Música

Roskilde: Música para las masas

Música Roskilde: Música para las masas

Los festivales de música pertenecen a la categoría de eventos con mayor poder de convocatoria que han existido en la historia. Miles de personas modifican sus agendas, en ocasiones con meses de anticipación, gastan sus ahorros y planean sus vidas alrededor de dichos eventos para presenciar, aportar o sencillamente ser parte de estos masivos y notorios fenómenos musicales.

 

 

El festival de Roskilde, llevado acabo al sur de la pequeña ciudad danesa que otorgó su nombre al evento, no es la excepción. Este gigantesco concierto es uno de los 6 festivales de música más grandes de Europa; tiene una duración de 4 días (más algunos de calentamiento), cubre un área de 80 hectáreas y es el primer festival de música de Dinamarca que cita a millares de personas, a más de 150 grupos y a miles de artistas de todos los rincones del mundo.

  

 

Creado en 1971 por dos estudiantes (Mogens Sandfær and Jesper Switzer Møller) y un promotor (Carl Fischer), el festival fue rápidamente absorbido un año después por Roskilde Foundation y desde entonces ha sido manejado como una organización sin fines de lucro que apoya el desarrollo del humanismo, la cultura y claro, nuestra adorada música.

 

 

Roskilde es conocido por tener una mezcla balanceada de bandas/artistas bien conocidos a nivel internacional que dan presentaciones “reales” de por lo menos una hora dentro de sus características carpas (una de las cuales es la más grande de Europa con capacidad para 17,000 personas). El talento del festival incluye actos de todos los géneros; desde hip hop y metal, hasta pop, música electrónica y rock. Tradicionalmente el primer acto de la carpa principal es otorgado a un nuevo y prometedor grupo escandinavo.

 

 

A demás de saciar el hambre musical de cantidades exorbitantes de espectadores, Roskilde también cuenta con actividades que lo distinguen de la competencia; por ejemplo, tiene un periódico que cubre los eventos diarios del evento (incluyendo los días de preparación), una estación de radio que cubre, sin descansos, cada minuto del suceso y una carrera alrededor del área de estancia que otorga como premio a los ganadores (un hombre y una mujer) boletos para el festival del próximo año. El único chiste es que para participar, hay que estar desnudo.

 


Referencias: