La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd
Música

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

7 de julio, 2017

Música La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

7 de julio, 2017

 

 

El diamante loco

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 0

«¿Ya le entendieron?», repetía divertido el joven Syd Barrett en el estudio de grabación. Sus compañeros lo miraban con miedo, condescendencia y angustia. Una genuina preocupación por su bienestar mental crecía exponencialmente dentro de Roger, David, Nick y Richard. El primero había sido su amigo desde la infancia y no lograba comprenderlo; el chico que había conocido, lentamente se transformaba en una sombra delirante o en –como ellos le decían– un diamante loco. 

«¿Ya le entendieron? ¿Ya le entendieron?», decía la última canción que grabarían juntos. No había pasado ni un año desde el lanzamiento de su primer álbum y el hombre estaba al final de su carrera. De acuerdo con Roger Waters, Syd entró a la sesión con un nuevo track sencillo llamado 'Have You Got It Yet?', el cual todos comenzaron a interpretar de inmediato. Sin embargo, cada vez que iniciaban de nuevo, Barrett cambiaba la composición y los arreglos. Fue hasta después de varias versiones que la banda comprendió que nunca le entenderían a la canción y que su amigo (o lo que quedaba de él) sólo estaba jugando con ellos. Ese fue el momento en el que decidieron deshacerse del genio que los había logrado catalogar como un grupo relevante en la escena británica.

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 1

Pero Syd no siempre fue así... Aunque, claro, posiblemente estaba destinado a perderse en su propia locura.

Su caída psicológica comenzó con su ascenso musical. Antes de convertirse en Syd, Roger Keith Barrett era un niño completamente normal de una familia de clase media en Inglaterra. Le llamaba la atención la música y el arte, así que cuando cumplió 16 años decidió estudiar en la Camberwell College of Arts in London para estudiar pintura. Inspirado por los Beatles y por el jazz que escuchó durante la adolescencia, comenzó a escribir algunas canciones. A los dos años, estaba siendo invitado por los estudiantes de arquitectura, su amigo Roger Waters, Nick Mason y Richard Wright, para comenzar una banda que adoptó distintos nombres antes de elegir el que todos conocemos : Pink Floyd.

-

É(L) E(S) (D)IOS

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 2

 The Beatles comenzaban a experimentar con su álbum "Revolver" e inevitablemente Pink Floyd se adentró en esa influencia creando sonidos diferentes más lejanos al pop. Fue en 1965 cuando Syd se encontró por primera vez con el LSD, la droga psicodélica que se ponía de moda entre la escena musical de la época. Al poco tiempo consumió más drogas y casi entró a un culto, pero fue rechazado por ser demasiado joven. Esas experiencias definieron la música de su banda durante toda su historia. Aunque tocaban rock and roll, Barrett insistía en experimentar de forma más profunda e integrar el arte en la música. El resultado fueron sus primeros sencillos, 'See Emily Play' y 'Arnold Layne', las cuales atrajeron la atención de la crítica, y gracias a que la disquera EMI los había firmado, estaban a punto de crear su primer álbum: "The Piper at the Gates of Dawn".

Fue en esa época cuando la mente de Barrett comenzó a destruirse. Consumir LSD no es similar a tomar cualquier droga. Es decir, si un día alguien toma una dosis, si intenta hacerlo al día siguiente, sería imposible lograr los mismos efectos, a menos que la dosis aumente. Esa fue la perdición de Syd. Lo que al inicio le servía para inspirarse y crear sonidos más psicodélicos y profundos, eventualmente se convirtió en una adicción que ponía en riesgo su psique. Roger Waters ha asegurado que su compañero sufría de esquizofrenia, lo cual ha sido respaldado por diferentes personas, sin embargo, la familia de Barrett aseguraba que él no tenía ninguna condición y que lo único que causó su pérdida de la razón fue la enorme cantidad de drogas que tomaba para grabar su álbum.

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 3

Aunque era su primer disco, Barrett quería llevar la genialidad musical al límite, pero rápidamente se convirtió en una pesadilla. Participó en casi todas las canciones creando algunas de las composiciones más insólitas de la época; sin embargo, el costo lo pagaba su mente. Había momentos en los que se quedaba quieto sin hacer nada, en otros momentos parecía demasiado enérgico e incongruente, y en ocasiones parecía estar en otro planeta. Logró terminar las grabaciones con esfuerzos de sus compañeros, pero su mente no logró recuperarse del todo. Esa situación impidió que el hombre pudiese participar en una gira, así que nunca se promocionó debidamente el álbum. 

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 4

La banda tocó algunos espectáculos junto a Jimi Hendrix en el 67, pero Barrett no podía desempeñarse. En una ocasión se quedó sin tocar su instrumento, sólo viendo a la nada sobre el escenario. A pesar de todo eso, entre los fanáticos de la bandas era considerado el genio detrás de la música. 

Al poco tiempo de esos eventos, sucedió aquella historia de «Have you got it yet?», y la banda decidió separarse de él... sin avisarle. Richard Wright vivía con él y no se atrevió a comentarle que estaba fuera de la banda. David Gilmour lo había reemplazado de tiempo completo y ya no lo necesitaban para las presentaciones. Syd se quedaba en su hogar durante horas en la misma posición quemándose las manos con los cigarros sin apagar, hasta que finalmente se dio cuenta de que no volvería. El resto de los integrantes añadió su última canción en su segundo disco "A Saucerful of Secrets", llamada 'Jugband Blues' en la que básicamente se despedía del mundo para quedarse en su tierra de fantasía creada por la esquizofrenia y el abuso del LSD.

-

Desearía que estuvieses aquí

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 5

Syd Barrett, a pesar de sólo participar oficialmente en el primer disco, marcó a Pink Floyd para toda su historia. La locura se convertiría en el tema principal de sus álbumes y sus canciones parecían ser un continuo homenaje al hombre que lo comenzó todo. "Wish You Were Here" es el disco con el homenaje más claro por la canción 'Shine on You Crazy Diamond', en la cual narraban lo fantástico que era en el pasado pero cómo se había perdido y nunca volvería. El track homónimo del disco, aunque no trata precisamente sobre Barrett, también parece una disculpa por haberlo abandonado. El vocalista, sin cabellos ni cejas, apareció durante las grabaciones de ese álbum. Fue uno de los últimos momentos en los que el diamante recordaba un poco de lo que había logrado en el pasado.

La adicción a LSD que originó el primer disco de Pink Floyd 6

-

Barrett lanzó dos álbumes posteriores a su trabajo con Pink Floyd, sin embargo, fueron tan complicados de grabar como el "Piper at the Gates of Dawn". El diamante simplemente estaba perdido. Syd se alejó de la realidad en la que se convertía en un ícono de la música y nunca pudo disfrutar ese éxito por completo. Su mente se ahogó en las drogas, pero gracias a él tenemos a Pink Floyd y a toda la ola de bandas a las que influyó con su sonido psicodélico que pocos lograrían igualar.

Escucha "The Piper at the Gates of Dawn":

*
Referencias

"Syd Barrett and Pink Floyd: Dark Globe" de Julian Palacios (2010)

"Saucerful of Secrets: The Pink Floyd Odyssey" de Nicholas Schaffner (2005)

The Economist


Referencias: