Música

La banda que puso a bailar a un manicomio al ritmo del garage punk

Música La banda que puso a bailar a un manicomio al ritmo del garage punk



Si en uno de esos ejercicios comparativos a alguien se le ocurriera proponer un género musical que sirviera para ilustrar lo que es la insania, la locura o, en términos médicos, una enfermedad mental, tal vez el punk encabezaría la lista. Al fin y al cabo, siempre ha habido algo profundamente perturbador y "poco normal" en su esencia. Definitivamente el punk no es para todos. "Es para algunos pocos elegidos", dirán o pensarán sus fieles defensores. Lo cierto es que el punk, y el rock en general, ha significado un punto de inflexión en la cultura moderna.

Como siempre, todo se resume a un hecho memorable. Pero no de esos que aparecen en los libros de las grandes historias de la música, junto con otro montón de anécdotas rimbombantes para enaltecer aún más a una banda ya consagrada. Es más del tipo de momentos raros que sólo una experiencia en vivo puede garantizar. Ocurrió exactamente el 13 de junio de 1978. Como parte de su gira por Norteamérica, la banda de garage punk y psychobilly The Cramps, originaria de Nueva York, una de las agrupaciones fundamentales para el sonido de muchas otras bandas que surgieron en años posteriores, llevó a cabo un concierto fuera de serie.


the tramps en el manicomio


Conformada por Lux Interior, Poison Ivy, Kid Congo Powers y Sean Yseult, The Cramps ya de por sí eran excéntricos, que es decir poco. Sus personalidades musicales abarcaban vestimentas estrafalarias, que hacían homenaje a las películas de terror, al glam y a la estética sadomasoquista, con un estilo depurado y rockero. Pero la banda no era sólo imagen. Su sonido potente, rápido y contagioso era el indicado para poner a bailar a un manicomio.

Como mucho, unas 100 personas presenciaron el concierto de esa tarde. The Cramps ya tenía toda una corte de seguidores, pero esta ocasión era más que especial. No se trataba de una presentación multitudinaria, pues tenía lugar en el patio del Napa State Mental Hospital, en California, una institución para personas con enfermedades y desórdenes mentales. 





El inicio del concierto se anunció con los primeros acordes de "Mystery Plane", así, sin más presentaciones ni prólogos. El efecto fue inmediato. El punk poseyó a los asistentes, quienes empezaron a bailar y gritar en franco goce. No eran una multitud, pero hacían ruido y la estaban pasando bien.

El video, grabado casualmente y que desde entonces ha sido restaurado y comercializado en varias ediciones (en DVD en 2004), muestra a un conjunto en completo control de la situación, embebidos en su talento musical y puesta en escena, entregando un performance de alto octanaje que, aunque ruidoso y aparatoso, retrata un momento extrañamente íntimo. "Alguien me dijo que ustedes estaban locos, pero no estoy tan seguro de eso. A mí parece que están bien", dice Lux Interior antes de entonar el siguiente tema. Todo el set dura poco más de 20 minutos, en los que los integrantes del grupo interactúan con los pacientes, entretienen como sólo una banda de esa naturaleza podía hacerlo y tocan sin parar sus temas de cabecera y un par de versiones a su estilo garage.

Sin embargo, presenciar un concierto no era nada nuevo para los internos del Napa State Mental Hospital. El para entonces director de la institución solía organizar este tipo de encuentros para que los pacientes "expandieran sus horizontes".  Otros pasaron por tan especial tarima, pero sólo The Cramps fueron inmortalizados en video. La banda The Mutants también tocó ese día, pero la cámara no pudo captar las imágenes porque se agotó la batería o ya había oscurecido, la verdad eso no importa.

Lux Interior falleció en 2009 y The Cramps, tras pasar por varias alineaciones y reformarse y juntarse una y otra vez, es cosa de un glorioso pasado. Que viva el rock, que viva la locura, que viva The Cramps.

***

Si te laten los conciertos legendarios, el todopoderoso YouTube tiene opciones que debes ver.


Referencias: