Música

Storm Corrosion, tributo a la esencia del rock progresivo

Música Storm Corrosion, tributo a la esencia del rock progresivo

En la música, hay muchos géneros "malditos" o "prohibidos", demonizados precisamente por ser productos difíciles de vender como ha sido el caso del rock progresivo, un estilo musical que refleja una inmensa independencia creativa que otorga libertades a los músicos y que afecta incluso la presentación y duración de sus respectivos trabajos musicales. Tuvo un gran auge durante finales de los 60 y durante los 70, pero dejó de ser agradable con la llegada del disco y muchas bandas cedieron o murieron; muy pocas siguieron trabajando bajo esta filosofía. Con la cultura del download y el "hazlo tú mismo", comenzaron a salir bandas al ruedo. Nuevas bandas con una perspectiva fresca sobre el rock progresivo demostrando su capacidad para incorporar desde folk hasta la música pop a sus piezas, manteniendo esa libertad artística que predomina en el género. Dos grandes músicos salen a relucir esta última década y continúan haciendo camino dentro de la música, el señor Mikael Akerfeldt (Líder de Opeth) y Steven Wilson (No-Man, Porcupine Tree y otros) co-lideran a este grupo de nobles y valientes artistas que se han atrevido a hacer del rock progresivo algo agradable y escuchable otra vez. Después de años conversándolo, ambos músicos decidieron juntarse para hacer música, el producto de esto fue el self-titled de Storm Corrosion.

 

 

Storm Corrosion es un dúo entre los líderes de Opeth y Porcupine Tree. Ambos músicos habían lanzado discos de estudio bajo un estilo similar, el rock progresivo en "esteroides". Heritage de Opeth, fue un disco tributo al rock de los años 70 en el que se hacen notorias las influencias de bandas de rock progresivo y otras bandas del corte de Rainbow, por citar un ejemplo. Un disco de canciones extrañas, sin voces guturales pero con ese toque oscuro que tiene la banda, además de seguir demostrando técnicas y habilidades de composición y ejecución impecables. Por otra parte, Steven venía de un momento muy dulce en su carrera, había sacado su segundo disco solista y lo había promocionado con una gran gira por todo el mundo. Grace for Drowning, nombre que recibe el disco, tiene mucho de King Crimson, Syd Barret e incluso Ennio Morricone como influencias notables en esta producción. Ambos parecían estar visitando a la misma musa inspiradora y era lógico que continuaran en esta vía haciendo un disco.

 

 

Su debut: Self-titled de Storm Corrosion, tiene un enfoque quizá minimalista ya que visto desde muchos ángulos está producido principalmente con guitarras, teclados y melotrón acompañados por la voz de Wilson y ocasionalmente de Akerfeldt; aún con todo esto continúa en la vena del rock progresivo. La música que se escucha aquí es grandiosa, como si hubieran encapsulado los grandes sonidos del rock progresivo de los años 70 y los dejaran añejar con el tiempo.

 

 

Este año han salido grandes discos, pero llama la atención que muchos blogs y revistas musicales no reseñen este álbum. Es difícil entender por qué Storm Corrosion, con un disco de sonido atemporal y bien producido, no tenga espacio en estos medios; seguramente habrá otros independientes que cubran y divulguen este tipo de música. Para despedir esta entrada, dejamos el ‘single’ de la banda, con una grandiosa animación, una excelente temática y la "oscuridad" típica que inspira a este grupo pero que a pesar de estos elementos resulta conmovedor por su gran estética, contenido simbólico y lírico.

 


Referencias: