La magia y rareza de Juan Son que casi destruye el Metropolitan

La magia y rareza de Juan Son que casi destruye el Metropolitan

Por: Diana Garrido -

«Y es que de ti, ¡ay! no sé nada, nada, nada».


Desde hace algunos meses, Juan Son estuvo practicando con su guitarra día tras día porque, según sus propias palabras: «ya tenía mucho sin tocar una sola nota y de pronto era cada vez más difícil de recordar, no se podía perder más tiempo». Pero ¿por qué estaba tan preocupado por tocar bien? La razón es sencilla: El show del Teatro Metropolitan.

El 11 de mayo, el recinto fue testigo de una fiesta de colores, duendes, sirenas y decenas de adultos jóvenes que parecían tener menos de 20 años, no en apariencia sino en actitud: se llevó a cabo el concierto de Juan Son.

La magia y rareza de Juan Son que casi destruye el Metropolitan 1

Relacionado
porter-banda-que-pudo-ser-mas-grande-pero-la-vanidad-la-destruyo

En efecto, el cantante reunió una buena cantidad de personas que lucían como Godínez, otros que iban más bien en actitud relajada, otros que hablaban de sus trabajos y unos más de sus hijos. Esto sólo nos hizo pensar en que el concierto de Juan Carlos Pereda tenía un objetivo: hacernos volver a esa época en la que éramos felices y no lo sabíamos, o no nos dábamos cuenta realmente, la adolescencia.

Esa etapa dorada en la que todos bailábamos al mero estilo Juan Son y nos divertíamos con su música y look, misma que trajo al presente en el concierto que dio inicio a las 8:00 PM. Todos en absoluto sufríamos por la incipiente contaminación del exterior, por lo que al entrar al recinto y esperar su salida (muy puntual, cabe señalar) nos brindó un alivio interno. De este modo, comenzaron las primeras notas de "Espiral" y un coro unísono se hizo escuchar, en especial en la parte que reza:

«Pero es la perra soledad»

Seguro al leer la frase te llegan mil recuerdos a la mente, ¿no es así? Lo mismo ocurrió con “Wind” y su coro pegadizo y sumamente bailable que nos prendió para volver a —casi— llorar con “Host Of A Ghost”, otro clásico de Porter en la era Juan Son y que él recordó como una canción de desamor, porque hay veces que las personas ya no están y ni siquiera nos percatamos de ello. 

A decir verdad, eso sucedió con la carrera de Juan quien desapareció sin que nos diéramos cuenta, pero no importaba porque de alguna manera, todos nosotros sabíamos que él estaba al fondo de la escena preparando algo nuevo y este show lo demostró con “Montaña” y otro oldie but goodie “Cuervos”. Ante ambas canciones, todos ovacionaban a Juan mientras él, notoriamente apenado, sonría discretamente a los asistentes.

Relacionado
frases-de-porter-para-superar-la-soledad

Así llegó “Coffing”, “Abandonado” y “Nada”, tres canciones que entre pláticas, anécdotas y risas por parte de el cantante, gozamos como si tuviéramos 14 de nuevo.

Así llegó “Libertados” y “Last Seen”, canciones que nos hicieron movernos lento para dar paso a un set acústico conformado de “Mermaid Sashimi” “Ludwig II” (de AEIOU), “Mr. Owl” y “Remember You From The Future” (igualmente de AEIOU), las cuales nos dieron un momento de paz, pero también nos permitieron entender al Juan Son que se esconde detrás de su vestuario llamativo, su guitarrista y su baterista; es decir, un hombre simple, melancólico y dispuesto a llorar con tal de ver sonreír a los demás.

La magia y rareza de Juan Son que casi destruye el Metropolitan 2

Se retiró con la ovación del público y antes de que pudiéramos gritar por otra canción, él apareció en escena para interpretar “Vivimos en L.A” y por último y para cerrar como se debe, “Siento”. Y podríamos asegurar que Juan Carlos se sintió como dice la canción con la que dijo adiós al escenario: 

«Me siento tan amado en las escaleras / me siento tan amado en la regadera 

me siento tan amado en la oficina / me siento tan amado con la cocina 

me siento tan amado en la banqueta / me siento tan amado en la ventana».

Sí, se sintió amado y nosotros también lo hicimos porque él nos hizo recordar esas noches en vela, esos amores fallidos y toda esa locura que desbordamos hace más de 10 años y hoy se nos ha olvidado un poco. Por esto mismo, estar presentes en el show de Juan Son fue completamente especial y único. ¡Gracias, Juan!

Te puede interesar:

Las etapas y evolución de Juan Son en 5 canciones

Cómo renacer del caos con estilo, según Juan Son

La verdadera razón por la que Juan Son se separó de Porter

Referencias: