Breve historia del synthpop y sus exponentes

Martes, 24 de junio de 2014 10:47

|Cristina Massieu

El synthpop como su nombre lo dice, es un género característico por el uso de sintetizadores


¿Dónde y cuándo se originó el synthpop? Entre los pioneros del género se encuentran Jean Michel Jarre, Gary Numan, Giorgio Moroder, Fad Gadget y Human League, quienes exploraban sonidos electrónicos en Europa y América desde los setentas. 


moogmem

 El fenómeno no fue únicamente occidental, bandas como Yellow Magic Orchestra y Hikashu crearon su propio sonido y se volvieron inmensamente populares en Japón. Mientras tanto, los ahora legendarios temas “I Feel Love” (1977) de Donna Summer, producida por Moroder; “Fade To Grey” (1980) de Visage y “Passion” (1982) de The Flirts marcaron tendencias con bajos poderosos y melodías brillantes cuando los ochentas apenas empezaban. 






 Muchos factores contribuyeron al nacimiento del synthpop, uno de los más importantes fue la creación del sintetizador Moog en 1964, y posteriormente su versión Minimoog, que resultó portátil y práctica para presentaciones en vivo y fue adoptada por músicos como Pink Floyd y Yes, quienes a su vez comenzaron a definir el sonido psicodélico synthrock. Aunque el carácter sintético y citadino del synthpop fue criticado inicialmente, pronto consiguió adeptos y muchos conjuntos musicales empezaron a experimentar con sintetizadores. 


 El synthpop se consideró minimalista y artificial, contrastó con la ira y desesperación del punk y a pesar de todo logró establecer una identidad urbana que pronto adquirió un tinte futurista y atrajo a entusiastas de la ciencia ficción. Algunas de las canciones más distintivas de los comienzos del synthpop son "Cars" (1979) de Gary Numan, "Photographic" (1981) de Depeche Mode "Only You" (1982) de la banda inglesa Yazoo. 





 Hubo agrupaciones relevantes que incorporaron elementos visuales complejos como los veteranos alemanes Kraftwerk, quienes retomaron, por ejemplo, el constructivismo ruso. Entre otros músicos influyentes están Tangerine Dream y Brian Eno con Roxy Music, cuyo uso novedoso de los instrumentos electrónicos impresionó a la audiencia y generó una influencia duradera. 





 Paralelo a la era del post-punk, el pop de sintetizador emergió con singular fuerza cuando bandas como Depeche Mode y Soft Cell comenzaron a conquistar los oídos de un público más amplio y la tecnología de los sintetizadores evolucionó rápidamente, invadiendo tanto clubs nocturnos como estaciones de radio con innovadores sonidos dance y transformando géneros ya existentes como el disco y el pop. Pronto el neón, los colores metálicos y paisajes fantásticos se volvieron inconfundibles como parte de la estética del synthpop. Los subgéneros no tardaron en aparecer, por ejemplo, el hiperactivo HI-NRG es una versión exagerada y frenética del sonido synthpop. Fue en esta época que se introdujo la tecnología MIDI y la posibilidad de utilizar sintetizadores se facilitó considerablemente. 





 Para la segunda mitad de los ochentas, el synthpop se había extendido notoriamente; actos como Eurythmics y Erasure gozaban de éxito absoluto y los sonidos sintéticos continuaban impregnando otras corrientes. Así fue como el pop de sintetizadores se volvió emblemático de los años ochenta, década que vio el ascenso de grupos tan legendarios como Depeche Mode y New Order. 





 Sin embargo, para finales de los ochentas, el synthpop sufrió un declive y fue prácticamente olvidado, en parte por el revival del rock, representado frecuentemente por la banda británica The Smiths en Europa y por el grunge en Norteamérica. Aunque no desapareció por completo en los noventas (bandas como Wolsfheim, Daft Punk y Pet Shop Boys siguieron produciendo música electrónica), el género perdió su atractivo comercial durante varios años y se mantuvo vivo en la escena underground discretamente hasta su sorprendente regreso en la primera década del dos mil. 




 Si bien el synthpop como se conoció en un inicio había desaparecido, su influencia nunca murió por completo, y a principios del dos mil surgieron nuevas propuestas que retomaban el sonido que había sido tan popular en los ochentas, dándole un giro frenético e impaciente que impulsó a la fama el género ahora conocido como electrohouse y/o electroclash. Entre los nombres más representativos de esta nueva ola están Vitalic con su memorable hit “My Friend Dario”, Miss Kittin & The Hacker con “Frank Sinatra” y Felix Da Housecat / Chicks On Speed con “Rocket Ride”. 





 Para finales de la primera década del dos mil, el synthpop había retornado a la escena tanto underground como mainstream; sus mejores épocas estaban presentes en el sonido de muchos artistas prometedores como Anoraak, Junior Boys, La Roux, Tesla Boy y The Knife, y también corrían en las venas del pop, por ejemplo, Confessions On A Dancefloor (2006) de Madonna es un álbum synthpop en su totalidad, y otras artistas pop como Lady Gaga, Kylie Minogue y Kesha también lo incorporaron a su música. 




 Actualmente el synthpop se considera una pieza clave en la evolución de la música electrónica y seguirá inspirando a todo aquel interesado en ella.

Para los que se quedaron con ganas de saber más, dejamos este documental de la BBC llamado "Synth Britannia", estamos seguros de que lo disfrutarán.


 



BBC Synth Britannia - 2012 Documentary from NYC DJ ALLIANCE on Vimeo.

Cristina Massieu

Cristina Massieu


  COMENTARIOS