Refugiados sirios se van de Argentina, dicen que es peor que su país

viernes, 12 de mayo de 2017 7:19

|Gustavo Pineda Negrete



Desde el pasado mes de agosto del 2016, el presidente de Argentina Mauricio Macri indicó que recibirían a 3 mil refugiados sirios como símbolo de solidaridad y ayuda internacional ante la guerra civil en ese país que ha dejado cerca de 300 mil muertos.
Los hechos fueron parte de una firma de entendimiento con la representante del bloque para Política Exterior, Federica Mogherini, donde el mandatario sudamericano se comprometió a recibir a esas personas que viven en medio del fuego cruzado entre ISIS y la coalición internacional. El acuerdo estipulaba que la Comisión Europea daría apoyo técnico en coordinación del Programa Especial de Visado Humanitario para Extranjeros Afectados por el Conflicto de la República Árabe Siria del gobierno argentino tras las nuevas alianzas de política exterior que necesitaba en los inicios de su gestión Macri mediante un convenio importante al convertirse en el primer país de América Latina en dar solución a un problema global.

Lo que no esperaba el jefe del ejecutivo federal era que los sirios saldrían de su país al encontrarse con una inflación del 41 por ciento, devaluación del peso, una creciente delincuencia, manifestaciones y aumento en las tarifas del transporte público.
Los Touma son una familia siria compuesta por Ani, Kristel, Mari y Taufic que regresaron este 11 de mayo a su ciudad natal, Alepo, por la falta de trabajo y los altos precios del país; hace cuatro meses ellos arribaron a la localidad de Pilar, en Córdoba, huyendo de la guerra en búsqueda de mejores oportunidades y paz, pero no encontraron nada, asegurando que prefieren regresar a su hogar donde puede haber bombas y muertos, pero según ellos, la vida es más barata y menos insegura.

En entrevista con el Diario Clarín, Taufic de 40 años, dijo que los primeros obstáculos que encontraron fue el idioma, creían que todo sería barato porque con 10 dólares en Alepo podían vivir una semana entera pero en el día a día porteño, todo aumentó. Les prometieron trabajo, un futuro próspero para sus hijas pero fueron asaltados a los pocos días y la ayuda no llegó. Los Touma asistieron a clases de español gratuitas pero no pudieron dominar el idioma, sus vecinos les daban comida, cooperaban con sus gastos, la renta de su casa e incluso les facilitaron un coche, pero insistieron que no les interesa tener todo regalado, prefieren ganarse la vida trabajando.

Taufic lamentó que el gobierno les prometió demasiado pero no cumplió, por eso prefieren regresar a Siria, indicando que gracias a la recuperación por parte de la administración de Bashar-Al Assad de los territorios ocupados anteriormente por el grupo terrorista Estado Islámico ahora su nación está más tranquila. El ahora exrefugiado sufrió una lesión en la pierna tras sobrevivir a una bomba, pero cree firmemente que pueden abrir una perfumería allá, e incluso podría trabajar de taxista, lo que en Argentina no. Dicha traducción la hizo Mustafá, un sirio amigo de los Touma que lleva en Argentina más de 30 años.

Finalmente, ellos denunciaron que en su país hay curas argentinos que engañan a los connacionales prometiéndoles grandes oportunidades y esperanzas si deciden refugiarse en Argentina, especificando que son dos curas, uno tucumano y otro salteño, pero sólo dicen mentiras a los sirios porque no hablan claramente cómo es la situación para los porteños.

Otro caso publicado por el diario La Voz, fue el de la familia Obari, quienes viven en la localidad de Jesús María, Córdoba. Desde principio de este año, los cuatro integrantes sirios también desean salir del país por las mismas circunstancias pero no pueden por falta de dinero. En Uruguay, refugiados sirios que llegaron en 2014 están acampando en la céntrica Plaza Independencia, cerca de una veintena de personas llevan desde principios del pasado mes de abril manifestándose contra el gobierno para irse. La situación es similar, en entrevista con El País una mujer siria de 24 años de nombre Fá-tima dijo que la mayoría de sus compatriotas quiere regresar a Alepo, no tienen trabajo y todo es demasiado caro. Por su parte, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados les dijo que no les buscarán otro lugar al que puedan dirigirse, que el gobierno y la gente ha sido muy generosos con ellos.

*

Te podría interesar: 

Siria después del bombardeo con misiles de Estados Unidos (VIDEO)

La empresa que ganó 70 millones de dólares con los bombardeos de EUA contra Siria

Feminicidio de activista desata indignación en Argentina





TAGS: argentina
REFERENCIAS:
Gustavo Pineda Negrete

Gustavo Pineda Negrete


  COMENTARIOS