Películas que valen la pena sólo por el soundtrack
Música

Películas que valen la pena sólo por el soundtrack

Avatar of Andrea Paz

Por: Andrea Paz

14 de octubre, 2015

Música Películas que valen la pena sólo por el soundtrack
Avatar of Andrea Paz

Por: Andrea Paz

14 de octubre, 2015



Así como la comunicación no verbal es trascendente en las relaciones que establecemos día con día para mantener la coherencia entre lo que decimos cómo lo decimos, es igual de importante la relación que tiene el séptimo arte con el mundo de la música.

Así como el sonido fue un co-protagonista en el cine mudo, hoy es impensable disfrutar de una cinta sin que los momentos claves de la historia estén fondeados con melodías precisas. Géneros como suspenso, terror, romance o comedia parecen estar indudablemente asociados a un tipo de ritmo que contribuye enormemente a la calidad de la obra. Una canción puede ser incluso la personalidad de la cinta.

Tal ha sido la relevancia de los soundtracks en la pantalla grande que muchas veces éstos han superado a la trama, a sus protagonistas y al director. Ejemplo de ello, son estas cintas que para el cine no tienen razón de ser, pero que gracias a las canciones que encontramos en ellas tenemos un motivo válido para quedarnos a verla hasta el final. Básicamente, son películas que valen la pena sólo por el soundtrack.


soundtrack


Grosse Pointe Blank

El darle una segunda oportunidad al amor de universidad parece una buena idea para una película que bien podría ser una gran chick flick, y si a eso sumamos la presencia de John Cusack pintaría para un éxito taquillero hasta que éste interpreta a un asesino profesional y vuelve al lugar donde creció para el baile de exalumnos. Esta cinta en realidad no llega a nada, la historia es plana y las actuaciones grises pero “la salvan” canciones de The Clash,  Guns N' Roses, Paul McCartney, The Jam, The Specials y otros clásicos de los 80.  




Godzilla  

El dinosaurio más famosos de todos los tiempos que además marcó a toda una generación (en este caso con su versión de 1998) tiene escenas de acción tan malas y absurdas que se quedarán tatuadas en nuestros recuerdos por siempre. Aunque todo indicaba que sería un éxito no fue así, pues al voltear a aquel verano nos damos cuenta que fue de las peores ofertas en taquilla aunque Rage Against The Machine, Green Day, Foo Fighters, Jamiroquai y P. Diddy estelarizaron el soundtrack.




Death Proof

No es exactamente una mala cinta pero sí una de las más decepcionantes en la filmografía de Tarantino, incluso el director ha confesado que es su peor película pero hay escenas que se han colocado en la historia gracias al conocimiento musical casi enciclopédico con el que diseña sus bandas sonoras.




The Twilight: New Moon

Mucho se ha despreciado a la saga por tratarse de adolescentes vampiros y su lucha en busca de amor entre criaturas fantásticas. Aunque con la primera entrega causaron furor en el mundo entero, esta segunda parte es rescatable gracias a las bandas que fueron incorporadas al soundtrack, tales como The Killers, Lupe Fiasco, Thom Yorke, Lykke Li y Grizzly Bear, todos joyas del indie.




Nick and Norah's Infinite Playlist

En esencia es una comedia romántica que gira alrededor de la música tratando de emular el éxito que tuvo en su momento High Fidelity pero inesperadamente se convirtió en un desastre. Quienes la han visto concuerdan en que la banda sonora es impresionante entre canciones de Vampire Weekend, Devendra Banhart, We Are Scientists, Richard Hawley y más.




The Perks of Being a Wallflower

Si dejamos de lado que estas no son las mejores actuaciones de los 3 protagonistas y las irregularidades en la narrativa de la cinta, las canciones son lo mejor de la película y las que le dan sentido a todo.




Batman Forever

¿Quién mejor que Prince para producir una canción tan frenética y maniática como The Joker? Entre fuertes riffs de guitarra, una que otra balada funky o “Ready for the Floor" de Hot Chip es lo único relevante que tiene esta versión del héroe murciélago. El director Joel Schumacher es el responsable de esta lamentable entrega sin importar su gusto por PJ Harvey, Massive Attack, Nick Cave y Flaming Lips.   




City of Angels

Este tal vez sea uno de los papeles más recordados de Nicholas Cage, sí, ese en el que interpreta a un ángel que se lanza a la tierra por el amor de Meg Ryan pero entre tanto aburrimiento podemos escuchar canciones de Eric Clapton, Jimi Hendrix, U2 y los Goo Goo Dolls.




Absolute Beginners

La tarea de adaptar una obra literaria al cine siempre es un reto y algunos resultados terminan en lamentables trabajos como el que hizo Julien Temple con la obra de Colin MacInnes. Una de las teorías es que el trabajo del director y los actores quedaron en segundo plano al contar con la mítica canción de Bowie que lleva el mismo nombre de la cinta.




Space Jam

Tal vez defendamos esta película por la nostalgia que implica recordarla pero cuando nos detenemos a pensar que, lo que sea que implique a Michael Jordan y a los Looney Toons no puede salir bien, aunque claro, eran los extraños y locos 90 por eso era “normal” escuchar a Bugs Bunny con “Buggin”. 



***

Quizá te puede interesar: 

Los mejores soundtracks de tus películas hipsters favoritas




Referencias: