Cosas que creías saber del violinista que vendió su alma al diablo
Música

Cosas que creías saber del violinista que vendió su alma al diablo

Avatar of Sebastian Fernandez

Por: Sebastian Fernandez

4 de mayo, 2017

Música Cosas que creías saber del violinista que vendió su alma al diablo
Avatar of Sebastian Fernandez

Por: Sebastian Fernandez

4 de mayo, 2017




En "El retrato de Dorian Gray" Oscar Wilde escribe: "cada uno de nosotros tiene el Cielo y el Infierno dentro de sí". Genio y locura, la luz y la oscuridad, el poder de la creación y el castigo de la autodestrucción, todos estos elementos se integran dentro de los artistas más grandes de la Historia. De entre todos los grandes músicos, uno de los que más destacan
tanto por su enorme talento como por su controversial vida es el violinista italiano Niccolò Paganini. Nacido en Génova en 1782, Paganini demostró ser un músico virtuoso desde su niñez; compuso obras que son un gran reto incluso para los violinistas más diestros y con grandes trayectorias de nuestros días. Es reconocido por sus grandes hazañas musicales, como tocar complicadas piezas para violín usando sólo una cuerda, así como su avanzada técnica al interpretar. Sin embargo, lo que lo posicionó en la cultura popular y hace que su nombre sea reconocido es su leyenda y los mitos que se contaron en torno a su vida.


A pesar de ser un magnífico intérprete del violín y de otros instrumentos, algunas personas que lo conocieron dieron testimonio de que nunca se le escuchaba ensayando; este rumor se sumó a su extraña composición física muy delgada y alargada, con manos descomunalmente grandes y a su estilo de vida “de perdición”, y alimentó la leyenda de que Paganini tenía un pacto demoniaco. Fue apodado “El Violinista del Diablo”, ya que se esparció el rumor de que tras haber sido encarcelado había vendido su alma al demonio a cambio de su libertad y un inigualable talento musical.


paganini violin



Tal vez la leyenda inició con un relato del poeta alemán Heinrich Heine, en el que se comparaba al gran Paganini con Fausto, el personaje literario de Goethe que vende su alma al diablo. Sin embargo, en aquella época hubo quienes juraron que detrás de Paganini había una siniestra sombra que lo acompañaba mientras tocaba. El mito del violinista fue creciendo gracias a detalles como los peculiares movimientos que realizaba al tocar, sus problemas con la ley, su vida de excesos y su total repudio por la iglesia. Este odio lo llevó a jamás desmentir los rumores sobre su pacto y rechazar la intervención de un sacerdote cuando su muerte se acercaba. A tal grado llegó su fama siniestra que después de su muerte (1840) la iglesia prohibió sepultarlo, ya que no lo querían en tierra santa; por ello su cadáver pasó varios años embalsamado y almacenado en un sótano, hasta que Aquiles, el hijo de Niccolò, consiguió enterrar el cuerpo de su padre.


Hoy en día se sostiene la muy convincente teoría de que Paganini padecía una enfermedad congénita, que explica su rara fisonomía, sus peculiares movimientos y los síntomas que llevaron a su muerte. También existe una explicación lógica para su increíble virtuosismo: por un lado era un genio nato, y por otra parte sus padres lo introdujeron a la música y lo presionaron desde los cinco años de edad para que fuera un gran intérprete. En cuanto al resto de los aspectos que alimentaron su leyenda, debemos admitir que es comprensible que la gente de aquella época juzgara el estilo de vida de Paganini como algo diabólico. Tal vez el músico no hizo un pacto con el diablo, pero su existencia era algo para lo que la sociedad de principios del siglo XIX no estaba lista: una estrella de rock mucho antes de los días del rock.


 paganini diablo


Paganini nació en un hogar con una situación económica precaria, y tras alcanzar la fama a los dieciséis años, lleno de dinero y haciendo giras por toda Europa, vivió la vida sin mesura. Como los grandes rockeros de nuestros días, Paganini se ganó la fama de inmoral, derrochaba su dinero en grandes juergas de alcohol y sexo; tuvo una larga lista de amantes, entre las cuales algunos se atreven a incluir a dos de las hermanas de Napoleón Bonaparte. Pasó por incontables altibajos económicos, así como salidas y recaídas en su adicción por la bebida y las mujeres, problemas de los cuales siempre salió triunfante gracias a su inigualable genio.


A diferencia de Ozzy Osbourne, Paganini jamás se autodenominó “El Príncipe de las Tinieblas”; pero lo cierto es que “El Violinista del Diablo” jamás hizo el más mínimo esfuerzo por limpiar su nombre de las acusaciones que se le hacían. No le importaba la iglesia, y disfrutaba las leyendas que de él se contaban; además de que estos rumores le convenían, ya que la fama aunada a su increíble música lo ayudó a abarrotar cada auditorio donde se presentaba.


paganini


Paganini fue un extraño personaje, vestía ropas viejas y desgastadas, sostuvo un comportamiento autodestructivo, revolucionó la música de sus tiempos y se ganó la admiración de todos los que lo conocieron gracias a su talento y misticismo. Y a pesar de que su gran legado ocupe un lugar en la música instrumental del Romanticismo, nos hace pensar que tal vez existieron rockstars mucho antes del rock.


Si quieres escuchar la genialidad de Paganini, aquí te dejamos su 'Capricho 5', que forma parte de los '24 Caprichos', una de las más grandes obras de este compositor:





**

La genialidad de los compositores de música clásica de siglos pasados es tal que alrededor de ellos se generan infinidad de leyendas. Si todavía te cuesta trabajo expandir tu horizonte musical, checa este artículo en el que te contamos por qué escuchar todo tipo de música te hace más inteligente.


Referencias: