NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Las últimas palabras de Sid Vicious, Bob Marley y otros grandes músicos

9 de noviembre de 2017

Rodrigo Ayala Cárdenas

Para los amantes de las anécdotas más trágicas y sorprendentes tenemos un exquisito brebaje para que lo beban, disfruten y lloren a sus muertos en combate…


—Me han disparado. Me han disparado. Soy Lennon, John Lennon, de The Beatles. Me duele.


—¿Está seguro de que es usted John Lennon?


—Sí.


Así hablaba el Beatle mientras era conducido a un hospital en ambulancia después de haber sido baleado por Mark David Chapman, a las afueras de su residencia en el edificio Dakota en Nueva York. Fueron sus últimas palabras antes de morir y con esta triste partida se cerró una era en la historia del rock. La locura de un sujeto llevó a la caída de uno de los grandes ídolos de la música, aquel que construyó a la banda mas famosa de la música y que intentó llevar al mundo un mensaje de paz.


Freddie Mercury vivía sus últimos momentos en su mansión de Garden Lodge. Enfermo de SIDA, hace varios días había dejado de luchar contra la enfermedad, harto de ver cómo su cuerpo se consumía sin remedio. A los pies de su cama yacía su amada gata, Delilah, a quien acariciaba con ayuda de terceros ante la fatiga que sus músculos sentían. La persona que estuvo presente en el momento de su muerte fue Mary Austin, a quien dejó casi toda su fortuna. Mercury no se fue de este mundo diciendo algo glorioso a Austin, sino un sencillo y humano «pipi, pipi».


Antes y después de Lennon y Mercury, la historia se ha encargado de recopilar a través de libros, entrevistas y testimonios las últimas palabras de grandes músicos antes de morir. Para los amantes de las anécdotas más trágicas y sorprendentes tenemos un exquisito brebaje para que lo beban, disfruten y lloren a sus muertos en combate…

 

«Love one another».

[Ámense lo unos a los otros].


George Harrison (2/25/1943 – 11/29/2001)



George Harrison en su última fotografía conocida


¿De qué otra manera se podía despedir el “Beatle Silencioso”, el que amaba la filosofía oriental, la meditación y era devoto de Krishna? La batalla contra un cáncer de garganta no pudo ser ganada por Harrison quien solía fumar hasta tres cajetillas de tabaco rubio inglés cada día. Por desgracia, el cáncer hizo metástasis hasta el cerebro, donde los doctores le detectaron dos tumores. Para este momento Harrison ya no podía andar demasiado por sus propio pie, por lo que usaba una silla de ruedas. A decir de su mujer, Olivia, el músico murió tranquilamente mientras dos de sus mejores amigos le cantaban a los pies de la cama himnos hindúes.

 

-

«Oh shit!»

[¡Oh mierda!]


Cozy Powell (12/29/1947 – 4/5/1998)



Uno de los bateristas más destacados de todos los tiempos que tocó en bandas gloriosas como Black Sabbath, Rainbow o Whitesnake. Al buen Cozy le gustaba vivir la vida frenéticamente al sonoro choque de un par de copas durante salvajes brindis, colocándose buenas dosis de drogas o manejando a altas velocidades. Precisamente murió cuando viajaba a más de 100 km/hora en su auto. La última exclamación que emitió en vida fue confirmada por su novia, con la que hablaba por teléfono antes de que perdiera el control de su auto.  

 

-

«Money can’t buy life».


[El dinero no puede comprar la vida].


Bob Marley (2/6/1945 – 5/11/1981)



Marley era un asiduo jugador de futbol. Durante un partido recibió un fuerte pisotón que le hizo perder la uña en medio de insoportables dolores. Durante la revisión en una clínica, los médicos descubrieron un extraño melanoma en el dedo del músico. Era un cáncer que pudo haber sido tratado con la amputación del dedo. Sin embargo, el rastafari, fiel a sus creencias, rechazó cualquier tipo de intervención quirúrgica, ya que los miembros de esta religión no pueden amputar ninguna parte de su cuerpo.


Con el paso de los años la condición física de Marley fue en descenso, debido a la metástasis del cáncer que había avanzado hasta su cerebro, pulmones, hígado y estómago, derivando en sus muerte. Poco antes de su fallecimiento, su hijo y esposa le pidieron que firmara su testamento, algo a lo que el músico se negó, al afirmar que para los rastafari eso equivalía a firmar su sentencia de muerte.

 

-

«Van Halen!»


"Dimebag" Darrell Abbott (8/20/1966 – 12/8/2004)



Una de las muertes más trágicas en la historia del rock fue la que sufrió el exguitarrista de la banda de Pantera, cuando un trastornado sujeto, llamado Nathan Gale, le apuntó con un arma en un concierto y lo acribilló en pleno escenario. La razón fue que Gale sentía que Darrell era el responsable de la separación de Pantera, su banda favorita. El concierto era de la banda Damageplan, donde el guitarrista compartía escena con su hermano Vinnie Paul. La noticia sacudió al mundo del rock y llevó a Darrell a convertirse en una de las más grandes leyendas del rock. «¡Van Halen!» era la señal para que la banda tocara al máximo de potencia y velocidad.

 

-

«Don’t worry – it’s not loaded, see?».

[No te preocupes. No está cargada, ¿ves?]


Terry Kath (1/31/1946 – 1/23/1978)



Kath, virtuoso guitarrista de la banda Chicago y elogiado por el mismo Jimi Hendrix, murió una semana antes de cumplir 32 años. Nublado por los efectos del alcohol y las drogas, el guitarrista decidió jugar a la ruleta rusa con algunos invitados durante una fiesta en su casa. Luego de apuntar varias partes de su cuerpo con un arma de 9 mm, el músico la puso en su cabeza y tras decir «Don’t worry – it’s not loaded, see?», una bala se coló en su cabeza frente a los ojos de su esposa, Camelia Emily Ortiz. Una absurda muerte para un músico con un brillante futuro por delante.

 

-

«We had a death pact. I have to keep my half of the bargain. Please bury me next to my baby. Bury me in my leather jacket, jeans and motor cycle boots. Goodbye».


[Teníamos un pacto de muerte. Tengo que llevar a cabo mi parte del trato. Por favor, entiérrenme cerca de mi nena, con mi chaqueta de cuero, mis jeans y mis botas de motociclista. Adiós].


Sid Vicious (5/10/1957 – 2/2/1979)



El salvaje bajista de Sex Pistols nació con un nombre menos violento que con el que se dio a conocer en el ámbito de la música punk: John Simon Ritchie. En una entrevista en plena efervescencia punk, Vicious dijo: «Probablemente muera antes de llegar a los 25, pero habré vivido de la manera que quería». El músico en efecto murió muy joven… pero cuatro años antes de lo que había vaticinado, debido a una sobredosis de heroína. Algunos han llegado a señalar que quizá se trató de un suicidio. Meses antes, su novia Nancy había sido hallada muerta por un arma blanca en el Chelsea Hotel, donde vivía con el bajista. Sid era el único sospechoso sobre el crimen.


-


La historia del rock debe ser contada no sólo a través de sus discos más emblemáticos, sino a través de los accidentes que lo han definido y demostrado que es el género más fascinante pero también el más peligroso de todos. Por ello te presentamos un recopilado de frases emblemáticas que debes conocer como buen amante del rock, para que te des cuenta de la relevancia que tienen las palabras de tus músicos favoritos. 


TAGS: Grandes artistas historia de la múscia Rock
REFERENCIAS: Flavor Wire Mental Floss

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

La historia de Jeff Buckley, el músico que impulsó al rock de los 90 y la historia parece haber olvidado Tablas de Sarhua: el arte popular que escandaliza a las altas esferas de la sociedad peruana Autoeroticism: Finding The Perfect Moment For Self-Love 6 Bad Dates You've Had (Or Will Have) At Some Point Of Your Life 7 lugares turísticos para visitar en Guanajuato Las perversiones y los secretos de una orgía según 12 pinturas

  TE RECOMENDAMOS