Vaporwave: el género de música que nació de la mente de un grupo de locos incomprendidos
Música

Vaporwave: el género de música que nació de la mente de un grupo de locos incomprendidos

Avatar of Alfredo Narvaez

Por: Alfredo Narvaez

10 de julio, 2017

Música Vaporwave: el género de música que nació de la mente de un grupo de locos incomprendidos
Avatar of Alfredo Narvaez

Por: Alfredo Narvaez

10 de julio, 2017


La música es una materia en constante mutación; es el ejemplo por excelencia de la adaptación en beneficio de la supervivencia. Los sonidos y la utilización de ellos se modifican a través de las décadas. Aparecen nuevos artefactos con los cuales se pueden crear nuevos ritmos. De vez en cuando, de entre las piedras, surge un loco con una idea diferente de la música que se atreve a compartir con uno o dos amigos. Ellos, por su parte, entienden su visión. La ejecutan y al principio pocos entienden qué quieren hacer; va en contra de lo que muchos están acostumbrados a escuchar y experimentar. Lo único que queda son dos posibilidades: otros locos se atreven a emular esta nueva corriente o la desechan para siempre; a esto se le nombró V a p o r w a v e.

En los últimos años, por lo general, la música que se hace en un estudio de grabación está orientada para obtener un éxito determinado, como el número de reproducciones en distintas plataformas digitales, al número de copias vendidas o descargadas y la posibilidad redituable de vender cientos de entradas para un concierto. Es así como la música se convirtió en un caso básico de oferta y demanda, mas que de un sentimiento y pensamiento que se experimente cuando se escucha.

que es el V a p o r w a v e




Aun así, la música comercial es más difícil de lo que parece. Formar beats repetitivos que puedan ser escuchados durante meses enteros es complicado. El dinamismo y la versatilidad que requieren esos ritmos conlleva una ardua labor que requiere de mucha imaginación, la cual no siempre alcanza para componer buenas letras. Pero en 2010, un loco visionario salió de la nada y tomó la demencia de otros incomprendidos para llevar las incongruencias al arte audiovisual, en los que dejó de lado los vicios de la música comercial; el público seguidor, era claro, tendría que ser mucho más específico.

Al fenómeno del V a p o r w a v e se le ocurrió separar las letras de las palabras e impregnarlas de una identidad que contrariaba a toda corriente expresada con anterioridad, eso sí, sincréticamente. De esta manera se fundó un nuevo género que sería tachado y satanizado como algo underground. El espacio que representa cada una de las palabras del nombre es una metáfora, ya que el género consiste en distintos sonidos por separado que luego son mezclados de manera artificial, por medio de una computadora o un secuenciador. Este nuevo movimiento es derivado de géneros independientes como el new age, indie, muzak, witch house, smooth jazz, chillwave, ambient, lounge, electropop, eurodisco, trap, acid house, neo soul, post-disco, entre otros. Pero si se presta atención nos daremos cuenta de que la mayoría de estos ritmos tienen algo en común: son lentos. Aun así, el  v a p o r w a v e ya posee cierta relevancia, pues no se limita sólo a la producción musical, también a la edición de contenidos audiovisuales.




Dentro de esta corriente, la música es un acompañante de lo que se muestra en pantalla, lo que produce un arte más completo. Las imágenes que se usan para los videos son sacados de medios de comunicación masiva y de películas y series que forman parte de la cultura pop; junto con las canciones representan una crítica a la sociedad de consumo y a las ideas de la música con respecto al capitalismo. Incluso se abusa del programa con el que se mezcla la música para dar esa impresión de transmisión excesiva. Un ejemplo de esto es la relevancia de la Simpsonwave; se trata de la mezcla de una mezcla, es decir, canciones v a p o r w a v e en conjunto con videos de una manufactura específica, como el dogma 51 de Lars Von Trier.

Las pequeñas producciones tienen que ser en un formato visual vintage como si fuera VHS, con la palabra “Play” en el extremo superior derecho y las líneas de la televisión que algunas veces aparecían en una cinta. También es necesario incluir ciertos detalles psicodélicos que acompañen la lentitud del movimiento musical, pues la mayoría de las canciones son ediciones de otras que ya existen sólo que llevadas a un ritmo más lento; por lo tanto, las voces se escuchan engrosadas. La psicodelia, la voz gruesa y la música producen un efecto alucinógeno. En el caso de la simpsonwave, las imágenes de los videos son escenas de Los Simpsons, que combinados con la música editada se adaptan deliberadamente a casos de enajenación y depresión. El producto final parece de la década de los 70 u 80.




Este tipo de música v a p o r w a v e ya sufre los estragos de considerarse un arte industrial, pues sólo es posible producirla a través de nuevos medios y tecnologías digitales. En el caso de la simpsonwave, sólo nació y trascendió por YouTube. El género siempre está en búsqueda de nuevas maneras para representarse y no siempre conlleva la creación total, pues lo que hace es tomar a otros genios incomprendidos y las usa para su arte; el arte industrial es justamente eso. En conclusión, se puede decir que estos nuevos ritmos son el máximo representante de la música concebida en la era moderna que vivimos.




**

Si quieres saber cuáles son los discos más importantes que se han apoderado de la escena musical en la primera mitad del 2017, descubre la lista aquí.






Referencias: