No conoces a Jack Kerouac si no has escuchado la música que sus textos esconden
Música

No conoces a Jack Kerouac si no has escuchado la música que sus textos esconden

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

27 de enero, 2016

Música No conoces a Jack Kerouac si no has escuchado la música que sus textos esconden
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

27 de enero, 2016


En la primer temporada de “Mad Men” una de las amantes de Don Draper dice que seguramente Jack Kerouac cancelará su aparición en un show de televisión nuevamente. Un pequeño chiste insertado en la serie que muestra mejor que nadie lo que era la vida en los años sesenta en Nueva York. Esa pequeña referencia a más de cuarenta años después de que el escritor apareciera (o no) en distintos programas de televisión muestran la popularidad que uno de los representantes de la contracultura estadounidense tuvo en esa época.

jack kerouac mad men 

El término hipster, hoy puede ser usado erróneamente, pero no hay duda que es una palabra con la que se le relaciona a Kerouac y por la que su literatura volvió a tener mucha influencia en la última década, pero en los años sesenta más que una moda era una sensación. Él representaba la dignidad americana rebelada. Un hombre blanco que decía no a los lujos, no a los convencionalismos y no a lo que los demás piensen. Los hippies se rebelaron de la autoridad en los años sesenta y Kerouac ya llevaba haciéndolo 20 años. Él dejó la oportunidad del trabajo de oficina por el horizonte de la carretera, se alejó de la música convencional para enfocarse en el nuevo jazz que estaba naciendo en los barrios de la gente negra y repudió la religión católica por conocer la lejana espiritualidad budista.

Jack Kerouac 

El bebop fue crucial en su vida. Ese nuevo tipo de jazz representó todo lo que el escritor buscaba: improvisación, música, arte y alma. El bebop fue su música y su musa, por lo que al desarrollar su literatura buscaba hacer algo parecido. Ese fue el momento en que su método de escritura espontánea nació. Las palabras fluían y el las escribía, no había tiempos para correcciones o contratiempos, los dedos iban a toda velocidad; de tecla en tecla y de palabra en palabra es como vivía el escritor, siempre en un presente perpetuo.

 Jack Kerouac scroll

Lo que muchos no entendieron fue que toda su literatura estaba secretamente musicalizada. No por una pieza en particular, pero tanta influencia jazzística hizo que el escritor creara sus textos para ser leídos en voz alta, para ser musicalizados con jazz y así encontrar en la dicción el verdadero sonido de la literatura. En alguna ocasión Truman Capote dijo sobre el trabajo de Kerouac: “Eso no es escribir, es mecanografiar”, él fue uno de los que no entendió lo que el oriundo de Massachusetts intentaba, dotar la retórica literaria de jazz para así llevar el arte a otro nivel.  

Afortunadamente hay quienes sí lo notaron. Personas como Steve Allen (presentador televisivo y compositor) creían en el arte de Kerouac, en esa prosa espontanea acompañada de música, por lo que lo invitó a su programa a leer un extracto de su libro y después incluso grabaron un álbum juntos en el que Kerouac leyó distintos poemas, historias, haikús y más.

jack keroauc steve allen 
Su primer disco “Poetry for the Beat Generation” fue grabado con Steve Allen en el piano. Sus canciones son más bien poemas largos que se asemejan a la prosa de sus novelas. Escucharlo es viajar en el tiempo a los años sesenta. Escuchar los trenes, las marchas, la segregación y más; tal como lo dijo Dickens: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos: la edad de la sabiduría, y también de la locura”. Puede que las novelas de Kerouac sean las más famosas, pero los siguientes tracks demuestran que no basta con sentarse y leer en silencio al autor. El creía que tal como era en la época de Homero, las letras debían exclamarse, ser liberadas con la potencia de la voz para que la dicción, acompañada de la música, realmente tuviera un impacto.

 
Puedes escuchar el disco completo aquí 

Su segundo disco es “Blues and Haikus” lanzado en 1959. Aquí estuvo acompañado del saxofonista Al Cohn y Zoot Sims. A diferencia de la poesía y el jazz, aquí se nota la influencia oriental de Kerouac que inmortalizó en muchos haikus que aquí declama. Fue ese tipo de poesía con el que también inmortalizó su estancia en la Ciudad de México en el libro “Mexico City Blues”.


Puedes escuchar el disco completo aquí 

Su último disco fue “Readings by Jack Kerouac on the Beat Generation”. A diferencia de los discos anteriores, aquí había que enfocarse en la dicción de Jack Kerouac y dejar que esa fuera toda la música que necesitábamos. Un final perfecto para un hombre que creía que la poesía era música y que se esforzó hasta el final para mezclar dos de las más importantes bellas artes.


Puedes escuchar el disco completo aquí 

***
Te puede interesar:

Jack Kerouac y sus 20 consejos de vida

Ken Kesey y la prueba del LSD

***
Fuente: Open Culture


Referencias: