Música

Trent Reznor. Metamorfosis

Música Trent Reznor. Metamorfosis

Es muy difícil triunfar en una industria como la de la música. Primero se necesita ser muy talentoso, trabajador y tener un concepto. Solamente desarrollar el concepto a un artista le puede tomar años. Eso sin contar el tiempo de preparación que se necesita para conocer lo suficiente el instrumento de su elección. Después de lograr lo antes mencionado, se necesitan dos ingredientes más. Contactos y suerte. Como podemos ver, no es casualidad que las “superestrellas” de hoy en día estén donde están.
 
 
Hay artistas que se especializan en cierto género, aprenden los trucos y mañas del ambiente en el que se mueven y entran a una zona de confort. Definitivamente Trent Reznor no es uno de ellos. Él es un artista que ha sabido transformarse, no sólo evolucionando en su mismo proyecto, sino haciendo propuestas realmente distintas entre sí. El mejor ejemplo es su incursión al mundo cinematográfico. 
 
No le basta con el éxito alcanzado con su proyecto Nine Inch Nails, con el que ha revolucionado la manera de dar shows y ahora participa en grandes producciones de Hollywood haciendo música original. Ganó el Oscar a mejor música original en el 2011 con Atticus Ross por su trabajo en el film Red Social. 
 
 
Muchas personas pueden pensar que “el que es perico en donde quiera es verde”, pero en éste caso no pueden estar más alejadas de la realidad. Hacer música para una película es totalmente distinto a hacer música para una banda que se enfoca en dar conciertos. Desde el inicio se sacrifica el protagonismo de las melodías, ya que ahora no son el personaje principal, solamente son el complemento de lo que estamos viendo. Tampoco se puede decidir el momento de un clímax solo por que la música lo pide, hay que adecuarse a lo que se ve en la pantalla, reconocer dónde está el cue y cuánto dura. 
 
 
El éxito del señor Reznor se debe a que conoce la función que debe cumplir su trabajo en cada situación. Analiza sus opciones y se rodea de la gente adecuada para sus distintos proyectos. Con Atticus Ross ha desarrollado una manera muy peculiar de trabajar a la hora de escribir la música para cine, pues en lugar de discutir constantemente lo que quieren hacer durante la sesión, Reznor toca la guitarra durante una hora y Ross lo graba constantemente. Es como una lluvia de ideas, que posteriorente Atticus Ross se dedica a organizar. En estos videos nos explican detalladamente su singular manera de abordar el asunto.
  
 

Referencias: