El Hombre Araña habla zapoteco: festival del cómic en Oaxaca

miércoles, 17 de agosto de 2016 10:36

|Regina Mendoza

¡Ay!, diidxazá, diidxazá,
cani bidiideche lii,
qui gannadica’ pabiá,
jñaaca’ guaxhiica’ lii.
¡Ay! , zapoteco, zapoteco
quienes te menosprecian
ignoran cuánto 
sus madres te amaron”.

EL PUEBLO DE LAS NUBES

“Zapoteca” es un término procedente del náhuatl y significa  "habitantes del pueblo de Zapote ", pero los zapotecas se refieren a sí mismos con una variante del término "be'neza" que significa "el pueblo de las nubes".

Alrededor de 500 mil personas hablan zapoteco en México, la mayoría de las cuales se concentran en Oaxaca. En la región del estado llamada Juchitán, perteneciente al Istmo de Tehuantepec, allí, 53 mil personas se comunican en esta lengua y representan el 66 % del total de su población. 

Hoy quedan pocos hablantes menores de cinco años, la mayoría supera los 30 años: por cada 100 ancianos hablantes únicamente existen 45 niños que lo hablarán.  

"DME BIDXIGUÍ"

Dentro de un quiosco portátil construido de tubos, cartones y rejas de refresco, los niños se apresuraban a tomar los cómics de los estantes, también armados con materiales reciclados.

Claro que sabían que era el Hombre Araña, los Hombres X o la Mujer Maravilla pero nunca habían leído sus diálogos en su lengua natal. Leyeron en voz alta algunos pasajes para que todos pudieran escuchar las hazañas de los superhéroes.

En ese quiosco se llevó a cabo el primer festival de cómics "Dme Bidxiguí" (Hombre Araña) en Unión Hidalgo. El pintor Pedro Hernández llegó a esa localidad oaxaqueña, que tiene sus orígenes en familias procedentes de Juchitán con el objetivo de revalorizar el zapoteco y acercar a los niños a su lengua natal y cultural.

 Junto con el traductor Eduardo Vicente, se dieron a  la tarea de transcribir uno de los cómics más populares, publicado en 1960, al zapoteco.

CÓMICS PARA EL ISTMO

Los cómics forman parte de un proyecto que pretende crear material y textos educativos en zapoteco del Istmo. Para la primera etapa se seleccionó precisamente al Hombre Araña, cuyos cómics fueron analizados antes para adquirir el tono del lenguaje empleado en los originales.

Todas las historias fueron replanteadas y se implementaron palabras que dieran nuevos sentidos y mensajes a las lecturas. No fue una traducción absoluta, sino una "reinvención" de los recursos lingüísticos.

Vicente explicó para "Vive Oaxaca" que todas sus labores pretenden promover el uso de lengua en espacios que siguen vetados o poco accesibles, y a través de los cuales se puede alcanzar a las nuevas generaciones. 

También exhibieron más de 100 ejemplares de la colección de cómics que el pintor logró reunir desde su infancia, como los de X-Men de los años 90. En realidad no es celoso con estos tesoros, pues permitió que los niños los leyeran e intercambiaran.

REINVENCIÓN

Vicente también rememora en "Vive Oaxaca" cuando fue alfabetizado a los nueve años por un grupo religioso que repartía folletos con contenido protestante en zapoteco.

En los círculos de estudios que promovían le enseñaron a leer y escribir. Desde entonces se ha dedicado a documentar, diseñar y desarrollar recursos didácticos para implementar métodos bilingües en escuelas a niveles preescolar y primaria.

No es suficiente con hablar la lengua, para rescatarla y revalorizarla se tiene que aprender a leerla y escribirla. 

Actualmente estudia sexto semestre de la licenciatura en Enseñanza de Lenguas en la Facultad de Idiomas de la Universidad Autónoma Benito Juárez Oaxaca, además de haber fomentado varios proyectos enfocados en el desarrollo del zapoteco en el Istmo de Tehuantepec.
 

Sus labores han dado frutos: ahora puede observar a los niños reunidos en círculo leyendo, ávidos de saber lo que dicen esos libros ilustrados que muchos no conocían. Leen y releen frases y palabras que han aprendido de sus padres y abuelos. 

Este tipo de lecturas permiten que poco a poco los niños aprendan la lengua que rige toda su cosmovisión. Al pasar las páginas, inconscientemente están frenando la castellanización que desde hace años pone en riesgo a las lenguas originarias. 

Tiene el proyecto de traducir Mafalda y otros personajes como Tintin , mientras que Hernández pretende seguir caminado con su quiosco portátil a cuestas para alcanzar más comunidades del Istmo.

****
*Fuente: La Jornada, Posta, Vive Oaxaca. 

REFERENCIAS:
Regina Mendoza

Regina Mendoza


  COMENTARIOS