La cantante que está usando inteligencia artificial para componer su disco

Miércoles, 11 de octubre de 2017 17:44

|John Sanchez

Taryn Southern está usando Amper, un compositor y productor artificialmente inteligente, para concretar su primer disco

Hace unos meses se popularizó un video en el que el director Hayao Miyazaki mostraba su indignación ante un grupo de ingenieros y desarrolladores que, para rendirle homenaje, le mostraron su última invención: inteligencia artificial capaz de hacer animaciones. El director japonés, genio durante décadas de las más famosas producciones de los Estudios Ghibli, describió lapidariamente lo que veía: "Es un insulto a la inteligencia y a la sensibilidad humana". Aunque algunos fanáticos con esperanzas puestas en los avances del futuro, fieles seguidores de la tecnología y la robótica, tenga una opinión distinta y hayan pensado que su reacción fue quizá desproporcionada o descontextualizada, también podrían intentar entender la visión de un artista o, sin ir más lejos, de un ser humano. Si bien es cierto que parece haber un buen lugar para integrar a robots y androides en espacios de expresión artística, como la película Sayônara [Kôji Fukada, 2015], por ejemplo, ¿podría la inteligencia artificial componer música? La respuesta de la cantante Taryn Southern, quien está completando un álbum con el uso de inteligencia artificial, es afirmativa.



Si además de tener una excelente memoria eres uno de esos verdaderos amantes de la televisión y de los programas de espectáculos estadounidenses, probablemente recuerdes a Southern como una de las participantes de la tercera temporada de American Idol, show de cantantes amateurs que quieren dar el primer paso en su carrera y que dejó de transmitirse a finales de 2016. Desde entonces la cantante se ha ido abriendo camino como una personalidad de YouTube y una que otra participación en otros programas televisivos. En la todopoderosa plataforma de streaming, Southern comparte a menudo temas que interpreta (versiones y originales), testimonios sobre sus experiencias en audiciones para películas, reflexiones sobre temas variados, tutoriales, en fin, es una vloguera con talento nato para la música. Tal vez esa búsqueda la llevó a recurrir a la inteligencia artificial para musicalizar su proyecto.



Taryn Southern, con miras a concretar la publicación de su primer disco, que tentativamente se llamará I AM AI, empleó los servicios de Amper, un compositor, productor e intérprete artificialmente inteligente, desarrollado por un variado grupo de expertos en música y tecnología. Su primer sencillo, llamado "Break Free", un tema pop electrónico quizá algo edulcorado, el cual se comparte a continuación, de hecho cuenta con la labor de ingeniería y "creatividad" del algoritmo. Lo que también luce como una movida inteligente para promocionar el proyecto Amper, podría sonar interesante en oídos escépticos, aun cuando tengan bien claro que jamás una máquina superará al factor creativo inherente a la mente y sensibilidad humana.



Sin embargo, la cantante lo tiene claro, pues no es tan fácil como parece. No se trata de dejar que la máquina haga todo el trabajo. Como ella lo explica, el proceso consiste en ingresar ciertos lineamientos, como tempo o el BPM (siglas de beat per minute) requerido. Entonces Amper sacará una base musical que la artista pueda manipular de diferentes formas, como estilo, tono, afinación, instrumentación y arreglos. Incluso puede realizar cambios de género o de la emoción. Todos los elementos con los que quiera trabajar, que además le sirven a esta tecnología para determinar mejor sus gustos y su estilo. Según explica Southern, Amper es una excelente herramienta capaz de componer con buena instrumentación, pero sigue siendo un poco confusa en cuanto a la estructura de las canciones. Contenta con el resultado, su proyecto parece ir viento en popa, aunque se encuentra muy lejos de darle una participación más representativa a la inteligencia artificial en la composición. Y ni hablar de incluirla en presentaciones en vivo.

***

Este tema, a veces delicado y peliagudo, convoca ciertas implicaciones éticas o morales, por llamarlas de alguna forma. A menudo se debate sobre el futuro de la inteligencia artificial y cómo podría afectar el día a día de los seres humanos en el futuro. Incluso en la actualidad ya hay ciertas desviaciones o formas nuevas de lidiar con la vida y con la muerte, como el caso de la científica que intentó revivir a su mejor amigo mediante la inteligencia artificial.

John Sanchez

John Sanchez


  COMENTARIOS