¿Cómo se infiltraron pro-nazis en la milicia alemana?

jueves, 11 de mayo de 2017 8:39

|Gustavo Pineda Negrete



Adolf Hitler es una de las figuras políticas que dejó una cicatriz imborrable para Europa y el mundo durante el siglo XX por su principal responsabilidad en el holocausto que provocó la muerte de más de 11 millones de judíos y otros grupos étnicos.
Su ideología se basa en que la raza aria es superior a todas; el racismo y el nacionalsocialismo bajo una posición de extrema derecha fueron la principal bandera del Partido Nazi de 1920 hasta su disolución en 1945 tras el suicidio de su líder Adolf Hitler, el 20 de abril de ese año; en dicha casa política cerca de 8 millones de personas estuvieron afiliadas a la actividad del tercer Reich, pero la ideología se mantiene viva hasta hoy por una marcada herencia que adoptó el Partido Nacionaldemócrata de Alemania (NPD).

Este año los militantes de esa nueva extrema derecha ascendió a 23 mil integrantes, 500 más a comparación de los registrados en 2015. Estas personas se autoproclaman como "pro-nazis", según reportes policiales en los últimos dos años, ellos han realizado ataques a centros de refugiados en Alemania; de hecho, ese partido a presentado iniciativas de corte xenófobo para expulsar a todos los inmigrantes.

Dicha radicalización también ha penetrado en las mentes del ejército germano tras nuevas revelaciones e investigaciones de la prensa europea que publicó los casos de 275 elementos de las fuerzas castrenses que supuestamente simpatizaban con el "neo-nazismo", a pesar de que la apología al nazismo está prohibida en ese país. Desde 2016 a la fecha, el Ministerio de Defensa alemán encontró entre las pertenencias de sus soldados objetos de la época nazi, propaganda del partido NPD e incluso algunos han sido suspendidos por violentar a inmigrantes sirios bajo la ideología de extremaderecha.

Por su parte, la ministra de Defensa, Ursula Von der Leyen, junto al general Volker Wieker, indicaron que dichos 275 casos son mínimos ante los 180 mil agentes que integran las fuerzas militares germanas, pero ordenaron el pasado 8 de mayo una inspección rigurosa en todos los cuarteles y dependencias para eliminar símbolos nazis y asegurar que la polémica sólo significa cifras mínimas. Por su parte, Christine Buchholz, integrante del parlamento alemán y miembro de la oposición, dijo en conferencia de prensa en Berlín, que en el pasado los casos eran examinados de manera individual sin entenderse que realmente no son aislados, asegurando que los militares que simpatizan con el partido de ultraderecha tienen redes y conexiones con las fuerzas armadas, lo cual supone una amenaza que debe ser atendida en la inmediatez.

Estas investigaciones reavivaron las preguntas si Alemania puede vivir más allá de la sombra del nazismo, e incluso, enfrentar un creciente populismo de la derecha en los países de primer mundo. Las autoridades están tomando cartas en el asunto, a partir de julio del presente año, todas las solicitudes para adherirse a la milicia tendrán que someterse a un estricto control de seguridad para eliminar a los potenciales extremistas frente a una escasez de reclutas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán fue reconstruido en 1955 con el objetivo de garantizar la paz mediante la defensa de las fronteras nacionales, pero bajo distintos esquemas para borrar su pasado de Adolf Hitler; por eso en 1982 se firmaron 30 decretos sobre qué se puede y no hacer al interior de las fuerzas, mientras que la ironía persigue a los cuarteles puesto que la mayoría siguen en viejas instalaciones de los años 30, como es el cuartel Rommel que se encuentra en la ciudad de Lippe, al este de la nación, que todavía tiene inscripciones nazis.

Entre los casos publicados por la prensa se conoce el del soldado Maximiliano T, y Franco A (los nombres no son publicados completos por las leyes de privacidad alemanas) en el que, al primero, se le confiscó una bandera de la era nazi, al segundo se le detectaron fotografías en un chat donde aparece en uniforme de la SS, e incluso, al interior de los cuarteles un grupo de soldados se saludaban gritando “Seid heil” y “Heil Hitler”.

*

Te podría interesar: 

La niña scout que se impuso a un neonazi durante protesta

Presidente de TV Española compara a aztecas con los nazis


El neonazi que se rehabilitó en NY y se casó con una negra





TAGS: alemania
REFERENCIAS:
Gustavo Pineda Negrete

Gustavo Pineda Negrete


  COMENTARIOS