PUBLICIDAD

MUSICA

Sebastián Yatra habla de sus “escenas fuertes” en Érase una vez... pero ya no

El cantante y ahora actor habla sobre cómo “cambió” su cuerpo e imitó el acento español para las escenas de la serie en Netflix.

Este 23 de febrero arrancó la gira de ‘Dharma’, el más reciente material de Sebastián Yatra, en uno de los recintos más importantes de México: el Auditorio Nacional. Durante su paso por la capital del país, el cantante habló de su participación en ‘Encanto’, la exitosa película de Disney en la que interpretó el tema “Dos Oruguitas” (y que le valió una nominación al Óscar), pero también de temas más “adultos”: específicamente de su incursión en la actuación en ‘Érase una vez... pero ya no’.

En esta serie, que se estrena en la plataforma el próximo 11 de marzo, Sebastián interpreta a un personaje que él describe como un “gigolo” dentro de un “anticuento de hadas”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“De verdad que me hace mucha ilusión porque siempre quise actuar”, aseguró Sebastián en conferencia, antes de su concierto en el Auditorio. “Me tocó cambiar mi acento, hacer el acento español, que también fue todo un reto... Cambiar mi cuerpo mucho porque tengo varias escenas más fuertes”.

La miniserie de Netflix, dirigida por el creador de ‘La Casa de las Flores’, Manolo Caro, es una producción llena de humor negro y sexualidad desbordada. Es la historia de dos amantes, Sebastián Yatra y Mónica Maranillo, separados trágicamente. El mismo Caro describe como “una reinvención con el pensamiento actual de la sociedad alejándonos de falsas ideas sobre la felicidad y de lo que nos dijeron que es el amor”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con la comedia y la música como sus principales elementos, ‘Érase una vez... pero ya no’ es una historia de amor situada en un lejano reino de España, que además contrasta con lo que Sebastián ha hecho hasta ahora: de la inocente historia colombiana de Disney... a una serie de Netflix en la que lo veremos en una faceta más “fuerte” (o sea que hay escenas de sexo):

“Al final igual es una serie que no le falta al respeto a nadie y que la puede ver mucha gente, no es nada pasado de la raya” dijo Sebastián. Sin embargo, él recomienda que padres y madres la vean primero... y después decidan si sus hijos pueden verla o no.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD