Rosetta Tharpe, la profeta de la música del diablo

miércoles, 27 de abril de 2016 11:59

|Ignacio Perez



Una base suave y simple, en cuatro tiempos las inhibiciones del espectador desaparecen ante el suave vaivén de un bajeo hipnótico mientras la batería marca las reglas del juego. El piano, trompetas y guitarra eléctrica se intercalan según las necesidades de quien está bajo su influencia más pura.
El diablo quiere que los excesos se vivan en el norte; busca en las raíces de sus habitantes y toma el sentimiento del blues, la devoción del góspel, la narrativa del folk y el dinamismo del swing y el jazz para crear su conjuro. El diablo no discriminó y eliminó barreras en una sociedad dividida con un regalo al que llamaron rock and roll.

Chuck Berry, Bill Haley, Jerry Lee Lewis y Elvis Presley, son los nombres que probablemente vienen a la mente de la mayoría al hablar de este género, gracias a canciones inolvidables como ´Hound Dog´ (Presley), ´Rock Around The Clock´ (Haley) y ´Johnny B. Goode´(Berry), que no sólo transformaron a una generación, sino que trazaron el camino para la música que se escucha en la actualidad.
Pero una figura crucial permanece anónima en la mayoría de las conversaciones cotidianas sobre el surgimiento del rock and roll.

¿Qué sería de la música de  Johnny Cash, de Presley o de cualquier grande del género, sin la influencia de Rosetta Tharpe?


Rosetta-Tharpe-Cerniege

Rosetta Tharpe, mejor conocida como Sister Rosetta Tharpe, fue la encargada de elevar la popularidad del góspel en su época y se convirtió en un icono de la industria y la escena musical estadounidense, al ser de las pocas mujeres afroamericanas en tocar una guitarra eléctrica, con la que causó sensación y polémica al llevar su música sacra e intensa a la oscuridad de los clubes nocturnos y centros de espectáculos, donde predominaban el jazz y el blues.

El estilo único de Tharpe para tocar la guitarra eléctrica, al incorporar características del urban blues con arreglos tradicionales de folk, envueltos de la esencia del swing, dejó en shock a quienes la escucharon en presentaciones emblemáticas en lugares como el Carniege Hall, el Cotton Club y el Newport Jazz Festival.

Tharpe falleció el 9 de octubre de 1973 a los 58 años tras sufrir un ataque al corazón, pero su legado continúa causando un impacto profundo en la historia de la música estadounidense, gracias a su técnica de guitarra que evolucionaría en las manos de artistas como Chuck Berry y Eric Clapton.  
Tharpe era principalmente una artista que compartía su espiritualidad con todo aquel que escuchara su música. Como dice parte de su epitafio: “Ella cantaría hasta que lloraras y entonces cantaría hasta que bailaras de alegría(…)”





Te podría interesar
*
10 piezas de jazz para empezar a convertirte en un experto
*
15 grandes canciones inspiradas en poemas

 

 

 

TAGS:
REFERENCIAS:
Ignacio Perez

Ignacio Perez


  COMENTARIOS