¿Por qué no sería tan malo para la salud de los mexicanos abandonar el TLCAN?

Miércoles, 1 de marzo de 2017 8:20

|Regina Mendoza


Tras su firma en diciembre de 1992, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se ha presentado como uno de los acuerdos más ambiciosos del mundo. Su creación ofertó una mayor prosperidad para los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México, y se publicitó como la zona de libre comercio más grande del la orbe, un ejemplo para otras naciones en cuanto al intercambio mercantil.
Desde que el republicano Donald Trump tomó presidencia el pasado 20 de enero (con un juramento en el Capitolio), amenazó con abandonar el TLCAN si éste no se renegociaba, ya que hasta entonces había significado "una catástrofe" para sus trabajadores, para sus empleos y para sus compañías, que estaban "dejando el país".

La aseveración alarmó a economistas y expertos mexicanos en la materia, pues tan sólo el intercambio comercial entre el país y EUA alcanza 500 mil millones de dólares al año: El 80 por ciento de las exportaciones mexicanas tienen como destino el país vecino.
Sin embargo, analistas y críticos del tratado también aprovecharon para emitir sus opiniones con respecto a las cosas negativas que había traído consigo, la "otra cara" del TLCAN. En materia de salud, por ejemplo, algunos expertos aseguran que el acuerdo ha contribuido fuertemente a la epidemia de sobrepeso, obesidad y diabetes que asecha al país y sólo está beneficiando a "las grandes industrias".

De acuerdo a Sin Embargo, el TLCAN ha propiciado que México esté en una crisis de salud alimentaria que a la vez provoca uno de los mayores índices de sobrepeso y por otro lado, niveles altos de desnutrición en la población rural. Para empezar a erradicar el problema, se debería "replantear" la política agrícola que nos rige.
Jessica Fanzo, líder del Panel de expertos en Seguridad Alimentaria de la ONU dijo para el portal que se debería desarrollar un sistema "que garantice la disponibilidad de alimentos saludables", cuidando que estos sean accesibles para toda la población y que use la biodiversidad de cada región: La "agricultura a pequeña escala".

Esto se debe principalmente a que el acuerdo comercial sólo ha logrado beneficiar a un puñado de grandes millonarios, que poseen empresas transnacionales  y corporaciones globales, las grandes industrias que actualmente lideran la producción de alimentos.
Victor Suárez, director de la iniciativa Valor Campesino, sentencia que desde su firma, el TLCAN "permitió el control de nuestro sistema de producción de alimentos y determinó el sistema de consumo de esos alimentos", lo que a la larga se convirtió en un "imperialismo alimentario" y reemplazarlo, como sugiere Trump, quizá no resulte tan negativo, pues sería una gran oportunidad para empezar a respetar el derecho de la nación a liderar y dirigir su propia producción.

Las grandes corporaciones de las que hablan son, precisamente, todas aquellas que, por el poderío que ya poseen, esquivan las regulaciones: Al producir "barato" usan técnicas de producción que no son naturales (industrializadas) usan ingredientes de baja calidad, que son los que dañan nuestra salud: saborizantes artificiales, grandes cantidades de azúcares, y carbohidratos, conservadores, pesticidas y el uso de hormonas.

La importación de empresas y productos estadounidenses vino a replicar al país el sistema alimenticio que allá los sustenta: El poderío de las cadenas de comida rápida y las miles de marcas de bebidas azucaradas, golosinas y comida chatarra.
En vez de invertir en salud y gastar decenas de millones de pesos al año en la atención de los pacientes con algún padecimiento relacionado con la mala alimentación, el gobierno mexicano debería empezar a invertir en la producción local, con base en ingredientes naturales, extraídos en nuestros campos, lo que además incrementaría el número de empleos para los trabajadores de zonas rurales. 

*

Podría interesarte:

Científicos crean un método para hacer crecer tejido humano en manzanas.

La CDMX pide a las mujeres comprobar relación estable para pedir pensión alimenticia.

La razón científica por la que los mexicanos somos propensos a la obesidad.





TAGS:
REFERENCIAS:
Regina Mendoza

Regina Mendoza


  COMENTARIOS