Razones para dejar de escuchar metal
Música

Razones para dejar de escuchar metal

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

24 de junio, 2017

Música Razones para dejar de escuchar metal
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

24 de junio, 2017



Cuando ves a Vinnie Paul caminar por ahí, siempre va con el cabello largo, desfachatado, gafas oscuras y barba tupida. Es un hombre grande y por donde le mires emana una esencia chopper, digna de cualquier metalero. Él engloba todo lo que la historia se ha encargado de presentarnos como parte del heavy metal. Perteneció a la única banda con renombre mundial de groove metal o post thrash: Pantera. El flamante baterista es considerado uno de los mejores de la historia, y cómo no lo sería si junto a Rex Brown, Dimebag Darrell y Phil Anselmo crearon una página entera en la historia del rock.

Influenciado por KISS y Judas Priest, comenzó en la música mostrando su habilidad con la batería colocándose rápidamente como un músico salvaje, pesado y con mucho talento. No sorprende que haya superado a sus ídolos; sin embargo, como cualquier ser humano, tiene “resbalones” y si alguien le influye en la vida diaria es nada más y nada menos que Christina Aguilera. El baterista asegura escuchar su música desde que la diva comenzó en la industria, incluso es gracias a las canciones en español de Aguilera que él comenzó a escuchar ritmos latinos.

Razones para dejar de escuchar metal 0

Aunque suene como una broma (de mal gusto para algunos), el hecho ha pasado desapercibido por sus fans y medios. En cambio hay otros acontecimientos que no han sido perdonados como cuando Slash colaboró con Paulina Rubio o cuando Nuno Bettencourt se convirtió en el músico de cabecera de Rihanna. ¿Por qué Vinnie no fue señalado? Quizá porque Pantera tiene mucha más aceptación entre la comunidad metalera que Guns N’ Roses o Extreme. Dicha aceptación viene en parte de la muerte de Dimebag Darrell, quien falleció lo suficientemente joven y en condiciones trágicas para convertirse en leyenda; por lo tanto, la banda se disolvió y es ahora una referencia casi obligada dentro del metal. Son ovacionados y los fans piden una reunión de los miembros sobrevivientes.

Vinnie Paul podrá tener toda la esencia metalera que esperamos y Pantera podrá ser una de las bandas más alabadas del metal, pero no podemos decir que son lo mejor que le haya pasado a la música. Sus fanáticos opinarán lo contrario, pero aceptémoslo, existen pocos fans reales de la banda de Texas, es más bien "el mito Darrell" lo que trae consigo una ola de escuchas más de ‘Cowboys From Hell’ y ‘Walk’ que de la banda en sí.

Podría apostar que en este momento alguien está saliendo del artículo, otro más me está colocando en Facebook algún adjetivo despreciable y habrá quien se diga fiel seguidor de los "vaqueros del infierno", pero si no fuera de la forma en que está descrito anteriormente, viviríamos en la multiculturalidad; respetando los gustos de los demás, aceptando opiniones y recibiéndolas con el fin de enriquecer nuestra perspectiva. Sin embargo, éste término es inexistente cuando hablamos de metal, la tolerancia es una falacia y no tanto en la música, sino dentro de la comunidad de fanáticos que con singular devoción escuchan a Pantera, aunque sólo reproduzcan ‘5 Minutes Alone’. 

Pero el problema no sólo recae en la banda de Darrell, sino en cualquier tipo de metal que hay en el mundo. La intolerancia radica en las hordas de seguidores que caen en la rutina y en el estereotipo, ése en el que estás inmerso. Quizá sea momento de que dejes de escuchar esta música, tal vez es momento de darte cuenta que sólo estás haciendo del género una burla y más que admiración, comienzas a causar pena. Por tu bien y por las siguientes 10 razones, deberías dejar de escuchar metal.

Razones para dejar de escuchar metal 1

-

Porque no sabes quién inventó el género

Vives en la pelea constante con otros metaleros por ver quién inventó el heavy metal, si Black Sabbath o Led Zeppelin. Tu postura debe ser muy sólida, nadie lo duda. Entre ambas bandas hay similitudes y diferencias y tú las defiendes a capa y espada. Sin embargo, olvidas un pequeño detalle. Antes de ellos, la banda que en verdad definió el sonido y la estructura del heavy metal fue Blue Cheer y quizá nunca habías escuchado de ellos...

Esta banda originaria de California, incursionó en el stoner rock, subgénero que explotaría al 100 % en los 90 con bandas como Kyuss. Al no tener el mismo impacto mediático que Sabbath y Zeppelin, quedó en el olvido. No obstante, en 1968, lanzaron el disco “Vincebus Eruptum” con el que se presentaron en lugares importantes consiguiendo el puesto número 14 en Billboard, además de ser nombrados como la banda más ruidosa del planeta. Esta pieza es la obra maestra más importante del heavy metal por ser la primera en el género.

-

Porque odias el reggaetón, pero amas el death metal

En ocasiones el argumento de los metaleros para justificar su odio al reggaetón y a los narcocorridos es la violencia que emanan, así como la misoginia que predican en cada canción. Claro, es denigrante escuchar que se refieren a las mujeres como “perras”, “mamis” o “gatas” y les cantan sobre cómo tener sexo salvaje, humillante y sucio. Lo mismo con las melodías dedicadas al narco en las cuales enaltecen la figura de un criminal.

Por otro lado, probablemente escuches a Cannibal Corpse y Six Feet Under y te sientas orgulloso de hacerlo. Entonces, no has entendido sus letras ni la finalidad del death metal, ya que suelen tocar temas antipolíticos, con altas dosis de violencia y gore. Pasando por la discriminación y agresión contra las mujeres sin inmutarse en ningún sentido.

-

Por tu look 

Todos ubicamos a un metalero al verlo: cabello largo, ropa negra, botas militares y la camiseta de alguna banda ruda. Algunos tienen piercings, otros tattoos, pero la mayoría va por la vida caminando con pose malévola, usan estoperoles y piel. En un concierto, la mancha negra se ve llegar e invadir el recinto. Éste es un estereotipo que hemos visto casi dese el inicio. Ellos, los metaleros, son fuertes, rudos y nunca se quiebran. Son unos auténticos machos rompecorazones enfundados en piel con ese aire rudo.

Lo que muchos no saben es que ese estereotipo de macho alfa (que por cierto, algunas bandas y seguidores mantuvieron por mucho tiempo recalcando homofobia y misoginia) proviene de un homosexual: Rob Halford. Cuando éste se unió a Judas Priest, les sugirió crear una imagen visual mucho más penetrante, así que les propuso usar piel emulando los trajes sadomasoquistas que él veía en la sex shop en la que trabajaba. 

En aquella época, los gays eran mucho más discriminados por lo que su único empleo era en tiendas para adultos o cines XXX. De esta manera, Halford vistió al metal, en especial a los fans que discriminaban a los homosexuales.

-

Porque crees que eres muy “macho”

El término “macho” que tanto se ha usado, se refiere a la definición social que se le ha dado: un hombre “real”, que viste y actúa como tal. Alguien que defenderá a su mujer y que puede tener tantas como desee. Es, incluso, un patán repelente a los gays.

Dee Snider declaró hace tiempo: «Éramos hombres que se vestían como mujeres, pero cantábamos para hombres; sin embargo, en los conciertos esperábamos ver mujeres. ¡Alguien debería psicoanalizarnos!» Es verdad. No tiene nada de malo el que haya homosexuales o bisexuales dentro de un genero tan pesado. Como mencionamos antes, Halford es un ícono del metal y se muestra bajo ese estereotipo del macho rudo; sin embargo, es gay.

Dee Snider se refería a la persistencia de los chicos para ver bandas de hombres andróginos, refiriéndose a los años 80 cuando el glam metal reinaba el mundo musical. Antes de ellos, Manowar parecían haber salido de un show de strippers y aún así la mayoría de sus seguidores son chicos. Los ligueros de Snider, las ajustadas licras de Nikki Sixx y el torso ejercitado de Jon Bon Jovi atraían a las chicas, pero el show era dedicado a los hombres. 

-

Porque eres cerrado incluso con el mismo género

Brutal, viking, folk, power, post hardcore, grindcore, glam, progressive, technical death, nü metal, groove, black… así podemos seguir mencionando subgéneros del metal. Probablemente tú prefieras uno en específico y conozcas sus raíces, las bandas representativas y hasta cómo evolucionará. A decir verdad, pocas personas logran identificar cada género.

El problema es que cuando te casas con un tipo de metal, no vuelves a escuchar otro. Hay fans del power metal que ni siquiera se acercan al gore o está quien escucha thrash y ni por error recurren al glam. Pensar en escuchar un género completamente opuesto no es para nada una idea remota en ti. Te cierras a un sólo estilo y a unas cuantas bandas, cuando en otros subgéneros existen muchas otras agrupaciones que valen la pena y no les has dado una oportunidad por no querer salir de tu zona de confort.

-

Porque no eres pagano, agnóstico o ateo como piensas

No, en absoluto. Escuchar metal no te convierte en ateo, ni tampoco te hacen invocar a Satán y mucho menos te quitan las vendas de la religión de los ojos. Marilyn Manson no es lo más peligroso que has escuchado y Kiss tampoco son tan terroríficos. Existen géneros dedicados en su totalidad a estas prácticas, pero al mismo tiempo, la música juega un papel importante dentro de ellas. Es el caso del black metal que le rinde culto a Lucifer como Behemoth o el metal cristiano, cuyas alabanzas son para Dios y Jesús, como el caso de Stryper. No existirían el uno sin el otro.

Si no sigues las ideas de alguna de estas creencias, no las inventes. Hay quien va por la vida haciendo la señal de los "cuernitos" con la mano como si se tratara de una señal del diablo, pero en realidad, es un signo para protegerse del mal e incluso regresar alguna maldición. Es significado de protección, más no de conjuros malignos. Cantar las melodías que supuestamente tienen menajes satánicos o aquellas que enaltecen la figura demoníaca, tampoco funciona.

-

Porque no sales de los clásicos

Iron Maiden, Judas Priest, Black Sabbath, Motörhead, Kiss, Deep Purple, Metallica, Pantera y Dio. Hay quien dice que con estas bandas en tus playlist diarios es suficiente para saberte y decirte conocedor del género. No se requiere de más, puesto que ellos cimentaron las bases y claro, a todos nos gustan, son clásicas y Lemmy estaba dentro de una. ¿Qué mejor motivo?

Nos gustan, son clásicas y Lemmy es una leyenda, pero no es lo único que hay dentro del genero. En su tiempo, todas estas agrupaciones hicieron de su música los himnos del metal, ¿quién no ha cantado con todas sus fuerzas ‘Run to the Hills’, ‘Breaking the Law’ o ‘Paranoid’’? Seguro más de una vez te sentiste Paul Stanley o Ian Gillan, pero no son las únicas canciones ni tampoco las únicas bandas. Estas agrupaciones tienen muchas otras melodías, incluso mejores. No por ser “clásicos” son los únicos grupos que puedes oír y no por tener tanto tiempo dentro de la industria, cada disco será bueno.

Ronnie James Dio le dio al metal uno de los mejores discos en su estadía en Black Sabbath, “Heaven and Hell”, pero el mejor disco de la banda es con Ozzy Osbourne y tuvieron que pasar 17 años para que Metallica lanzara una buena producción. No, ser clásico no es señal de calidad.

-

Porque piensas que el metal son sólo guitarras

Deep Purple es un clásico. Sus mejores canciones tienen un solo de guitarra realizado por la genialidad de Ritchie Blackmore, pero si algo identifica la música de los ingleses es un teclado. Si bien la guitarra o la voz fueron primordiales, el sonido que Jon Lord le imprimió con su instrumento le dio ese plus a la banda.

De este modo, hay agrupaciones cuyo sonido se basa en instrumentos que no creerías propios del metal, como aquellas que pertenecen al folk metal. Algunas usan violines y otras acordeón, como es el caso de Turisas, que usa ambos, o Apocalyptica, que son cuatro chelos sonando tan pesados como cualquier banda convencional. El metal no son sólo guitarrazos con o sin sentido.

-

Porque desprecias las bandas nuevas

Cada banda actual se enfrenta a no crear nada nuevo ya que todo está hecho. Lo único que pueden hacer es retomar algo de lo viejo y adaptarlo a la modernidad. Por eso el metal core y hardcore se han vuelto muy populares en esta era con agrupaciones como Bring Me the Horizon o A Day to Remember, las cuales desprecias sin sentido. Sus músicos son capaces de hacer melodías tan imponentes como estridentes, pero el género al que pertenecen se presta para la distorsión del sonido y las voces.

En los noventas el nü metal de Slipknot fue arrojado a la basura cientos de veces; sin embargo, en la actualidad, han evolucionado al grado de ser respetados por los más grandes. Del mismo modo, las bandas que se han convertido en “ahijados” de otros son mal vistos por los fanáticos más acérrimos, como es el caso de Avenged Sevenfold y Trivium con Metallica. Pero a decir verdad, al escucharlos, nos recuerdan la vieja escuela de thrash. En lugar de despreciarlos, escúchalos.

-

Porque menosprecias a las bandas locales

Cuando te preguntan sobre bandas latinas, seguro respondes que amas a Sepultura o a los hermanos Cavalera. Pero ¿qué hay de otras bandas brasileñas, argentinas, mexicanas o de cualquier parte de Latinoamérica? El continente es tan amplio que existen muchas agrupaciones tan buenas como la de Igor y Max. 

En México tenemos bandas emergentes como Cerberus, otras ya más asentadas como Here Comes the Kraken y otras legendarias como Brujería o Luzbel, incluso hay un género “nuevo” que emula lo que hace el viking metal, es decir, retomar sus tradiciones más antiguas. El metal en náhuatl con bandas como Mikistli, NDAAZ o Chaska que hacen lo mismo y pueden ser tan potentes como Lamb of God o Gojira.

-

Hay que aclarar que no todos los metaleros entran dentro de estos parámetros, Si es tu caso, ¡felicidades!, vas por buen camino, si no es así, lamentamos decirte que escuchar metal no te hace más ni menos importante. No eres más culto ni más conocedor. Simplemente te gusta un género de música diferente a los demás. Desafortunadamente, dentro del heavy, quien ha creado estos estereotipos son los mismos fanáticos. En lugar de poner al metal en lo alto, lo han denigrado tanto que pocos se lo toman de verdad en serio. 

Las agrupaciones ya no son tan leales a los seguidores y al concepto en sí. Ahora hay otros intereses y nuevas formas de apreciar la música que no cambiarán sólo porque a un grupo de fanáticos no le apetece determinada acción. Hay que evolucionar con las bandas y saber en qué momento caemos en la desesperación y terminamos siendo una molestia para todos los demás. 

Razones para dejar de escuchar metal 2

Ser fan del heavy metal, es una tarea titánica, pero no por eso debe convertirse en un dolor de cabeza. Un fan promedio sabrá abrirse a otros géneros y a otras formas de expresión, sabrá hender los cambios y las evoluciones y hará del estilo algo grande, que va más allá de un simple éxito radial. Si te gusta el metal, grítalo, pero no te permitas caer en los clichés que, desafortunadamente, le han quitado mérito y lo han llenado de odio. Déjate llevar por la música, no por los estereotipos mal empleados.

**

Si necesitas ampliar tus conocimientos en cuanto al metal te recomendamos ver estos documentales para entender a Satán a través de la música y escuchar estas bandas que sólo un experto te recomendaría.

*
Referencias


Metal Archives
The Guardian






Referencias: