¿Por qué un pueblo de 400 habitantes compró 9 millones de analgésicos en 2 años?

martes, 20 de diciembre de 2016 12:24

|Manuel Gonzalez



El pueblo de Kermit, en West Virginia, ubicado a unos 400 kilómetros de la capital de Estados Unidos, tiene 392 habitantes según el censo realizado en 2010.

La pequeña población, cercana a la frontera con el estado de Kentucky, tuvo el dudoso honor de ser el condado con mayor venta de medicinas –específicamente, analgésicos– del país: nueve millones de pastillas fueron adquiridas en los últimos dos años.

La hydrocodona, un opioide altamente adictivo y potencialmente mortal, fue adquirida por la única farmacia del lugar en un promedio de 23 mil píldoras por habitante en apenas 24 meses.
El condado tiene la cuarta tasa más alta de muertes por medicamentos vendidos exclusivamente con receta.

En el país norteamericano el problema de adicción no es una novedad. La crisis de opioides ha golpeado a varios estados del noreste. El principal es Ohio, pero West Virginia no se queda atrás. Pero este tipo de droga es usada por una mayoría de gente blanca. Según los expertos, ese cambio en la demografía también trajo un cambio de políticas públicas en torno al consumo de drogas.

Si antes predominaba la “ley y orden” y la “tolerancia cero”, ahora se piensa más en función de campañas preventivas y rehabilitación.

Vivek Murthy, Cirujano General estadounidense –el secretario de salud–, calificó el abuso del alcohol y de otras drogas como “una de las crisis de salud pública más urgentes de nuestros tiempos”.
Cerca de 250 millones de dólares se gastan cada año en bebidas alcohólicas. En cuanto a las drogas ilegales, la cifra es de 200 millones.

Uno de cada cuatro estadounidenses, es decir más de 66 millones de personas, confesaron haber consumido alcohol en exceso.

A pesar de que los niveles y los hábitos de consumo de las nuevas generaciones han mejorado, los datos son alarmantes. Más de 27 millones de personas consumieron drogas ilícitas en 2015. Cerca de 21 millones sufre o sufría de alguna adicción, un número mayor a las personas con cáncer en EUA. Más del 40 por ciento de los que tienen algún problema de adicción sufre de enfermedades mentales.

El problema de adicción fue uno de los que menos se habló en las elecciones de 2016, pero tuvo una influencia decisiva. En estados como Ohio, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania, decisivos para el triunfo del republicano, los distritos con mayores índices de familias con problemas de adicción votaron por mayores márgenes por el neoyorkino.

Los votantes creyeron que Trump era una mejor opción que Clinton para resolver la crisis de salud. El candidato habló en varias ocasiones de este tema, pero sin ninguna propuesta concreta.

*

Podría interesarte:

La ciencia explica por qué eventualmente todos tendremos una personalidad adictiva.

La ayahuasca podría ayudar a combatir la depresión, según un estudio.

Informe revela que niños mexicanos consumen alcohol desde los 10 años.





TAGS: Adicciones
REFERENCIAS:
Manuel Gonzalez

Manuel Gonzalez


  COMENTARIOS