PUBLICIDAD

MUSICA

Terror en el Estudio 666: La película de terror de los Foo Fighters

La película fue grabada en la misma casa donde grabaron su disco ‘Medicine at Midnight’, una mansión de la vida real, supuestamente embrujada, en la que los Foo Fighters vivieron “cosas extrañas”.

En medio de una extensa gira de conciertos que marcaba su regreso a los escenarios tras la pandemia, Foo Fighters perdió a Taylor Hawkins. El baterista murió a la edad de 50 años en un hotel de Bogotá, Colombia, unas horas antes de su presentación en el festival Estéreo Picnic. Entre los múltiples proyectos de la banda de Dave Grohl está ‘Terror en el Estudio 666′ (’Studio 666′) la primera película de terror de Foo Fighters en la que Hawkins participó junto con sus compañeros y que se estrenó a inicios de este año.

¿De qué va la película? Es una historia escrita por Dave Grohl y dirigida por B.J. McDonnell en la que los miembros de la banda actúan como ellos mismos en un estudio de grabación. Invitados por su manager Jeremy Shill a grabar un álbum que lo ayude a pagar sus deudas, los Foo Fighters llegan a una casa embrujada en la que se enfrentan a un bloqueo creativo... y a fuerzas malignas que acaban por poseer a Dave. En la vida real, Foo Fighters grabó todo un disco de metal para Dream Widow, la banda ficticia que aparece en ‘Terror en el Estudio 666′.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aquí el tráiler oficial:

La casa embrujada de los Foo Fighters

La película se filmó en el mismo lugar donde la banda grabó ‘Medicine at Midnight’, el décimo álbum de Foo Fighters que se lanzó a principios de 2021. La casa de Encino, California es una antigua construcción de los años 40 en la que, de acuerdo con el mismo Dave Grohl, ocurrieron cosas “extrañas” durante la grabación del disco. Esto fue lo que dijo en entrevista con NME en marzo del año pasado:

“Sabía que había vibras extrañas, pero el sonido estaba definitivamente raro. Regresábamos al estudio al día siguiente y todas las guitarras estaban desafinadas. O las funciones que habíamos puesto en la mesa de mezclas, todo estaba de nuevo en ceros. Abríamos una sesión de Pro Tools y había tracks perdidos. Había algunos que nosotros no habíamos puesto ahí. Pero eran solamente como sonidos raros de micrófono abierto. Nadie tocando un instrumento o algo parecido, solo un micrófono abierto grabando los sonidos de la habitación”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Grohl dice que incluso llevó un monitor para bebé, de la época en que sus hijos aún dormían en sus cunas, para averiguar qué era lo que ocurría durante la noche en el estudio de grabación. “Lo dejé toda la noche para ver si había alguien ahí que estuviera jugando con nosotros. Primero, nada. Y justo cuando pensamos que éramos unos ridículos y estábamos locos, empezamos a ver cosas en la cámara que no podíamos explicar”.

Finalmente, la banda averiguó la historia de la casa y fue cuando les prohibieron contar lo que habían visto: “Tuve que firmar un maldito acuerdo de confidencialidad con el dueño de la casa, porque está intentando vender el lugar. No puedo revelar lo que ocurrió ahí en el pasado, pero esos múltiples eventos en tan poco tiempo nos hicieron terminar de grabar el disco tan rápido como pudiéramos”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Más allá de los eventos paranormales, reales o ficticios, que rodean a la película de terror de los Foo Fighters (y de las relativamente bajas calificaciones que recibió la cinta tras su estreno), ‘Terror en el Estudio 666′ es una gran oportunidad de ver a la banda junta en una historia cómica de horror. Está, sobre todo, la actuación de Taylor Hawkins, cuya personalidad y sentido del humor quedaron para siempre en uno de los últimos grandes proyectos de su vida.



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD