La llamada telefónica que pudo haber salvado a Chester Bennington y a Chris Cornell

Lunes, 4 de diciembre de 2017 12:12

|Liliana Estrada

La solución a los suicidios y problemas de salud mental en la industria musical ha llegado, y de haber existido antes, quizás estos músicos seguirían con vida...



Este año el rock se vistió de negro en variadas ocasiones, en tres de ellas nos sorprendió que las drogas, la depresión, los fármacos y los suicidios aún tuvieran ese nivel de injerencia en los músicos. Todos y cada uno de ellos tenían una carrera consolidada en la industria, eran referentes en sus géneros y dejaron una huella imborrable en cada uno de sus seguidores y compañeros cercanos.

 

Chris Cornell se suicidó en mayo, Chester Bennington en julio, en agosto Sinéad O’Connor habló de su soledad, de sus problemas y de lo fácil que sería terminar todo si se suicidara, por último, en noviembre, Chuck Mosley, a quien recordamos por ser la voz de los dos primeros álbumes de Faith No More, recayó en las drogas y perdió la vida.



Can Music Make You Sick? (¿La música puede hacerte sentir mal o enfermo?) Es una iniciativa en la que entrevistaron a 2 mil 200 personas que laboran en la industria musical, desde cantantes, instrumentistas, managers, ingenieros, técnicos y asistentes; los resultados arrojaron que el 71 % de ellos han sufrido ataques de pánico o ansiedad y más del 65 % depresión. Estos números denotan que son más susceptibles a tener problemas de salud mental que los orillan a caer con mayor facilidad en las drogas o en alguna depresión imposible de superar. 

 

Estos problemas los atañen a la dificultad de mantener una vida estable, las largas horas de trabajo, el agotamiento y la incapacidad para planificar su tiempo o futuro. Can Music Make You Sick? Fue una encuesta realizada por Help Musicians UK en Reino Unido que deparó en la activación de una línea de ayuda 24 horas ya que la organización vio un aumento del 22 % en las solicitudes de ayuda de los músicos.



La idea principal de esta iniciativa es erradicar o disminuir la taza de suicidios entre las personas involucradas en la industria musical, al menos por ahora en Reino Unido. Es una herramienta que quizá sería útil que se extendiera por todos los continentes para evitar desenlaces fatales y apoyar a aquellas personas que, debido a su trabajo, a los viajes constantes y a las giras largas contraen problemas mentales y emocionales que los pueden orillar a terminar con sus vidas.

 

Si Chester o Chris hubieran podido llamar en un momento desesperado a esta línea telefónica ¿seguirían vivos? ¿Consideras que alguien que esté convencido de terminar con su vida se tomaría el tiempo para llamar y repensar su decisión? Las opciones son demasiadas, pero esta organización pretende que menos casos así se repitan y que puedan tener la mejor estabilidad posible haciendo lo que aman.

 

*

También te puede interesar:


Cosas que sólo un experto en grunge sabe sobre Chris Cornell

7 canciones para recordar al vocalista de Linkin Park


Liliana Estrada

Liliana Estrada


Coordinadora de Sección - Música
  COMENTARIOS