Estos son los países donde se ejerce más violencia religiosa

Lunes, 17 de abril de 2017 6:42

|Regina Mendoza



Históricamente, las guerras más cruentas han tenido un móvil en común: la instauración de una única religión, el reconocimiento de un sólo dios omnisciente. La afición por un conjunto de deidades, los adeptos feroces a una serie de creencias escritas desde el inicio de los tiempos, inamovibles y dictatoriales reposan sus acciones cotidianas en esos destinos que alguien más enunció para ellos.

La negativa de los creyentes más vehementes para reconocer otro tipo de preceptos echó la raíz belicosa para desatar persecuciones religiosas en todo el orbe. Las cruzadas y las Reformas en Europa (específicamente en Francia e Inglaterra) son algunas de las más emblemáticas de los siglos pasados. En la actualidad, el fanatismo religioso ha impulsado acosamientos bestiales con el afán de reconocer una doctrina como la única y absoluta. 

El autodenominado Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) es el ejemplo más emblemático en la actualidad de una lucha antropofágica en nombre de un texto sacro. Una liturgia criminal que no cesará hasta que los devotos o los infieles sean eliminados absolutamente. Sin embargo, ese no es el único embate en nombre de un salvador, en tiempos de Trump y curas pederastas, la religión sigue provocando hostigamientos en todas las regiones del mundo. Nadie está exento de morir en nombre de Jesús, Alá o  Buda. No hay cabida para el auténtico laicismo. 

El Pew Research Center, un think tank estadounidense que analiza tendencias en todo el mundo, publicó un estudio que analiza las hostilidades sociales, impulsadas religiosamente,  a las que son sometidos los ciudadanos de 198 países. En general, a lo largo del 2015 detectaron un incremento (por primera vez en tres años) del acoso gubernamental y del uso de la fuerza contra determinados grupos religiosos, impulsado en gran medida por el repunte de migrantes y refugiados que buscan asilo en Europa.

De los 198 países analizados, 50 de ellos (25 por ciento) presentaron niveles "altos" o "muy altos" de restricciones gubernamentales, mientras que las hostilidades sociales involucrando alguna religión alcanzaron niveles altos en 53 naciones (27 por ciento).

Los 10 países que encabezan la lista de los más intolerantes son: Siria, Nigeria, Irak, India, Israel, Yemen, Rusia, Afganistán, territorios de Palestina, Pakistán y Egipto. 

El reporte se basó en el análisis de casos que involucraron crímenes de odio, agresiones colectivas y comunales, "terror" relacionado con religión, el uso de la fuerza para prevenir prácticas religiosas, el acoso de las mujeres que no siguieron los códigos de vestimenta y violencia por ejercer proselitismo o por "cambiar" de religión. 

El incremento global de las hostilidades sociales, reza el estudio, se reflejó en diferentes factores, incluyendo incrementos en "violencia grupal", es decir, los individuos fueron atacados o desplazados "debido a su fe", así como los incidentes en los cuales la violencia fue empleada para "reforzar" normas religiosas. En el caso de Europa, específicamente, en 17 naciones se reportaron este tipo de incidentes, mientras que en el 2014 únicamente fueron 9. 

En África Subsahariana, el hostigamiento se expandió debido a la violencia empleada para reforzar o mantener normas religiosas como someter a la población albina a rituales con "doctores" que practican la brujería, por citar un ejemplo recurrente. En 25 naciones de la región se reportaron este tipo de hostilidades.

La oleada de migrantes y refugiados que llegaron a Europa en el 2015 a buscar mejores condiciones de vida provocó un incremento de las medidas gubernamentales y persecuciones contra los "nuevos" grupos religiosos que se iban internando en el territorio. Esto tiene que ver en gran medida con la relación que han hecho los gobiernos europeos entre el terrorismo y determinadas religiones. Específicamente, los musulmanes fueron hostigados hasta el cansancio por el temor de que formaran parte de ISIS.

El reporte de Pew Research explica que mientras que el Medio Oriente y las regiones del norte de África continuaron presentando la mayor proporción en cuanto al involucramiento del gobierno en hostigamientos y el uso de la fuerza, Europa presentó el mayor incremento en esa rama: más de la mitad de las 45 naciones de la región tuvieron un incremento en el uso de la fuerza gubernamental.

Tan sólo dos países europeos, Rusia y Francia, presentaron alrededor de 200 casos de "acoso gubernamental" contra grupos religiosos en la mayoría de los cuales, los individuos fueron castigados por violar las leyes que prohibían el uso de velos en espacios públicos y fueron perseguidos por manifestar públicamente sus creencias religiosas. 

Estos nuevos índices revelan una tendencia bestial. La normalización de la persecución religiosa, "permitida" por el mismo gobierno ha logrado una explosión del hostigamiento generalizado contra cualquier práctica religiosa que no sea la que histórica y nacionalmente es la "tradicional".

*

Podría interesarte:

Razones por las que el islam nunca crecerá en América Latina.

¿El cristianismo podría dejar de ser la religión con el mayor número de fieles?

Jainismo: la religión más respetuosa con los animales.





 

TAGS:
REFERENCIAS:
Regina Mendoza

Regina Mendoza


  COMENTARIOS