

Mono nos cuenta la historia de dos chicos que cometen suicidio para no vivir en el mundo que les dejaron luego de Hiroshima y que, según algunas interpretaciones, dichas almas reencarnan y siempre están en búsqueda uno del otro. Los simbolismos de la historia están ilustrados en el libro anexo al disco, ambos aspectos estuvieron a cargo de la artista Heeya So, quien junto a Goto, elaboraron el concepto. Luego Mono le pondría la música y el resultado es una obra épica con una sección de orquesta incluida que cuenta una de esas historias conmovedoras que tiene hasta potencial para la gran pantalla. En este video que hicieron para Follow the Map, se notan varios simbolismos que se cuentan en la historia, como el círculo de piedras o un árbol rodeado por otro círculo. Cosas que se entienden al leer la historia. 

 

 

Con el impacto que tuvo el disco, la banda decidió llevar las canciones en vivo a su show conmemorativo de su décimo aniversario grabado en Nueva York. El show llevó por nombre “Holy Ground: NYC Live with the Wordless Music Orchestra”. 

 

 

Luego de este disco Mono se mantuvo en silencio, hasta hace poco que anunció la salida de su siguiente LP llamado For My Parents (2012), que mantiene elementos característicos de su música. Pero es Hymn to the Inmortal Wind, por concepto y música, el mejor trabajo hasta la fecha de la banda japonesa, es quizá uno de los mejores discos conceptuales de la década y probablemente el mejor disco de post-rock de los últimos 10 años. 

 

 

“No estamos atados por el paso del tiempo. Bajo cada capa de este recipiente al que llamamos cuerpo, yace sólo el alma, donde viven los recuerdos”.

 


Referencias: