INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La groupie que tuvo un romance con Freddie Mercury y David Bowie y se convirtió en princesa

28 de junio de 2018

Diana Garrido

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana... la princesa no era más que una fan con suerte.



Entre fiestas llenas de champagne y cocaína, la actriz y cantante Debbie Reynolds se codeaba con personalidades de la música y la televisión. Una de ellas era el ícono más grande del rock and roll: Mick Jagger.


El rolling stone daba fiestas memorables con litros de alcohol interminables para estrellas de la talla de Elton John, Robert Plant o Eric Clapton. Una de tantas noches apareció de entre las sombras la hija de Reynolds, cuyos 17 años la hacían ver como un venado de ojos saltones.



Carrie Fisher era su nombre y empezaba en el mundo de la actuación, por lo que su madre estaba decidida a presentarle las bajas y altas esferas de Hollywood y sus alrededores, sin saber que en las tertulias conocería a un hombre de tez blanca y pálida, que parecía enfermo y mostraba una melena rubia muy bien peinada. Su nombre era tan conocido como su apodo "The Thin White Duke", es decir, David Bowie.


Ella se acercó a él como la fan extasiada que era y Bowie, sumergido en la idolatría, le dio la mano y un beso. Carrie se enamoró.



En aquellos años, el cantante estaba casado, pero a pesar de eso, mantuvo una relación con la joven actriz quien —según amigos cercanos a Fisher— estaba hambrienta de la vida. Quería conocer todo y sumergirse en el mundo de su —momentáneo y fugaz— novio. Así, Bowie la mantuvo en secreto brindándole todo para que la chiquilla conociera la realidad a través de los ojos del "Duque". Con esto en mente, Carrie le pidió al cantante que le enseñara un poco más sobre sustancias ilícitas. Fue cuando él la indujo en las drogas.



Aun con los problemas de drogas y alcohol, Carrie estaba a su lado. ¿Cómo dejarlo si eso significaba la muerte para ella? Al final era una adolescente enamorada. Admiraba tanto el trabajo de David, que opinaba que él «

había hecho del mundo un lugar mejor para los rebeldes y los extravagantes», por lo que no tuvo reparo en apoyarlo, en especial en los días de cocaína. Entonces, Bowie solía alimentarse sólo de leche tibia, hecho que a Fisher le parecía preocupante.


Así, con un poco de miedo por parte de la adolescente, terminaron las 13 semanas del amorío intenso que desencadenó el desinterés de él y la culpa de ella, quien no podía seguir con un hombre casado.



Fue justo en medio de uno de esos complicados días de leche y polvo blanco que asistieron a otra de las tantas fiestas salvajes de Jagger en donde, explorando la tanda habitual de famosos, conoció a otro
rockstar.
Uno mucho menos famoso que Bowie, pero con más actitud y estilo. Se trataba de Freddie Mercury, quien bailaba acompañado de una bella mujer que decía ser su novia, Mary Austin.



Mercury miró a la niña y se le acercó con tanta seguridad que se manifestó una extraña, pero placentera, química con el cantante de Queen. Mientras Bowie se mantenía hiperactivo y agitado, Freddie le mostraba la elegancia de las cosas simples, por lo que en un descuido de Mary y David, la princesa y el rey de Queen se envolvieron en un amorío intenso, pasional y monárquico que se intensificaría luego de la ruptura con el "Duque blanco" y la infidelidad de Freddie hacia su novia.



«Un tipo como yo necesita más de una mujer», le dijo el
frontman
a Carrie, quien no quería interferir en el romance con Mary Austin; no obstante, el cantante insistió hasta que Fisher se involucró con él en su totalidad.


El romance concluyó cuando Freddie prefirió mantener la estabilidad con su novia y claro, cuando tuvo amoríos con hombres, descubriendo su homosexualidad.



En ambos casos, la futura
princesa Leia
se mantuvo al margen de las relaciones oficiales de sus "novios", pero no por mucho tiempo ya que pretendía ser siempre la única, la primera, la reina en los corazones de ambos. Sin embargo, ninguno de los dos supo darle su lugar, la dejaron como una fan afortunada que se enredó en sus brazos, nada más.


TAGS: Historia de la musica Rock en inglés Rock
REFERENCIAS: A Queen of MAgic NME Quien

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

El día en que David Bowie renunció a la música para ser quien quería ser La misteriosa pirámide que apareció con el terremoto del 19-S e inspiró al Templo Mayor Series canceladas por Netflix 7 trucos de WhatsApp que debes conocer para aprovecharlo al máximo Los demonios más peligrosos de la historia de acuerdo al creador de la Iglesia de Satán 7 cosas que debes saber antes de recortarte el flequillo tú sola

  TE RECOMENDAMOS